Centro Médico Talar

Medicina, Investigación, Tecnología

Que Cantidad De Metamizol Sodico Para NiOs?

Que Cantidad De Metamizol Sodico Para NiOs
Lactantes >4 meses y niños hasta 6 años: 50-150 mg (2-6 gotas) hasta 4 veces/día. Niños de 7 a 14 años: 250-375 mg (0,5-0,75 ml) hasta 4 veces por día.

¿Qué cantidad de jarabe metamizol sodico para niños?

En niños y adolescentes hasta de 14 años de edad se pueden administrar de 8 a 16 mg de metamizol por kg de peso corporal en una dosis única. En caso de fiebre, una dosis de 10 mg de metamizol por kilogramo de peso corporal es, en general, suficiente en niños.

¿Cuántos mililitros de metamizol sodico jarabe?

Contáctanos

Presentación Infantes Adultos y adolescentes a partir de los 15 años
Jarabe (1 mL = 50 mg) Dosis individual:
1.25 a 2.5 mL, ¼ a ½ medida b 10 a 20 mL, 2 a 4 medidas b
Dosis diaria máxima:
2.5 mL hasta 4 veces al día 20 mL, hasta 4 veces al día

¿Cuándo dar metamizol a un niño?

El metamizol es un medicamento menos conocido que paracetamol o ibuprofeno, Metalgial ® es la marca más conocida. Su uso en pediatría se ha incrementado en los últimos años. Por ello vamos a hacer una breve descripción sobre su adecuado uso en niños. ¿Qué es y para qué se usa el metamizol? Es un analgésico y antitérmico,

Dolor agudo tras una cirugía. Dolor tipo cólico (dolores intermitentes) de abdomen o de riñón. Dolor de origen tumoral. Dolor de cabeza o migrañas, Dolor tras un traumatismo.

Se usa como antitérmico para bajar la fiebre alta o que no responde a otros medicamentos. Aunque hay que recordar que cuando el niño tiene fiebre lo importante es mejorar su malestar, y no tanto el bajar la fiebre, Por tanto, se usa como segunda opción y si fracasan otros medicamentos de primera línea (paracetamol e ibuprofeno).

¿Qué efectos secundarios puede tener? Las náuseas, sequedad de boca y vómitos son los efectos adversos más frecuentes. Muy poco frecuente es la agranulocitosis (bajada o ausencia de los glóbulos blancos en sangre). Pero puede producir infecciones graves. En general es un fármaco seguro pero se recomienda dar en tratamientos cortos y siempre indicados por el médico y con seguimiento estrecho.

Los británicos se sabe que tienen más riesgo de reacción adversa grave. ¿Es un medicamento seguro para toda la población?, Hay casos en los que NO se recomienda dar metamizol:

Reacción adversa anterior. Personas con asma por analgésicos. Urticaria crónica. Recién nacidos y bebés menores de 3 meses o menos de 5 kg de peso. Enfermedades del hígado y algunas enfermedades crónicas de la sangre. Enfermos críticos con hipotensión. Británicos.

¿Cómo se administra? ¿Qué dosis se toma? ¿Cómo se llaman los preparados comerciales? La dosis habitual en fiebre o dolores moderados es de 10-15 mg/kg cada dosis. Se puede tomar cada 6-8 horas. En algunos casos de dolores más fuertes (sobre todo cuando se usa en el hospital), se pueden dar dosis de 20-40 mg/kg /dosis.

Niño de 10 kg tomará 10 x 0,5= 5 gotas cada 6-8 horas. Niño de 15 kg tomará (15 x 0,5) = 8 gotas cada 6-8 horas.

– METAMIZOL ® cápsulas 575 mg o NOLOTIL ® cápsulas de 575 mg para niños mayores. – METAMIZOL ® en supositorios infantil de 500 mg (También hay marca NOLOTIL ®)

Niños de 1 a 3 años: medio supositorio infantil (250 mg) cada 6-8 horas. Niños de 3 a 11 años: un supositorio infantil (500 mg) cada 6-8 horas.

Resumen El metamizol es útil en dolores moderados y fiebre que no mejoran con otros antitérmicos. Tiene efectos adversos poco frecuentes. Pero siempre debe ser un tratamiento vigilado por un médico y de corta duración en el tiempo.

¿Cómo se calcula la cantidad de medicamento para un niño?

Recomendaciones sobre paracetamol e ibuprofeno –

  • Use siempre cada medicamento con la jeringa o cuentagotas incluidos en el envase.
  • Evite el uso alterno de paracetamol e ibuprofeno ya que puede aumentar los efectos secundarios,
  • Recuerde que NO se deben usar los dosificadores de otro envase o de otro medicamento, No los intercambie.
  • No confunda las escalas de jeringas. Hay jeringas que miden solo en mililitros (ml) y otras que lo hacen en mililitros y además en kilos (kg), en función del peso de la niña o el niño,
  • Si se ha tomado más cantidad de medicamento del que debiera, consulte inmediatamente a su médico o farmacéutico o llame al Servicio de Información Toxicológica, teléfono: 915 62 04 20, indicando el medicamento y la cantidad ingerida.
  • Paracetamol (acetaminofen)
  • Ibuprofeno
  • En niños menores de 3 años, se recomienda dosificar la solución oral en gotas con el tapón cuentagotas que suelen incluir los envases de 30 ml.
  • En niños de 3 o más años, se recomienda dosificar la solución oral en mililitros mediante la jeringa para uso oral que suelen incluir los envases de 60 ml.
  • La dosis diaria recomendada de paracetamol es aproximadamente de 60 mg/kg/día, que se reparte en 4 ó 6 tomas diarias, es decir 15 mg/kg cada 6 horas ó 10 mg/kg cada 4 horas.
  • La DOSIS MÁXIMA DIARIA (suma de todas las tomas) de paracetamol es de 80 mg/kg en niños con un peso menor de 37 kg, y de 3 g al día en niños con más de 37 kg.

No debe administrar PARACETAMOL si:

  • El niño es alérgico al paracetamol o a alguno de los excipientes, presenta insuficiencia hepática grave o hepatitis vírica.
  • Se recomienda precaución en pacientes asmáticos sensibles al ácido acetilsalicílico, debido a que se han descrito ligeras reacciones broncoespásticas con paracetamol (reacción cruzada) en estos pacientes.
  • No se recomienda el uso de IBUPROFENO en niños menores de 3 meses,
  • Los jarabes comercializados están disponibles en dos concentraciones: 20mg/ml (2%) ó 40mg/ml (4%). En función de esta concentración el volumen a administrar será diferente.
  • La presentación de Ibuprofeno 40mg/ml (4%) es la más apropiada para niños con mayor peso (más de 30 Kg.)
  • La dosis diaria recomendada es de 20 a 30mg/kg de peso, repartida en 3 ó 4 tomas.
  • El INTERVALO ENTRE DOSIS dependerá de la evolución de los síntomas, pero nunca será inferior a 4 horas.
  • La DOSIS MÁXIMA DIARIA (suma de todas las tomas) de ibuprofeno es de 40 mg/kg de peso en niños con peso menor de 40Kg y de 1600 mg en niños con más de 40 Kg.

No debe administrar IBUPROFENO si:

  • El niño es alérgico (hipersensible) al ibuprofeno, a otros antiinflamatorios del mismo grupo, a aspirina o a cualquiera de los excipientes del medicamento seleccionado.
  • En caso de que padezca alergia ésta puede manifestarse con erupción cutánea con picor, hinchazón de la cara, labios o lengua, secreción nasal, dificultad respiratoria o asma.

¿Qué es mejor para bajar la fiebre paracetamol o metamizol?

Resumen Objetivo El objetivo fue estudiar los efectos antipiréticos y hemodinámicos de 3 fármacos diferentes utilizados para tratar la fiebre en pacientes críticos. Material y método Diseño: estudio prospectivo, observacional, en una UCI de 16 camas de un Hospital Universitario. Pacientes: 150 pacientes que tuvieron un episodio febril (temperatura > 38° C). Intervención: 50 recibieron paracetamol, 50 metamizol y 50 dexketoprofeno. Se determinaron la temperatura axilar, presión arterial sistólica, diastólica y media, frecuencia cardíaca, presión venosa central y saturación de oxígeno, en situación basal y a los 30, 60 y 120 minutos tras la administración del fármaco. También se registró la temperatura a los 180 minutos después de haber iniciado el fármaco. La diuresis y las necesidades de tratamiento vasodilatador y vasoconstrictor durante el tratamiento también se registraron. Resultados Las características de los pacientes, la temperatura y la hemodinámica basal fueron similares en todos los grupos. Observamos un descenso significativo de al menos un grado en la temperatura después de 180 minutos en 38 pacientes tratados con dexketoprofeno (76%), en 36 con metamizol (72%), y en 20 con paracetamol (40%) (p < 0,001). Después de 120 minutos, la media del descenso de la presión arterial media fue de 8,5 ± 13,6 mmHg con paracetamol, 14,9 ± 11,8 mmHg con metamizol y 16,8 ± 13,7 mmHg con dexketoprofeno (p = 0,005). Conclusiones Dexketoprofeno fue el fármaco antipirético más efectivo, a las dosis estudiadas. Aunque los 3 fármacos redujeron la tensión arterial media, la reducción con paracetamol fue menos pronunciada. Palabras clave: Fiebre Paciente crítico Hemodinámica Abstract Background The objective was to study the antipyretic and hemodynamic effects of three different drugs used to treat fever in critically ill patients. Methods Design and setting: Prospective, observational study in a 16-bed, general ICU of a university hospital. Patient population: We studied 150 patients who had a febrile episode (temperature > 38° C): 50 received paracetamol, 50 metamizol and 50 dexketoprofen. Interventions: None. Body temperature, systolic, diastolic and mean arterial pressure, heart rate, central venous pressure and oxygen saturation were determined at baseline and at 30, 60 and 120 minutes after infusion of the drug. Additionally, we recorded temperature 180 minutes after starting drug infusion. Diuresis and the need for or change of dose of vasodilator or vasoconstrictor drugs were also recorded. Results Patient characteristics, baseline temperature and hemodynamics were similar in all groups. We observed a significant decrease of at least 1 °C in temperature after 180 minutes in 38 patients treated with dexketoprofen (76%), in 36 with metamizol (72%), and in 20 with paracetamol (40%) (p < 0.001). After 120 minutes, the mean decrease in mean arterial pressure was 8.5 ± 13.6 mmHg with paracetamol, 14.9 ± 11.8 mmHg with metamizol, and 16.8 ± 13.7 mmHg with dexketoprofen (p = 0.005). Conclusions Dexketoprofen was the most effective antipyretic agent at the doses tested. Although all three drugs reduced mean arterial pressure, the reduction with paracetamol was less pronounced. Keywords: Fever Critically ill patient Hemodynamic Texto completo Introducción La fiebre es un síntoma común en enfermos críticos y su aparición en pacientes sépticos ocurre en un 90% 1,2, Un episodio febril puede ser debido a causas infecciosas o no infecciosas. Neumonía, sinusitis y bacteriemia, primaria o relacionada con catéter, son las causas infecciosas más frecuentes mientras que entre las no infecciosas destacan el cáncer, los fármacos, las transfusiones y las reacciones alérgicas 3, El manejo inicial de la fiebre incluye el tratamiento de la causa y la administración de fármacos antipiréticos. Los tratamientos antipiréticos son efectivos en el descenso de la temperatura, pero pueden tener efectos secundarios importantes 4, Dichos fármacos no deben ser administrados de forma rutinaria en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI). Los riesgos y beneficios deben ser evaluados en cada episodio febril. El paracetamol es simple de administrar y seguro, tiene un alto índice terapéutico y bajo riesgo de efectos secundarios como efectos renal, gastrointestinal o hematológico 5, El metamizol se usa habitualmente para tratar dolor postoperatorio y fiebre. El dexketoprofeno es una sal hidrosoluble del ketoprofeno, enantiómero dextrorrotatorio pertenenciente al grupo de los antiinflamatorios no esteroideos (AINE). Se usa como analgésico y antiinflamatorio e «in Vitro» es uno de los inhibidores más potentes de la síntesis de prostaglandinas 6, El efecto antipirético del dexketoprofeno hasta la fecha, solo se ha descrito en modelos animales 7, El dexketoprofeno ha sido comparado con otros AINE en el manejo de dolor postoperatorio. Parece ser mejor tolerado que otros AINE 8, pero su efecto antipirético y su perfil hemodinámico en pacientes críticos no se ha descrito. El objetivo del estudio fue comparar los efectos antipiréticos y hemodinámicos inducidos por paracetamol, metamizol y dexketoprofeno, principales fármacos utilizados para tratar la fiebre en pacientes críticos. Pacientes y métodos Se diseñó un estudio prospectivo, observacional, en una UCI de 16 camas de un hospital universitario desde 2005 hasta abril 2007. Estudiamos 150 pacientes con un episodio de temperatura superior a 38° C que el médico responsable decidió tratar utilizando uno de los 3 fármacos administrados en la UCI con este objetivo. Cada paciente solo se incluyó en el estudio una vez. La decisión de tratar fue evaluada para cada paciente basada en la repercusión clínica de la fiebre: taquipnea, taquicardia, cambios en la presión arterial y aumento de la producción de dióxido de carbono o del consumo de oxígeno. El tratamiento antipirético utilizado de forma habitual en nuestra unidad para tratar la fiebre es paracetamol 1.000 mg, metamizol 2.000 mg y dexketoprofeno 50 mg, todos ellos administrados vía infusión endovenosa durante 30 minutos. Un comité de ética de nuestro hospital aprobó el estudio sin necesidad de consentimiento informado. Las siguientes variables fueron monitorizadas basalmente (en el momento previo al inicio del tratamiento) y 30, 60 y 120 minutos después de la infusión del fármaco: temperatura axilar, presión arterial sistólica, diastólica y media (PAM), frecuencia cardíaca (FC) y saturación de oxígeno (SaO 2 ) por pulsioximetría. La temperatura fue monitorizada 180 minutos después de la infusión del fármaco para determinar un descenso de al menos 1° C. La presión arterial se midió mediante sistema invasivo en aquellos pacientes que disponían del mismo, mediante catéter arterial radial o femoral y mediante sistema no invasivo con esfigmomanómetro digital de brazo, en los demás. No se modificó el sistema de medición de la presión para un mismo paciente a lo largo de las distintas mediciones. Se recogió el volumen de diuresis desde el momento basal hasta los 120 minutos. Se registraron los requerimientos de fármacos vasopresores, vasodilatadores y de fluidoterapia antes del tratamiento y durante los 120 minutos posteriores a la infusión. Se registró también el SAPS II 9 al ingreso así como el motivo de ingreso y la necesidad de ventilación mecánica en el momento del estudio. El tamaño de la muestra calculado para detectar un descenso de 1° C en la temperatura fue de 50 pacientes por grupo, con un error tipo i del 5% (α = 0,05) y un poder del 80% (β = 0,20). Los pacientes fueron incluidos en el estudio hasta completar los 50 asignados a cada grupo. Las variables cuantitativas fueron analizadas con análisis de varianza (ANOVA) y las variables categóricas mediante test de chi cuadrado. Se utilizó ANOVA de 2 factores con el procedimiento GLM (modelo lineal general). Los factores fueron: tiempo (inicio del estudio, 30, 60 y 120 minutos), tratamiento (paracetamol, metamizol y dexketoprofeno) y su interacción, que contestaría a la pregunta de si la evolución de los tratamientos a lo largo del seguimiento fue diferente. Se realizó análisis post-hoc cuando fue necesario. Además utilizamos ANOVA para comparar el descenso de la PAM con cada tratamiento desde el momento basal hasta los 120 minutos. La significación estadística se fijó en el 0,05. El análisis estadístico fue realizado utilizando el paquete estadístico SPSS (versión 14.0.1), SPSS Inc. Chicago, IL Resultados De los 150 pacientes estudiados, 102 fueron hombres (68%) y 48 mujeres (32%). La media de edad fue de 58 ± 16 (rango 19-86) años. El SAPS II fue 42,4 ± 13,4. Cada grupo (paracetamol, metamizol y dexketoprofeno) incluyó 50 pacientes. Las características demográficas se muestran en la tabla 1, No hubo diferencias estadísticamente significativas entre los grupos para ninguna de estas variables. Todos los pacientes incluidos en el estudio concluyeron el mismo. Temperatura Observamos un descenso significativo en la temperatura de al menos 1° C después de 180 minutos en 38 pacientes tratados dexketoprofeno (76%), en 36 tratados con metamizol (72%) y en 20 (40%) con paracetamol (p < 0,001). En el 37% de los pacientes estudiados no se observó descenso de al menos 1.° en la temperatura después de 180 minutos. La figura 1 muestra el descenso medio en la temperatura en cada grupo en los 4 momentos de tiempo y la tabla 2 recoge la media y desviación estándar del descenso de la temperatura para cada fármaco y en cada uno de los momentos estudiados. Se observó un descenso significativo de la temperatura a lo largo del tiempo, pero no hubo interacción de los 3 diferentes tratamientos a lo largo del tiempo, es decir, no hubo ningún tratamiento que bajara más la temperatura que los demás en ninguno de los periodos estudiados. Hemodinámica Las variables sistémicas hemodinámicas se muestran en la tabla 2 expresadas como media y desviación estándar. No se encontraron diferencias estadísticamente significativas entre los grupos en cuanto a presión arterial media, saturación de oxígeno por pulsioximetría y frecuencia cardíaca a lo largo de los periodos de tiempo estudiados y para cada fármaco antipirético. Así mismo, tampoco hubo diferencias en cuanto al volumen de diuresis recogido durante el periodo de estudio entre los distintos tratamientos. La figura 2 muestra la evolución de la PAM ± la desviación estándar en los 4 periodos de tiempo observados (basalmente, a los 30, 60 y 120 minutos) en cada uno de los 3 grupos. No hubo diferencias estadísticamente significativas entre los tratamientos en ningún punto de tiempo. Se observó un descenso significativo de la PAM a lo largo del tiempo y hubo una interacción de los 3 diferentes tratamientos en el tiempo. La figura 3 muestra la media del descenso de la PAM en cada grupo. Después de 120 minutos, el descenso medio de la PAM fue de 8,5 ± 13,6 mmHg con paracetamol, 14,9 ± 11,8 mmHg con metamizol y 16,8 ± 13,7 mmHg con dexketoprofeno (p = 0,005). El análisis post-hoc mostraba que el descenso en la PAM en el grupo de paracetamol fue menor que en los grupos de metamizol y dexketoprofeno, y no se encontraron diferencias estadísticamente significativas entre los grupos de metamizol y dexketoprofeno. Treinta y nueve de los 150 pacientes (26%) estaban recibiendo vasoconstrictores durante el episodio febril: 15 (38,5%) en el grupo de paracetamol, 9 (23%) en el grupo de metamizol y 15 (38,5%) en el grupo de dexketoprofeno. De los 39 pacientes, uno en el grupo de paracetamol llevaba adrenalina, uno en el grupo metamizol llevaba dopamina y todos los demás llevaban noradrenalina a la dosis necesaria para mantener una presión arterial media superior a 65 mmHg. Después de iniciar el tratamiento antipirético, 10 de 15 (66%) pacientes tratados con paracetamol, incluyendo el paciente tratado con adrenalina, tuvieron que incrementar la dosis de vasoconstrictores. Siete de los 9 (77%) del grupo metamizol y 12 de 15 (80%) del grupo dexketoprofeno necesitaron incrementar la dosis de noradrenalina. Se inició tratamiento vasopresor para mantener una adecuada tensión arterial sistémica en 7 pacientes: 1 en el grupo de paracetamol, 2 en el de metamizol y 4 en el de dexketoprofeno. Veintiocho de los 150 pacientes (18,7%) estaban recibiendo vasodilatadores en infusión continua con nitroprusiato o labetalol: 10 (35,7%) en el grupo de paracetamol, 11 (39,3%) en el grupo de metamizol y 7 (25%) en el grupo de dexketoprofeno. Se necesitó bajar la dosis de vasodilatadores en 6 de los 10 (60%) pacientes con paracetamol, 9 de los 11 (81,8%) con metamizol y 5 de los 7 (71,4%) con dexketoprofeno. En 7 de los pacientes que estaban recibiendo vasodilatadores, el tratamiento tuvo que ser suspendido: 3 en el grupo paracetamol, 3 en el grupo metamizol y uno en el grupo dexketoprofeno. En ningún de estos pacientes se necesitó iniciar tratamiento vasoconstrictor. No se encontraron diferencias estadísticamente significativas en la necesidad de incremento de vasoconstrictores ni de descenso de vasodilatadores entre los grupos y en todos los pacientes el objetivo fue mantener una presión arterial media por encima de 65 mm Hg. Quince de los 150 pacientes (10%) requirieron tratamiento con fluidos mientras recibieron el tratamiento antipirético para evitar una caída excesiva en la presión arterial. Cuatro pacientes del grupo paracetamol, 5 del grupo metamizol y 6 del grupo dexketoprofeno necesitaron administración de una carga de 250 a 500 cc de cristaloides, administrada durante 30 minutos tras detectarse el descenso de la presión arterial. Veinte pacientes presentaron insuficiencia renal aguda y necesitaron hemodiálisis antes del tratamiento antipirético: 8 en el grupo de paracetamol, 5 en el de metamizol y 7 en el de dexketoprofeno. Después del tratamiento antipirético, un total de 5 pacientes más requirieron hemodiálisis: 4 en el grupo de paracetamol y uno en el de dexketoprofeno. Ninguno de los pacientes estudiados estaba conectado al sistema de diálisis mientras se realizó el estudio. Discusión Nuestros principales hallazgos en este estudio observacional fueron que el paracetamol pareció ser el mejor de los 3 fármacos estudiados en términos de menor disminución de la PAM. Sin embargo, el paracetamol solo fue capaz de disminuir la temperatura al menos un grado a los 180 minutos, en menos de la mitad de los pacientes. Estos hallazgos sugieren que podría ser el fármaco de elección en el tratamiento de un episodio febril cuando el paciente está hemodinámicamente inestable aunque sea improbable alcanzar un descenso significativo de la temperatura. En pacientes con situación hemodinámica estable, el metamizol o el dexketoprofeno podrían ser la primera elección para reducir la temperatura debido a su mayor porcentaje de éxito comparado con el paracetamol. En aquellos pacientes en los que no descendió la temperatura (37%), no sabemos cuál hubiera sido la evolución sin la administración de tratamiento antipirético. Aunque las medidas físicas de enfriamiento son efectivas en disminuir la temperatura de la piel cuando los mecanismos fisiológicos de termorregulación están alterados, son medidas que no disminuyen la temperatura del centro termorregulador y pueden incrementar el malestar y el estrés metabólico en pacientes febriles no sedados 10, Realizamos el estudio con 3 fármacos usados habitualmente: paracetamol, metamizol y dexketoprofeno. Algunos estudios en la literatura comparan cambios en la temperatura y efectos hemodinámicos de fármacos usados en el tratamiento de la fiebre. El efecto antipirético de metamizol y paracetamol ha sido descrito previamente 11–15, Poblete et al.14 observaron que paracetamol y metamizol no producían un descenso en la temperatura clínicamente significativo en pacientes críticos con fiebre, comparado con medidas físicas de enfriamiento. Sin embargo, Gozzoli et al.16 compararon los mismos fármacos metamizol, paracetamol y medidas físicas en el tratamiento de la fiebre y observaron que los 3 tratamientos disminuían igualmente la temperatura. Como en nuestro estudio, estos autores concluyen que metamizol no debería ser considerado el antipirético de primera elección en pacientes inestables hemodinámicamente y debería preferirse el paracetamol. Las conclusiones discordantes entre los estudios de Poblete y Gozzoli, son probablemente debidas al pequeño número de pacientes estudiados en cada grupo, 20 en el primero y 30 en el segundo. Oborilová et al.11 estudiaron 254 episodios febriles, principalmente en pacientes hemato-oncológicos, tratados con metamizol, diclofenaco y paracetamol. Encontraron que todos los fármacos tenían un efecto antipirético significativo, pero que metamizol fue mejor que paracetamol en mejorar el malestar asociado a la fiebre. Este estudio sin embargo, no incluía pacientes críticos y por otro lado, al tratarse de pacientes hemato-oncológicos, las alteraciones inmunes por el propio tumor o por el tratamiento asociado, pudieron tener influencia en el valor de la temperatura. En nuestro estudio, encontramos que los 3 fármacos inducían un descenso en la PAM. De 39 pacientes que estaban recibiendo tratamiento vasoconstrictor, un alto porcentaje en cada grupo requirió incremento de la dosis del mismo y en 7 pacientes se tuvo que iniciar tratamiento vasoconstrictor. Del total de 28 pacientes que estaban recibiendo vasodilatadores, la dosis de los mismos tuvo que ser disminuida en una alta proporción de pacientes y suspendida en 7 de los 28 pacientes. En este grupo de pacientes, el efecto hipotensor de los fármacos antipiréticos pudo haberse magnificado por la infusión concomitante de un fármaco vasodilatador. Sin embargo, al tratarse de un porcentaje bajo de pacientes, distribuidos homogéneamente en todos los grupos de tratamiento, especulamos que este efecto es poco relevante en el resultado final. A pesar de estos cambios hemodinámicos, el volumen de diuresis no se modificó durante los 120 minutos del seguimiento. Estos resultados son comparables con otros en los que el metamizol había mostrado un descenso significativo de la PAM comparado con el paracetamol. Utilizando metamizol, ketorolaco y paracetamol como tratamiento del dolor postoperatorio en pacientes críticos, Avellaneda et al.17 observaron un descenso en la presión arterial radial en los 3 grupos de tratamiento, mientras que Hoigne et al.18 reportaron un descenso significativo en la presión sistólica en pacientes tratados con metamizol. Cruz et al.15 también describieron un descenso en la PAM y en otras variables hemodinámicas después de la administración de metamizol o paracetamol en 60 pacientes con fiebre. En el caso de la hipotensión inducida por metamizol esta se explicaba por el efecto relajante sobre las células de músculo liso, lo cual induce vasodilatación periférica 16, Nuestro estudio tiene varias limitaciones. Primero, el diseño del estudio. Al tratarse de un estudio observacional y no aleatorizado ni enmasacarado, hace que los resultados no sean concluyentes. La elección del tratamiento antipirético basada en la decisión del médico responsable, puede haber introducido un sesgo de selección fármaco-paciente. Segundo, al no haber comparado los efectos de los 3 fármacos con medidas físicas de enfriamiento como se ha hecho en otros estudios, las comparaciones son limitadas. Tercero, nosotros registramos la temperatura axilar pero no la temperatura central, que solo registramos de forma rutinaria en nuestra Unidad de Cuidados Intensivos una o 2 veces al día. Cuarto, el American College of Critical Care Medicine y la Infectious Diseases Society of America consideran fiebre como temperatura superior a 38,3° C 19, En nuestra UCI, sin embargo, tratamos pacientes con temperatura de 38° C o superior y repercusión clínica. Nuestro estudio refleja solo nuestra práctica clínica diaria. Quinto, la dosis administrada no se calculó en función del peso corporal y la dosis estándar prescrita pudo haber influido en los resultados. Sexto, no registramos medidas en referencia al dolor. En nuestra UCI, los pacientes bajo ventilación mecánica reciben sedación y analgesia para mantener una Ramsay Sedation Scale 20 entre 2 y 3. En nuestro estudio, 123 pacientes estaban en ventilación mecánica en el momento del episodio febril, pero no disponemos de datos específicos sobre la situación de dolor de los pacientes incluidos por lo que no podemos descartar el efecto hemodinámico del dolor. No queda claro si la fiebre es en sí misma beneficiosa o dañina 4,21, Hay datos de estudios en animales con infección que afirman que la fiebre es beneficiosa y no hay evidencia de que la administración de antipiréticos modifique la mortalidad 1, La fiebre complementa la defensa inmunológica del huésped frente a la infección 22 y activa algunos parámetros de la función inmune: activación de células T, producción de citoquinas y anticuerpos y función de neutrófilos y macrófagos 23, Por otro lado, una elevada temperatura corporal puede estar asociada con numerosos efectos deletéreos como el incremento del gasto cardíaco, el consumo de oxígeno y la producción de dióxido de carbono. Estos cambios pueden ser mal tolerados por pacientes críticos con limitada reserva cardiorespiratoria 24, Los efectos negativos hemodinámicos y metabólicos de la fiebre son particularmente indeseables si existe una afectación cardíaca previa o en una situación clínica de sepsis en la cual la función miocárdica está deprimida 25, Además, durante o después de un periodo de isquemia cerebral o trauma, la hipertermia incrementa de forma notable el grado de daño neuronal resultante 26, Todos estos datos sugieren que el tratamiento de un episodio febril debe ser evaluado individualmente teniendo en cuenta los beneficios y los posibles efectos secundarios 27, En resumen, el dexketoprofeno y el metamizol tuvieron un mejor efecto antipirético a las dosis estudiadas, pero un peor perfil hemodinámico. Por el contrario, el paracetamol, mostró un estatus hemodinámico más estable pero menor perfil antipirético. Las características de cada paciente deberían ser tenidas en cuenta cuando se prescribe un agente antipirético para evitar la inestabilidad hemodinámica. Sin embargo, son necesarios nuevos estudios con un diseño aleatorizado, para poder establecer resultados concluyentes. Conflicto de intereses Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses. Bibliografía M. Ryan, M.M. Levy. Clinical review: fever in intensive care unit patients. Crit Care Med, 7 (2003), pp.221-225 P.E. Marik. Fever in the ICU. Chest, 117 (2000), pp.855-869 B.A. Cunha, K.W. Shea. Fever in the intensive care unit. Infect Dis Clin North Am, 10 (1996), pp.185-209 B. Styrt, B. Sugarman. Antipyresis and fever. Arch Intern Med, 150 (1990), pp.1589-1597 E. Viel, A. Langlade, M. Osman, P. Bilbault, J.J. Eledjam. Propacetamol: from basic action to clinical utilization. Ann Fr Anesth Reanim, 18 (1999), pp.332-340 M.J. Barbanoj, R.M. Antonijoan, I. Gich. Clinical pharmacokinetics of dexketoprofen. Clin Pharmacokinet, 40 (2001), pp.245-262 F. Cabré, M.F. Fernández, L. Calvo, X. Ferrer, M.L. García, F Mauleón D. Analgesic, antiinflammatory, and antipyretic effects of S(+)-ketoprofen in vivo. J Clin Pharmacol, 38 (1998), pp.3S-10S H. Zippel, A. Wagenitz. Comparison of the efficacy and safety of intravenously administered dexketoprofen trometamol and ketoprofen in the management of pain after orthopaedic surgery: A multicentre, double-blind, randomised, parallel-group clinical trial. Clin Drug Investig, 26 (2006), pp.517-528 J.R. Le Gall, S. Lemeshow, F. Saulnier. A new Simplified Acute Physiology Score (SAPS II) based on a European/North American multicenter study. JAMA, 270 (1993), pp.2957-2963 R. Lenhardt, C. Negishi, D.I. Sessler, K. Vuong, H. Bastanmehr, J.S. Kim, et al, The effects of physical treatment on induced fever in humans. Am J Med, 106 (1999), pp.550-555 A. Oborilová, J. Mayer, Z. Pospisil, Z. Koristek. Symptomatic intravenous antipyretic theraphy: efficacy of metamizol, diclofenac and propacetamol. J Pain Symptom Manage, 24 (2002), pp.608-615 P.A. Armelini. Study comparing the antipyretic potency of diclofenac potassium and dipyrone magnesium in children. Invest Med Int, 11 (1984), pp.126-129 A.E. Cedrato, I. Passarelli, L. Cimollini, H. Maccarone. Comparison of the antipyretic effect of a single dose of dipyrone, paracetamol and diclofenac resinate. A multicenter clinical trial. Medicina, 49 (1989), pp.635-636 B. Poblete, J.A. Romand, C. Pichard, P. König, P.M. Suter. Metabolic effects of i.v. propacetamol, metamizol or external cooling in critically ill febrile sedated patients. Br J Anaesth, 78 (1997), pp.123-127 P. Cruz, I. Garutti, S. Díaz, L. Fernández-Quero. Metamizol versus propacetamol: comparative study of the hemodynamic and antipyretic effects in critically ill patients. Rev Esp Anestesiol Reanim, 49 (2002), pp.391-396 V. Gozzoli, M.M. Treggiari, G.R. Kleger, P. Roux-Lombard, M. Fathi, C. Pichard, et al, Randomized trial of the effect of antipyresis by metamizol, propacetamol or external cooling on metabolism, hemodynamics and inflammatory response. Intensive Care Med, 30 (2004), pp.401-407 C. Avellaneda, A. Gómez, F. Martos, M. Rubio, J. Sarmiento, F.S. De la Cuesta. The effect of a single intravenous dose of metamizol 2 g, ketorolac 30 mg and propacetamol 1 g on haemodinamyc parameters and postoperative pain after heart surgery. Eur J Anaesthesiol, 17 (2000), pp.85-90 R. Hoigné, M. Zoppi, J. Sollberger, T. Hess, D. Fritschy. Fall in systolic blood pressure due to metamizol (dipyrone, noramidopyrine, novaminsulfone). Results from the Comprehensive Hospital Drug Monitoring Berne (CHDMB). Agents Actions Suppl, 19 (1986), pp.189-195 N.P. O'Grady, P.S. Barie, J. Bartlett, T. Bleck, K. Carroll, A.C. Kalil, et al, Guidelines for evaluation of new fever in critically ill adult patients: 2008 update from American College of Critical Care Medicine and the Infectious Diseases Society of America. Crit Care Med, 36 (2008), pp.1330-1349 M.A. Ramsay, T.M. Savege, B.R. Simpson, R. Goodwin. Controled sedation with alphaxalone-alphadolone. BMJ, 2 (1974), pp.656-659 D.J. Niven, C. Leger, H.T. Stelfox, K.B. Laupland. Fever in the Critically Ill: A Review of Epidemiology, Immunology, and Management. J Intensive Care Med, (2011), J. Villar, S.P. Ribeiro, J.B. Mullen, M. Kuliszewski, M. Post, A.S. Slutsky. Induction of the heat shock response reduces mortality rate and organ damage in a sepsis-induced acute lung injury model. Crit Care Med, 22 (1994), pp.914-921 H.D. Jampel, G.W. Duff, R.K. Gershon, E. Atkins, S.K. Durum. Fever and immunoregulation: III. Hyperthermia augments the primary in vitro humoral response. J Exp Med, 157 (1983), pp.1229-1238 D. Peres Bota, F. Lopes Ferreira, C. Mélot, J.L. Vincent. Body temperature alterations in the critically ill. Intensive Care Me, 30 (2004), pp.811-816 M.T. Haupt, E.C. Rackow. Adverse effects of febrile state on cardiac performance. Am Heart J, 105 (1983), pp.763-768 M.D. Ginsberg, R. Busto. Combating hyperthermia in acute stroke: a significant clinical concern. Stroke, 29 (1998), pp.529-534 K.B. Laupland. Fever in the critically ill medical patient. Crit Care Med, 37 (2009), pp. S273-S278 Copyright © 2011. Elsevier España, S.L. and SEMICYUC

¿Cómo se toma metamizol sodico jarabe?

Oral: 500 mg cada 8 horas. (3 minutos) cada 8 horas. Se debe estar preparado para el tratamiento de choque. Antes de la administración, la solución deberá tener la temperatura corporal.

¿Cómo administrar dipirona jarabe en niños?

Dosis máxima diaria: 8 comprimidos u 80 ml de jarabe, divi- didos en cuatro veces por día. Lactantes y niños de 3 a 11 meses (5 a 8 kg): 1,25 a 2,5 ml cada 6 horas. Dosis máxima diaria: 10 ml divididos en cuatro veces por día. Niños de 1 a 3 años (9 a 15 kg): 2,5 a 5 ml cada 6 horas.

¿Qué puedo hacer para bajarle la fiebre a un niño?

Tratamiento –

En primer lugar debe desabrigarlo y dejarlo con la menor ropa posible. Procure que en la habitación no haga excesivo calor. Si el niño tiene temblores y escalofríos se le puede tapar pero con ropa ligera. Se le pueden poner compresas frías en brazos, piernas y tórax. Haga beber al niño líquidos frescos, en pocas cantidades y frecuentemente. Si la temperatura es mayor de 38ºC se le debe administrar un antitérmico. Los antitérmicos más utilizados son el paracetamol y el ibuprofeno. Si la fiebre no cede fácilmente se puede combinar el paracetamol con el ibuprofeno. Cada 3 horas, aproximadamente, se puede alternar la dosis de ambos. Los antitérmicos alcanzan su máxima eficacia hacia la media hora de su administración. A la media hora de haberle administrado el antitérmico, si la fiebre es alta, puede darle al niño una ducha o baño con agua tibia (nunca con agua muy fría).

See also:  Biomesina Con Metamizol Para Que Sirve?

¿Quién no debe tomar metamizol sódico?

  • No está justificado tratar la fiebre o el dolor agudo intenso en niños ni en adultos con metamizol como primera elección. El metamizol se considera una alternativa al paracetamol y los AINES, que presentan una eficacia similar y un mejor perfil de seguridad.
  • En el tratamiento del dolor agudo intenso, se tiene que hacer un uso adecuado del metamizol con el fin de minimizar los riesgos: con la dosis mínima eficaz y una duración corta (como máximo 7 días).
  • El uso del metamizol está contraindicado durante el tercer trimestre de la gestación y la lactancia.
  • Hay que tener precaución en el uso en personas inmunodeprimidas, personas con comorbilidades, personas de edad avanzada, gestantes y niños.

¿Qué es lo mejor para la fiebre?

Los medicamentos más indicados para bajar la fiebre – Los medicamentos más indicados para bajar la fiebre son el paracetamol y el ibuprofeno, El paracetamol es una opción muy eficaz que tiene pocos efectos adversos. Logra la máxima reducción de la temperatura aproximadamente dos horas después de la ingesta.

¿Cuántos ml por kg de dipirona?

https://doi.org/10.15446/rcciquifa.v43n1.45472 – http://dx.doi.org/10.15446/rcciquifa.v43n1.45472 Artículo de revisión Dipirona: ¿Beneficios subestimados o riesgos sobredimensionados? Revisión de la literatura Dipyrone: Benefits underestimated or oversized risks? Review of the literature.

Tatiana Patricia Buitrago-González 1, Carlos Alberto Calderón-Ospina 2, Alvaro Vallejos-Narváez.3 1,2 Escuela de Medicina y Ciencias de la Salud. Universidad del Rosario. Carrera 24 N° 63C – 69. Bogotá D.C. Correos electrónicos: [email protected]., [email protected] 1 Facultad de Medicina, Fundación Universitaria de Ciencias de la Salud.

Correo electrónico: [email protected] Recibido para evaluación: Diciembre 12 de 2013 Aceptado para publicación: Mayo 29 de 2014 RESUMEN Dipirona es un analgésico, antipirético, espasmolítico y antiinflamatorio de amplio uso en Colombia y Latinoamérica, proscrito por agencias regulatorias de referencia, por el riesgo de agranulocitosis y otras discrasias sanguíneas.

  1. Estos antecedentes han generado controversia e incluso aprensión dentro de los prescriptores, lo cual justifica esta revisión.
  2. Una vez revisada la literatura se encuentra que dipirona es eficaz como antipirético y para manejo del dolor agudo, crónico, postoperatorio, cólico renal y migraña.
  3. La prevalencia de agranulocitosis es de 0,03 al 0,5% en pacientes europeos y la incidencia de pacientes hispanos está alrededor de 0,38 casos por un millón de habitantes/año y aun menor en anemia aplásica.

El riesgo de lesión gástrica es menor que el de otros AINEs de uso habitual y es un medicamento relativamente seguro en el embarazo. Otros efectos adversos incluyen hipersensibilidad, anafilaxia, pénfigo e hipotensión arterial relacionada con la administración intravenosa rápida del medicamento.

  1. Conclusiones: Dipirona conlleva un riesgo muy bajo de generar discrasias sanguíneas en población latinoamericana posiblemente por factores farmacogenéticos aún no identificados.
  2. Los principales factores de riesgo incluyen la duración del tratamiento, la dosis empleada y el uso concomitante de otros medicamentos que generen mielotoxicidad.

Palabras clave : Dipirona, Agranulocitosis, Anemia aplásica, Farmacovigilancia, Toxicidad por medicamentos, Resultados del tratamiento. SUMMARY Dipyrone is an analgesic, antipyretic, antispasmodic and anti-inflammatory widely used in Colombia and Latin America, outlawed by reference regulatory agencies due to the risk of agranulocytosis and other blood dyscrasias.

These facts have generated controversy and even apprehension within prescribers, which justifies this review. After reviewing the literature is that dipyrone is effective as antipyretic and management of acute pain, chronic, postoperative, renal colic and migraine. The prevalence of agranulocytosis is 0.03 to 0.5% in European patients and the incidence in Hispanic patients is about 0.38 cases per million inhabitants / year and even lower for aplastic anemia.

Gastric injury risk is lower than that of other commonly used NSAIDs and is a relatively safe drug during pregnancy. Other adverse effects include hypersensitivity, anaphylaxis, pemphigus and hypotension related to rapid intravenous administration of the drug.

Conclusions: Dipyrone carries a very low risk of blood dyscrasias in Latin American population, possibly due to pharmacogenetic factors not yet identified. The main risk factors include duration of treatment, the dose used and the concomitant use of other drugs that produce myelotoxicity. Key words: Dipyrone, Agranulocytosis, Aplastic anemia, Pharmacovigilance, Drug Toxicity, Treatment Outcome.

INTRODUCCIÓN La dipirona es una pirazolona también llamada metamizol, es un fármaco analgésico, antipirético, espasmolítico y con mínimo efecto antiinflamatorio, ampliamente utilizado, Las pirazolonas fueron descubiertas en 1884 por Ludwig Knorr, fueron introducidas en el mercado en el siglo XIX y ampliamente utilizadas hasta 1970, momento en el cual fueron relacionadas con algunas reacciones adversas como la agranulocitosis,

  1. Este medicamento fue fabricado por primera vez en Alemania en 1922 y la FDA (Food and Drug Administration), agencia regulatoria de medicamentos estadounidense prohibió su uso en 1977,
  2. Ha sido censurada en algunos países a causa de una posible asociación con agranulocitosis y anemia aplásica; pero aún así, se sigue utilizando en países como Austria, Bélgica, Francia, Alemania, Italia, Países Bajos, Turquía, España, Suiza, Sudáfrica, Rusia, y en América Latina y, debido a que es eficaz, de bajo costo y puede ser administrada por varias vías,

En Israel la dipirona es de venta libre, se usa para adultos y está aprobada para niños mayores de tres meses de edad, En Brasil es el principal analgésico utilizado, con un 31,8% del mercado de los analgésicos, seguida por paracetamol (29,7%) y ácido acetilsalicílico (27,1%), se utiliza ampliamente y se considera segura,

El hecho de que haya sido retirada de varios mercados, ha dificultado la ampliación del perfil de seguridad de este medicamento, especialmente en el embarazo; incluso al momento de su prohibición cuando se disponía de poca información para cuantificar el riesgo asociado a su uso, ASPECTOS FARMACOLÓGICOS DE LA DIPIRONA La dipirona es un derivado de la aminopirina, también denominada noramidopirina, metamizol, metampirone; cuyo nombre químico es 1-fenil-2,3-dimetil-5-pirazolona-4-metilsulfonato,

Es un compuesto hidrofílico que en solución es rápidamente hidrolizado a sus metabolitos, Tiene un bajo peso molecular (351,3 daltons), La fracción activa 4-metil-amino-antipirina (MAA), tiene 85% de biodisponibilidad después de la administración oral en forma de tableta y alcanza su concentración máxima sérica (tmax) en 1,2 a 2 horas después de su administración,

La biodisponibilidad luego de administración intramuscular y rectal es de 87 y 54%, respectivamente, El efecto analgésico alcanza su pico entre 20 a 45 minutos después de la administración intravenosa, La unión a proteínas plasmáticas de los 4 metabolitos principales de la dipirona es menor al 60%,

El volumen aparente de distribución de MAA es de aproximadamente 1,15 L por kg de masa corporal. Al ser un compuesto hidrofílico no pasa barreras con facilidad y tiene poca acumulación en tejidos, La dipirona en su metabolismo genera cuatro metabolitos, dos activos y dos inactivos (ver tabla 1 y figura 1 ), La dipirona es un profármaco que se hidroliza rápidamente por un mecanismo no enzimático para formar 4-metilaminoantipirina (MAA) su principal metabolito activo. El MAA se metaboliza en el hígado por desmetilación y produce 4-aminoantipirina (AA); a su vez el MAA por oxidación genera 4-formolaminoantipirina (FAA); y finalmente la AA es acetilada por la N-acetil-transferasa para formar 4-acetilaminoantipirina (AAA),

  1. El análisis de microsomas hepáticos de los pacientes tratados con dipirona ha mostrado inducción de las enzimas CYP2B6, CYP3A4 y de la bupropión hidroxilasa en comparación con sujetos no tratados con dipirona,
  2. Así, la dipirona favorece la hidroxilación hepática y eliminación del bupropión (que además es sustrato del CYP2D6) y de otros sustratos de esta isoenzima (CYP2B6) como ciclofosfamida, selegilina, propofol y efavirenz.

Así mismo, se ha demostrado que la co-administración de dipirona y ciclosporina trae como consecuencia una disminución en la concentración plasmática de este último fármaco por un efecto inductor del sistema CYP3A4, Para la eliminación de los metabolitos de dipirona es necesaria la transformación a glucurónidos, los cuales tienen depuración predominantemente renal, aproximadamente en un 60%,

Aproximadamente el 20% de dipirona es eliminado como MAA, en forma de glucurónido, La MAA tiene una semivida de eliminación (t1/2) de 2,6 a 3,5 horas a FAA, El mecanismo de acción de dipirona comprende un efecto a nivel periférico, reduciendo la actividad de nociceptores sensibles a la activación de dolor y centralmente al actuar sobre la sustancia gris periacueductal, activando las vías inhibitorias del dolor,

La acción central explicaría su efecto antiemético y de control de la fotofobia, Algunos estudios proponen que su acción periférica es el principal mecanismo analgésico, inhibiendo de manera reversible las dos isoformas de la ciclooxigenasa COX 1 y COX 2.

Se propone que la 4-metilaminoantipirina, su principal metabolito activo, inhibe ambas isoformas ; aunque también se ha visto que la dipirona puede inhibir la COX-3, A nivel periférico ocasiona una desensibilización de las terminaciones del nervio trigémino estimuladas por la inflamación neurogénica, lo cual se relaciona con su acción antimigrañosa.

A su vez se ha sugerido que el efecto antinociceptivo periférico también se puede asociar con canales sensibles al ATP, canales de potasio y posiblemente estimulación de la vía L-arginina/NO/cGMP en las neuronas sensoriales, Los efectos centrales y periféricos se asocian, ya que el efecto periférico genera reducción aferente excitatoria al tallo cerebral, generando una acción central,

  • Aunque el mecanismo molecular analgésico y antipirético de la dipirona ha estado en debate por mucho tiempo, se cree que inhibe la ciclooxigenasa, bloqueando la síntesis de tromboxano en las plaquetas y de prostaglandinas E1 y E2,
  • En cuanto a su efecto espasmolítico, se sabe que está relacionado con la formación de las amidas araquidonoles en otros tejidos, que estimulan los receptores canabinoides,

Dipirona puede afectar la permeabilidad de la membrana celular y de los canales iónicos; y a su vez podría reducir o inhibir la concentración de los aminoácidos excitatorios o N-metil-D-aspartato, mecanismo importante en la migraña con aura, debido a que en esta patología hay un estado de hiperexcitabilidad neuronal, con mayor concentración de aminoácidos excitatorios en LCR como glutamato y aspartato,

  • En Colombia el INVIMA tiene registro sanitario aprobado para las siguientes formas farmacéuticas: Dipirona sódica solución inyectable de 1 g/2ml y 2 g/5ml, dipirona magnésica solución inyectable de 2,5 g/5ml, dipirona tabletas de 500 y 324 mg, solución oral 50 mg/ml y jarabe 50 mg/ml,
  • Para el manejo de la fiebre, la dosis eficaz por vía oral es de 0,5 a 1 g y se administra una dosis tres veces al día.

La dosis máxima diaria recomendada es de 3 a 4 gramos, Las dosis habituales por vía parenteral son de 0,5 a 1 g por vía intravenosa principalmente, pero también puede aplicarse por vía intramuscular o subcutánea, En pacientes con insuficiencia renal, menos del 8% de la dosis se elimina por vía renal, como el metabolito activo MAA (4-metilaminoantipirina); y su eliminación en pacientes con insuficiencia renal crónica no está alterada.

  • En los pacientes con falla renal aguda se ha evidenciado aumento de la vida media del MAA, que van desde 2,5 a más de 40 horas, lo que puede contribuir a reacciones adversas graves debido a la acumulación del fármaco.
  • No hay mucha experiencia sobre cómo realizar el ajuste de dosis respectivo, debido a que no hay estudios formales en estos pacientes.

La recomendación general es no usar dosis altas y reducir la duración del tratamiento al mínimo posible, En los niños dipirona gotas orales (500 mg/mL) se usa a una dosis de 20 mg/Kg hasta 4 veces al día, siendo eficaz para el tratamiento de la fiebre,

INDICACIONES Y EFICACIA DE LA DIPIRONA Hay diferentes indicaciones para el uso de dipirona y la eficacia varía de acuerdo a estas. Su baja toxicidad y su eficacia soportan su uso en la práctica clínica, Dipirona se utiliza ampliamente para el tratamiento del dolor agudo y crónico ; en Alemania es un fármaco ampliamente prescrito para estos dos tipos de dolor,

En el manejo del dolor agudo tiene varias indicaciones, así: En el dolor postoperatorio muchas publicaciones afirman que este medicamento es eficaz ; algunas revisiones Cochrane del equipo de McQuay confirman que incluso una sola dosis de dipirona es eficaz para este tipo de dolor,

  • En el manejo del dolor postoperatorio los analgésicos opioides son muy eficaces pero ocasionan efectos adversos como náuseas, vómito, retención urinaria, sedación, íleo paralítico y depresión respiratoria,
  • Diferentes estudios han analizado que otros analgésicos podrían ser eficaces para esta indicación.

Se describe que la eficacia de lornoxicam IM 16 mg/día, diclofenaco 150 mg/día, ketoprofeno 200 mg/día y dipirona 3 g/día es muy similar para el dolor postoperatorio agudo; y la eficacia de una dosis única de dipirona es similar a la de los otros analgésicos para esta indicación,

Recientemente se ha propuesto que dipirona es más eficaz que parecoxib o paracetamol parenteral en el tratamiento del dolor postoperatorio, Se plantea que dipirona 1 g IM tres veces al día es más eficaz que diclofenaco 75 mg dos veces al día, para esta indicación, Dipirona es ampliamente utilizada para proporcionar alivio del dolor postoperatorio por sí misma y en combinación con opioides en varios países,

Se ha demostrado la eficacia que tiene dipirona en el manejo del dolor visceral en pacientes en posoperatorio; siendo la combinación de dipirona con un opioide débil como tramadol más eficaz que el opioide como monoterapia, En el posoperatorio de histerectomía, al comparar dipirona con tramadol se ha visto que la eficacia es similar,

Parecoxib 40 mg c./12 horas, alivia el dolor de manera similar a la dipirona 4g c./24 horas durante las primeras 48 horas poshisterectomía, Hay pacientes que no se someten a una septoplastia por el dolor que pueden experimentar al retirar el empaquetamiento nasal; se ha demostrado que la administración de dipirona antes de este procedimiento es eficaz y costo-efectiva, minimizando el riesgo de complicaciones hemorrágicas, gastrointestinales y el daño renal asociados con los AINES clásicos; por este motivo, dipirona es una buena alternativa para estos pacientes,

Dipirona 1 g IV tres veces al día ha demostrado ser tan eficaz como diclofenaco administrado por vía rectal 100 mg dos veces al día después de una cirugía menor (32). De esta manera es posible afirmar que en el contexto del dolor posoperatorio, dipirona es uno de los analgésicos no opiodes más eficaces comercializados hasta la fecha,

  • Dipirona es eficaz en el manejo del cólico renal, incluso con una sola dosis por su actividad espasmolítica,
  • Por eso es uno de los analgésicos de primera elección en el tratamiento de los pacientes con esta patología,
  • La eficacia analgésica de una única dosis IM de dexketoprofeno trometamol (25 y 50 mg), en comparación con dipirona (2 g) en dolor moderado a severo como lo es el de cólico renal, es similar para estos dos analgésicos; pero dexketoprofeno trometamol tiene mayor eficacia analgésica porque tiene un inicio más rápido de acción,

Se ha reportado que el manejo del dolor tipo cólico renal con una dosis IV única de dexketoprofeno 25 mg, dexketoprofeno 50 mg o dipirona 2 g, no ha mostrado diferencias significativas para el alivio de este tipo de dolor entre los tres medicamentos (35).

  1. Para el manejo del cólico biliar, se ha reportado que dipirona es más eficaz que desketoprofeno trometamol,
  2. La migraña es una enfermedad muy frecuente que afecta al 6% de los varones y 15% de las mujeres.
  3. Dipirona intravenosa es segura y costo-efectiva para el alivio de la migraña asociada a otros síntomas y por esto es una buena alternativa para el tratamiento de la crisis migrañosa con y sin aura; los pacientes que reciben dipirona tienen una baja tasa de recurrencia y una reducción de la necesidad de medicación de rescate,

Dipirona también produce alivio de la fonofobia, fotofobia, náuseas y aura, En una revisión Cochrane de cefalea primaria aguda en adultos y niños, que fueron tratados con dipirona, se concluyó que esta alivia la cefalea tensional de tipo «contracción muscular».

Se concluyó que una dosis de 1 g VO de dipirona fue más eficaz que una dosis de 1 g de ácido acetil salicílico para la cefalea tensional, No hay información acerca de la efectividad de dipirona en los niños y faltan datos para llegar a conclusiones sobre que dosis es mejor (0,5 o 1 g) y cuándo usar VO vs IV,

En las odontalgias, dipirona también ha demostrado ser eficaz, En el manejo del dolor crónico, dipirona también ha demostrado eficacia. En el dolor ocasionado por el cáncer, en el cual el alivio de este es una piedra angular de su tratamiento, muchas veces paliativo, se documenta que dipirona puede ser eficaz para el control de este,

En pacientes que recibieron morfina y dipirona, dipirona mostró que mejora la eficacia de la morfina para el control analgésico, generando un efecto analgésico precoz y más duradero, incluso después de la suspensión de la dipirona, Paracetamol comparado con dipirona mostró tener similar efecto analgésico,

Otras indicaciones para el uso de dipirona están dadas por su excelente efecto antipirético siendo eficaz incluso para el manejo de la fiebre refractaria, Comparando ibuprofeno, nimesulide y dipirona como antipiréticos, la disminución de la temperatura es mayor con dipirona que con ibuprofeno dos horas después de la administración de estos, aunque los tres antipiréticos fueron eficaces en la reducción de temperatura axilar en niños con estados febriles, EFECTOS ADVERSOS DE LA DIPIRONA La dipirona ha generado controversia en cuanto a su seguridad, en especial por no contar con la aprobación de la FDA. Antes de describir las reacciones adversas que puede generar este medicamento, se debe tener en cuenta que en una «reacción adversa probable» debe haber una relación temporal razonable entre la administración del medicamento y la aparición del evento adverso; y la reacción debe desaparecer después de suspender éste,

  1. No hay consenso con respecto a si dipirona es un analgésico y antipirético lo suficientemente seguro y si la relación beneficio/riesgo está favor de emplearlo en la mayoría de pacientes.
  2. Entre los efectos adversos se describen: reacciones inmunes graves como anafilaxia, asma, enfermedad del suero, vasculitis por hipersensibilidad, alveolitis, neumonitis, hepatitis, o síndrome hemolítico urémico, cuatro veces más frecuentes que la agranulocitosis, el cual curiosamente ha sido uno de los efectos adversos más temidos de este medicamento,

Náuseas, vómito, irritación gástrica, xerostomía, astenia, exantemas e hipotensión están descritos entre los principales efectos adversos después de la administración intravenosa de dipirona, Hay otra literatura que ratifica su seguridad, su baja toxicidad, su eficacia y su buen perfil de tolerabilidad aguda, que apoya su uso en la práctica clínica,

Muchos autores aseguran que la dipirona es un potente analgésico que produce efectos adversos menores y que las RAM como hepatitis, agranulocitosis, anemia aplásica, anemia hemolítica, anafilaxia grave y el síndrome de Stevens – Johnson son raras, con tasas de incidencia entre 1 y 25 casos por cada millón de pacientes tratados al año con este medicamento,

Las discrasias sanguíneas son reacciones adversas descritas para dipirona, por las cuales y principalmente por la anemia aplásica, este medicamento no tiene aprobado su uso por la FDA. La incidencia de discrasias sanguíneas es de uno por cada 3000 usuarios,

  • Un estudio en Suecia describe que el porcentaje de discrasias sanguíneas es «alto» y concluye que dipirona no es segura; estos resultados no son concluyentes debido a que no hay datos sobre la dosis ni el tiempo de tratamiento relacionado con las reacciones adversas,
  • Dipirona no influye de manera significativa en la cascada de la coagulación y es bien tolerada por los pacientes,

La leucopenia se reporta también como un efecto adverso de dipirona, La agranulocitosis, el efecto adverso más grave y potencialmente fatal de dipirona, ha llevado a que este medicamento sea retirado en varios países, Aunque su frecuencia sigue siendo controvertida, hay artículos que concluyen que su incidencia es muy baja y que está sujeta a variabilidad geográfica,

Ésta se explica en parte por los diferentes patrones de uso, en términos de dosis, duración y medicamentos concomitantes; además la agranulocitosis podría tener también una predisposición genética, es por eso que la agranulocitosis tiene diferentes causas, tanto farmacológicas como no farmacológicas.

El mecanismo de producción de la agranulocitosis por dipirona se ha analizado en varios estudios que han elucidado que este es probablemente de naturaleza inmunológica por lo que clásicamente ha sido clasificada como una RAM de tipo B o idiosincrática de acuerdo a la clasificación mecanística de las RAM propuesta por Rawlins y Thompson,

Varios estudios de larga data (1966), orientados a dilucidar la etiología de la agranulocitosis aguda por medicamentos, encontraron un total de 125 medicamentos probablemente relacionados con esta reacción adversa; y más del 50% de los casos son ocasionados por medicamentos comunes en la práctica clínica, tales como: clozapina, dapsona, dipirona, penicilina G, procainamida, rituximab, sulfasalazina, entre otros,

Dipirona y fenilbutazona se asocian como causa de agranulocitosis inducida por medicamentos, más frecuentemente, Andersohn and col. recomiendan el recuento de células sanguíneas de rutina, para los siguientes fármacos: carbimazol, clozapina, dapsona, dipirona, penicilina G (a dosis altas), procainamida, rituximab, sulfasalazina, y ticlopidina,

  • En el 2002, Backstrom señaló que la mayoría de los pacientes que desarrollaron agranulocitosis después del tratamiento con dipirona también habían sido tratados con otros medicamentos asociados con agranulocitosis, lo cual dificulta la cuantificación del riesgo asociado a la dipirona,
  • En 1981, Oficina General de Sanidad Alemana calculó el riesgo de agranulocitosis por dipirona en un caso por cada 20.000 usuarios al año; y en 1986 el Estudio Internacional de Anemia Aplásica y Agranulocitosis (IAAAS) informó que la incidencia era de un caso entre 1.100.000 usuarios de dipirona por semana,

El riesgo de agranulocitosis se ha estimado cercano a 0,1% y el de la anemia aplásica es cercano a cero, Otros estudios han reportado una incidencia anual de agranulocitosis de 5,02 casos por año, donde 3,36 fueron casos que se presentaron en la comunidad; adicionalmente se sugiere que el riesgo aumenta con la duración del uso y que desaparece 10 días después de la última dosis de metimazol,

  • Es así que la agranulocitosis por dipirona es poco frecuente y los casos que se atribuyen pueden ser en parte debido al empleo de dosis altas durante largos períodos de tiempo,
  • En Texas, un estudio intentó recopilar todas las exposiciones a dipirona entre los años 1998 a 2004; reportando que ningún paciente presentó agranulocitosis,

El estudio LATIN en América Latina, realizado entre el 2002 y el 2005 en siete instituciones hospitalarias en Brasil, dos en Argentina y una en México; concluyó que la tasa de incidencia de agranulocitosis es de 0,38 casos por un millón de habitantes/año, y no hay razón para que se tomen medidas de salud pública con respecto a la comercialización de la dipirona,

Se plantea que la proporción de casos fatales ha disminuido en las últimas décadas siendo del 0% al 23%, Hay reportes de caso de agranulocitosis en la literatura, de los cuales mencionamos algunos que son particularmente representativos desde el punto de vista clínico: A una paciente de 4 años de edad con neumonía, se prescribió dipirona IV, dosis no clara, tenía tratamiento concomitante con ceftriaxona y dicloxacilina; y posterior a esto presentó leucopenia y neutropenia; por lo cual se descontinuó la dipirona, normalizándose el recuento leucocitario.

Otra paciente de 51 años con fiebre y cefalea de larga data, presentó hipocelularidad en la médula ósea después de recibir dipirona; fue manejada inicialmente con ácido acetil salicílico y posteriormente con dipirona, teniendo un antecedente de alergia a este último medicamento el cual no fue reconocido oportunamente.

Se reporta un caso de leucopenia en una mujer de 68 años en España (2010), la cual resolvió sin complicaciones. En Alemania se reportó un caso, en el cual no se pudo establecer si la agranulocitosis había sido generada por la dipirona, el diclofenaco o la combinación de los dos medicamentos: en Brasil (2011), una paciente de 34 años presentó agranulocitosis fatal cuando recibía ceftriaxona y dipirona concomitantemente,

En general se puede afirmar que no existe un consenso sobre el riesgo de agranulocitosis relacionada con dipirona, Las revisiones Cochrane del equipo McQuay confirman que una dosis de dipirona para el dolor posoperatorio y para el dolor del cólico renal, provoca pocas reacciones adversas,

Haciendo un paralelo entre dipirona y antinflamatorios no esteroideos, el riesgo de agranulocitosis asociado con el uso de dipirona debe ser comparado con reacciones adversas potencialmente mortales de estos últimos como son: sangrado gastrointestinal, hepatitis, discrasias sanguíneas, hipersensibilidad aguda o reacciones dermatológicas severas,

En cuanto al tratamiento de la agranulocitosis inducida por fármacos, los factores de crecimiento hematopoyéticos parecen lograr que la duración de esta reacción adversa sea más corta, reduciendo las infecciones y complicaciones fatales, La enterocolitis neutropénica es una complicación seria de la agranulocitosis.

Hay un reporte de caso (1999) de una paciente de 50 años, quien presentó un cuadro de 3 semanas de dolor abdominal, diarrea, úlceras en cavidad oral y lesión perianal dolorosa; la paciente había tomado dipirona 5 días previos al inicio del cuadro; el desenlace fue una hemicolectomía derecha con ileostomía y se planteó que la etiología fue la dipirona,

La anemia aplásica (AA) es una patología hematológica grave, caracterizada por una médula ósea hipoplásica o aplásica que genera una pancitopenia, Se ha reportado una incidencia en países de América Latina de 1,6 casos por millón de habitantes al año, la cual es baja; a su vez la incidencia más alta se reporta en los países asiáticos,

  1. Un estudio realizado en Brasil, de 1999 al 2000, informó una incidencia de 2,4 casos por millón de habitantes al año,
  2. En cuanto a la etiología y factores de riesgo para desarrollar AA, se ha visto que la exposición frecuente a productos a base de benceno aumenta el riesgo; algunos medicamentos como dipirona y azitromicina, productos químicos y también factores ambientales pueden influir en su desarrollo,

Hay pocas asociaciones de AA con fármacos específicos y es probable que algunos de ellos fueran debidos al azar, Una reciente revisión muestra que la mayoría de los casos de anemia aplásica parece ser secundaria a la destrucción inmunológica de células hematopoyéticas y que la alta exposición a disolventes, pesticidas y benceno, puede influir en su aparición,

En 2004, en Turquía se reportó un caso de una niña de 13 años que desarrolló anemia aplásica severa después del tratamiento con dipirona (dosis no especificada); fue hospitalizada por infección urinaria que recibió manejo con amikacina y ciprofloxacina; y una semana después presentó fiebre y pancitopenia; el cuadro resolvió en 15 días y se cree que fue causado por una alta dosis de dipirona sódica,

Las Reacciones de Hipersensibilidad por dipirona pueden variar con un cuadro clínico desde eritema hasta broncoespasmo y angioedema, Se plantean como factores de riesgo de reacciones de hipersensibilidad severa a dipirona, antecedentes de alergias previas, intolerancia a ésta y a otros analgésicos no opioides, así mismo pacientes que presentan asma bronquial,

  1. Tras la administración intradérmica de dipirona en pruebas de hipersensibilidad se ha documentado la aparición de lesiones en parches eritematosos en palmas, cara y pabellones auriculares, después de 20 minutos de su aplicación,
  2. La urticaria es otro efecto adverso reportado,
  3. En cuanto a la anafilaxia, para la mayoría de los analgésicos no opioides, la incidencia está entre 5 a 15 casos/100.000 pacientes expuestos ; amenazando la vida por compromiso circulatorio,

Se ha reportado una reacción anafiláctica grave sin síntomas cutáneos después de la infusión intravenosa de 1 g de dipirona, Las reacciones anafilácticas son producidas por medicamentos diferentes a dipirona como medios de contraste (71/100.000), antibióticos (penicilina parenteral 32/1.000.000), dextrano (36/100.000), estreptoquinasa (284/100.000),

  1. Algunos medicamentos principalmente involucrados en la anafilaxia perioperatoria son los relajantes musculares (69,2% de los casos), látex (21,1%), antibióticos (8,0%) e hipnóticos (3,7%) ; siendo la incidencia de esta reacción adversa relativamente baja para dipirona (5/100.000),
  2. El pénfigo es otra reacción adversa, aunque su rol causal no ha sido concluyente,

La pustulosis exantematosa generalizada aguda, que se manifiesta como una erupción difusa pruriginosa, con pústulas y eritema en el tronco, se ha asociado también con el uso de dipirona, Así mismo está descrita la erupción por medicamentos, manifestada por máculas violáceas eritematosas pruriginosas en la espalda y la prueba de parche posterior,

El uso de dipirona se ha asociado también con la presentación de necrólisis epidérmica tóxica en adultos mayores, con resolución favorable la mayoría de veces, La fascitis necrotizante también ha sido reportada como posible reacción adversa de dipirona, ésta puede ser potencialmente mortal, requiere un diagnóstico precoz y el desbridamiento quirúrgico; se plantea que la neutropenia aumenta la susceptibilidad a la infección bacteriana y luego conduce a la fascitis necrotizante,

Existe un reporte de caso de una paciente de 37 años que presentó una úlcera en la mucosa del labio inferior asociada a la automedicación con dipirona para la fiebre y tos, la cual apareció 3 semanas después de la administración del medicamento; un año atrás había presentado leucopenia después del uso de dipirona,

  • También están asociadas al uso de dipirona reacciones adversas de tipo cardiovascular.
  • De estas reacciones, la hipotensión arterial que puede ser grave, se ha informado en uno de cada 3.000 pacientes,
  • Los pacientes pueden presentar colapso cardiovascular por edema generalizado y la hipotensión consecutiva luego de la administración IV de dipirona durante la anestesia.

La presión arterial sistólica puede disminuir hasta en 20 mmHg, esto puede ocurrir en minutos o hasta 6 horas después de la administración de dipirona, Son factores de riesgo para hipotensión por dipirona, una infusión intravenosa rápida y la administración en bolos, por lo cual deben evitarse,

En un estudio colombiano realizado en pacientes hospitalizados dirigido a indagar la presentación de reacciones adversas y sus factores predisponentes no se documentaron casos de hipotensión relacionados con administración rápida de dipirona por vía intravenosa, A diferencia del ácido acetil salicílico y otros fármacos antiinflamatorios no esteroideos, dipirona no presenta efectos adversos gastrointestinales significativos,

Dipirona está asociada con un bajo riesgo de hemorragia gastrointestinal y este riesgo es mucho más bajo del que se reporta por el uso de AINE, La toxicidad gastrointestinal de dipirona se ha visto que es baja incluso en pacientes suicidas que han ingerido cantidades mayores de 8 g de dipirona,

El tratamiento recomendado en caso de intoxicación con dipirona es la descontaminación gastrointestinal (si ha pasado menos de una hora desde la ingestión) y medidas de apoyo, Respecto a la sobredosificación con dipirona, la información sobre sus efectos es escasa, pero al parecer ésta se produce principalmente en casa al ser administrada por vía oral, más frecuentemente en mujeres y en un número considerable de intentos de suicidio, donde el principal síntoma es la toxicidad gastrointestinal leve,

Es importante resaltar que las manifestaciones clínicas tóxicas no son inmediatamente evidentes, por lo cual se justifica una observación por un período de 8 horas. Aunque el tratamiento debe incluir básicamente medidas para el control de los síntomas ; el uso de carbón activado se puede considerar si el paciente ingirió 5 g o más y si se presenta dentro de 1 hora después de la exposición,

Las pruebas hematológicas de rutina no parecen estar justificadas, pero se necesitan más estudios para corroborar esta recomendación, Al comparar dipirona con otros analgésicos y antipiréticos, el incremento en la mortalidad atribuida al ácido acetil salicílico y al diclofenaco está principalmente asociado a la hemorragia gastrointestinal,

La incidencia de hemorragia gastrointestinal es alrededor de 400 casos por millón de habitantes al año y que el 38% de estos casos son atribuibles a los AINE, Comparando la seguridad de dipirona con medicamentos con efecto antipirético como acetaminofén e ibuprofeno, se documenta que los tres son seguros sin diferencias estadísticamente significativas,

Un estudio colombiano dirigido a establecer el perfil de seguridad de dipirona y tramadol en pacientes hospitalizados de un hospital de referencia en Bogotá encontró que aproximadamente el 4% de un total de 2.547 pacientes presentó algún tipo de efecto adverso a este medicamento durante un periodo de seguimiento de 6 meses.

En este estudio la frecuencia de presentación de efectos adversos estuvo claramente relacionada con la dosis empleada siendo más numerosos cuando la dosis empleada fue de 10 g/día (69% de los casos). Por otra parte las reacciones adversas más frecuentes fueron las náuseas y el vómito, seguidas por las reacciones adversas dermatológicas. Para otros medicamentos se describen interacciones farmacológicas catalogadas como moderadas en MICROMEDEX, las cuales tienen una baja significancia clínica, tales como: Acenocumarol, Alprenolol, Amilorida, Amlodipino, Atenolol, Bisoprolol, Bumetanida, Candesartán, Captopril, Carvedilol, Clorpropamida, Chlortalidona, Desvenlafaxina, Diltiazem, Enalapril, Eprosartán, Esmolol, Flunarizina, Furosemida, Glimepiride, Glibenclamida, Hidroclorotiazida, Indapamida, Irbesartán, Labetalol, Levofloxacina, Carbonato de Litio, Losartán, Metoprolol, Nadolol, Nebivolol, Nicardipina, Nifedipina, Norfloxacina, Ofloxacina, Olmesartán, Pindolol, Propranolol, Quinapril, Ramipril, Sotalol, Espironolactona, Telmisartán, Timolol, Tolbutamida, Torasemida, Triamtereno, Valsartán, Verapamilo y Warfarina,

  • USO EN EMBARAZO Y LACTANCIA El uso de dipirona durante el embarazo no ha demostrado que la exposición del feto aumente el riesgo de anomalías congénitas y otros eventos adversos durante el embarazo,
  • Se han reportado algunos casos de oligohidramnios asociado a dipirona en embarazadas, pero por altas dosis durante el tercer trimestre ; el ultrasonido obstétrico en estos casos muestra que el líquido amniótico se normaliza gradualmente dentro de una semana sin ocasionar daños al feto,
See also:  Para Que Sirve El Metamizol En Perros?

Hay algunos reportes de asociación positiva de uso de dipirona y defectos diafragmáticos (OR 2,7), anomalías cardiovasculares (OR 1,3) y otras anomalías (OR 1,8), en comparación con la población control, Al comparar el uso de dipirona con acetaminofén durante el embarazo, se encontró que no hay diferencias significativas entre estos medicamentos en cuanto a la tasa de nacidos vivos, abortos espontáneos, edad gestacional al nacer, prematuridad, malformaciones, peso al nacer y sufrimiento fetal.

  1. Se ha descrito una tasa mayor de cesárea entre las mujeres expuestas al dipirona,
  2. El uso de dipirona durante la lactancia, es una ventaja para las mujeres que necesitan estar alerta mientras amamantan, ya que los opiáceos pueden producir somnolencia; y por esto es más aceptable la dipirona que los opiáceos para el alivio del dolor; aunque todos los metabolitos de dipirona se excretan en la leche materna,

CONCLUSIONES El uso actual de dipirona en el mundo y fundamentado en su perfil de seguridad es muy diverso; ya que hay países como Estados Unidos donde prohíben su uso; y otros como Brasil donde su uso es amplio. La etiología de la agranulocitosis farmacológica está asociada en más del 50% a medicamentos comúnmente utilizados en la práctica clínica como: clozapina, dapsona, dipirona, penicilina G, entre otros.

  1. La incidencia de agranulocitosis sigue siendo controvertida; reportes recientes informan que su incidencia es muy baja y que está sujeta a variabilidad geográfica, patrones de uso, dosis, duración del tratamiento, medicamentos concomitantes y predisposición genética.
  2. El estudio LATIN informó que en América Latina la tasa de incidencia de agranulocitosis es extremadamente baja, lo cual sugiere una baja susceptibilidad para este efecto adverso para la población hispana, que no justifica la toma de medidas de salud pública con este medicamento por parte de las autoridades sanitarias.

De esta forma la incidencia de anemia aplásica en América Latina es baja siendo de 1,6 casos por millón de habitantes al año; estando además poco asociada a fármacos específicos siendo probable que algunos casos fueran debidos al azar. Una revisión reciente muestra que la mayoría de los casos de anemia aplásica parecen ser secundarios a la destrucción inmunológica de células hematopoyéticas y su etiología está dada principalmente por la exposición a sustancias diferentes a la dipirona como disolventes, pesticidas y benceno, que pueden favorecer su aparición.

Comparando dipirona con los antinflamatorios no esteroideos (AINE), la evidencia disponible sugiere que estos últimos pueden tener un riesgo más elevado de producir hemorragia gastrointestinal, una complicación de alta incidencia y morbimortalidad en la práctica clínica, en comparación con la baja incidencia de agranulocitosis de la dipirona.

Aunque las interacciones farmacológicas de dipirona son varias, muchas están reportadas por el simple hecho que dipirona es un AINE de baja potencia, principalmente las relacionadas con el riesgo de hemorragia, que como ya se mencionó previamente es muy bajo comparado con los otros AINE.

La literatura ha mostrado que la exposición del feto a la dipirona no aumenta el riesgo de anomalías congénitas y otros eventos adversos durante el embarazo, aunque se ha reportado oligohidramnios en el tercer trimestre, relacionado solamente con altas dosis de dipirona, siendo el desenlace la recuperación completa sin complicaciones en todos los casos reportados.

AGRADECIMIENTOS A Diana Carolina Maldonado Viasús por su apoyo en la búsqueda y análisis de información y a Daniel Ricardo Delgado por su apoyo para la elaboración de la Figura 1 FINANCIACIÓN No se requirió financiación para la realización del presente trabajo.

  1. El texto completo de los artículos que fueron consultados se obtuvo a través de las bases de datos a las que la Universidad del Rosario se encuentra suscrita.
  2. CONFLICTOS DE INTERESES Durante la elaboración del artículo uno de los autores trabajó como asesor de la Sala Especializada de Medicamentos del INVIMA y posteriormente como Asociado de Seguridad Clínica de Novartis de Colombia.

REFERENCIAS 1.T. Saussele, O. Burk, J.K. Blievernicht, K. Klein, A. Nussler, N. Nussler, J.G. Hengstler, M. Eichelbaum, M. Schwab, U.M. Zanger, Selective Induction of Human Hepatic Cytochromes P450 2B6 and 3A4 by Metamizole, Clin. Pharmacol. Ther., 82, 3 (2007).2.E.

Zylber-Katz, Y. Caraco, L. Granit, M. Levy, Dipyrone metabolism in liver disease, Clin. Pharmacol. Ther., 58, 2 (1995).3.S.T. Becker, J. Wiltfang, I.N. Springer, M.S. Bartsch, R. Guenther, E. Sherry, P.H. Warnke, Life-threatening bite injury of the lower lip after use of metamizole, Oral Maxillofac. Surg., 12, 1 (2008).4.V.J.

Dorr, J. Cook, Agranulocytosis and near fatal sepsis due to ‘Mexican aspirin’ (dipyrone), South Med.J., 89, 6 (1996).5. Maier C, Dipyrone (metamizol) – A never ending story, Acute Pain, 2, 4 (1999).6.T. Rogosch, C. Sinning, A. Podlewski, B. Watzer, J. Schlosburg, A.H.

Lichtman, M.G. Cascio, T. Bisogno, V. Di Marzo, R. Nüsing, P. Imming, Novel bioactive metabolites of dipyrone (metamizol), Bioorg. Med. Chem., 1, 20 (2012).7.M.E. Bigal, C.A. Bordini, S.J. Tepper, J.G. Speciali, Intravenous dipyrone in the acute treatment of migraine without aura and migraine with aura: A randomized, double blind, placebo controlled study, Headache, 42, 9 (2002).8.T.

da Silva Dal Pizzol, L. Schüler-Faccini, S.S. Mengue, M.I. Fischer, Dipyrone use during pregnancy and adverse perinatal events, Arch. Gynecol. Obstet., 279, 3 (2009).9.C. Berlin C, Are we loosing good drugs?, Clin. Pediatr. (Phil.)., 40, 6 (2001).10.U.M. Stamera, M.

Soehle, T-W. Park, M. Fischer, F. Stubera, Anaphylactic reaction after intravenous dipyrone, Acute Pain, 9, 4 (2007).11.Y. Bentur, O. Cohen, Dipyrone overdose, J. Toxicol., 42, 3 (2004).12. Painel Internacional de Avaliação da Segurança da Dipirona, Brasília, Brasil, Agência Nacional de Vigilância Sanitária (ANVISA), 2001, URL: http://www.anvisa.gov.br/divulga/informes/relatoriodipirona2.pdf,13.S.E.

Andrade, C. Martinez, A.M. Walker, Comparative safety evaluation of non-narcotic analgesics, J. Clin. Epidemiol., 51, 12 (1998).14.S. Mao, S. Yang S, D. Bi, Pharmacodynamics and potential toxicity of intranasally administered dipyrone, Biol. Pharm. Bull., 29, 7 (2006).15.M.

  • Levy, E. Zylber-Katz, B.
  • Rosenkranz, Clinical pharmacokinetics of dipyrone and its metabolites, Clin.
  • Pharmacokinet., 28, 3 (1995).16.A.M.
  • Domínguez-Ramírez, P.C.
  • Calzadilla, A.R.
  • Cortés-Arroyo, M.
  • Hurtado y de la Peña, J.R. López, M.
  • Gómez-Hernández, J.F.
  • López-Muñoz, High-performance liquid chromatographic assay for methamizol metabolites in rat plasma: Application to pharmacokinetic studies, J.

Pharm. Biomed. Anal., 71, 173-8 (2012).17.A.M. Domínguez-Ramírez, A.R. Cortés-Arroyo, M. Hurtado y de la Peña, J.R. López, J.F. López-Muñoz, Effect of methamizol on morphine pharmacokinetics and pharmacodynamics after acute and subchronic administration in arthritic rats, Eur.J.

  1. Pharmacol., 645, 1-3 (2010).18.C.
  2. Campos, R.
  3. De Gregorio, R.
  4. García-Nieto, F. Gago, P.
  5. Ortiz, S Alemany, Regulation of cyclooxygenase activity by metamizol, Eur.J.
  6. Pharmacol., 378¸ 3 (1999).19.N.V.
  7. Chandrasekharan, H. Dai, K.L.
  8. Roos, N.K.
  9. Evanson, J.
  10. Tomsik, T.S.
  11. Elton, D.L.
  12. Simmons, COX-3, a cyclooxygenase-1 variant inhibited by acetaminophen and other analgesic/antipyretic drugs: Cloning, structure, and expression, Proc.

Natl. Acad. Sci.U.S.A., 99, 21 (2002).20.D. Alves, I. Duarte, Involvement of ATP-sensitive K+ channels in the peripheral antinociceptive effect induced by dipyrone, Eur.J. Pharmacol., 444, 1-2 (2002).21. Woodhouse, P.D. Drummond, Mechanisms of increased sensitivity to noise and light in migraine headache, Cephalalgia, 13, 6 (1993).22.

Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos – INVIMA (Colombia). Sistema de Trámites en Línea Consultas Públicas. Bogotá: INVIMA,, Disponible desde: URL: http://web.sivicos.gov.co:8080/consultas/consultas/consreg_encabcum.jsp 23. Micromedex Healthcare Series. DRUGDEX System. «Dipyrone» Greenwood Village, CO: Truven Health Analytics, 2013.

Recuperado 15 Abril de 2012. URL: http://www.thomsonhc.com/,24.P. Schönhöfer, L. Offerhaus, A. Herxheimer, Dipyrone and agranulocytosis: What is the risk? Lancet, 361, 9361 (2002).25.M. Sener, C. Yilmazer, I. Yilmaz I, N. Bozdogan, C. Ozer, A. Donmez, G. Arslan, Efficacy of lornoxicam for acute postoperative pain relief after septoplasty: A comparison with diclofenac, ketoprofen, and dipyrone, J.

Clin. Anesth., 20, 2 (2008).26.A. Saray, U. Büyükkocak, I. Cinel, A.T. Tellioglu, U. Oral, Diclofenac and metamizol in postoperative analgesia in plastic surgery, Acta Chir. Plast., 43, 3 (2001).27.S.A. Schug, A. Manopas, Update on the role of non-opioids for postoperative pain treatment, Best Pract. Res. Clin.

Anaesthesiol., 21, 1 (2007).28.A. Spacek, E. Goraj, F.X. Neiger, J. Jarosz, Kress H.G, Superior postoperative analgesic efficacy of a continuous infusion of tramadol and dipyrone (metamizol) versus tramadol alone, Acute Pain, 5, 1 (2003).29.L.M. Torres, M.J.

Rodríguez, A. Montero, J. Herrera, E. Calderón, J. Cabrera, R. Porres, M.R. de la Torre, T. Martínez, J.L. Gómez, J. Ruiz, I. García-Magaz, J. Cámara, P. Ortiz, Efficacy and safety of dipyrone versus tramadol in the management of pain after hysterectomy, Reg. Anesth. Pain Med., 26, 2 (2001).30.S. Soltesz, M.U. Gerbershagen, B.

Pantke, F. Eichler, G. Molter, Parecoxib versus dipyrone (metamizole) for postoperative pain relief after hysterectomy, Clin. Drug Investig., 28, 7 (2008).31.E.O. Tulunay, F.C. Tulunay F, S.E. Gulmez, H. Ergun, A. Demireller, The analgesic efficacy of dipyrone during removal of nasal packings after septal surgery, J.

  1. Headache Pain, 5, 4 (2004).32.
  2. Steffen, E. Krinn, A.
  3. Möller, W.
  4. Seeling, M.G.
  5. Rockemann, Metamizol and Diclofenac profoundly reduce opioid consumption after minor trauma surgery, Acute Pain, 4, 2 (2002).33.H.
  6. Ergün, M.G.
  7. Clingir, I.
  8. Apaydin, A.R.
  9. Ercöcen, F.C.
  10. Tulunay, The effect of dipyrone on survival of skin flaps, Scand.J.

Plast. Reconstr. Hand Surg., 35, 1 (2001).34.J. Sánchez-Carpena, J. Sesma-Sánchez, C. Sánchez-Juan C, S. Tomás-Vecina, D. García-Alonso, J. Rico-Salvadó, M. Forns, M. Mas, I. Paredes, R. Artigas, Dexketoprofen renal colic study group. Comparison of dexketoprofen trometamol and dipyrone in the treatment of renal colic, Clin.

Drug Investig., 23, 3 (2003).35.J. Sánchez-Carpena, F. Domínguez-Hervella, F. García, E. Gene, R. Bugarín, A. Martín, S. Tomás-Vecina, D. García, J.A. Serrano, A. Román, M. Mariné, M.L. Mosteiro, Dexketoprofen renal colic study group, Comparison of intravenous dexketoprofen and dipyrone in acute renal colic, Eur.J.

Clin. Pharmacol., 63, 8 (2007).36.A.S. Ramaciotti, B.G.O. Soares, A.N. Atallah, Dipyrone for acute primary headaches (Review), The Cochrane Library, 4, (2012).37.J.F. Duarte Souza, P.P. Lajolo, H. Pinczowski, A. del Giglio, Adjunct dipyrone in association with oral morphine for cancer-related pain: the sooner the better, Support Care Cancer, 15, 11 (2007).38.S.

  1. Ampe, M. Warm, S.
  2. Landwehr, D Oguzhan, S.
  3. Haussmann, M. Paul, B.
  4. Pilgram, P.
  5. Iencke, Clinical equivalence of IV paracetamol compared to IV dipyrone of postoperative analgesia after surgery for breast cancer, Curr. Med. Res.
  6. Opin., 22, 10 (2006) 39.H.L.
  7. Yilmaz, N.
  8. Alparslan D.
  9. Yildizdas, I.
  10. Bayram, E.
  11. Alhan, Intramuscular dipyrone versus oral ibuprofen or nimesulide for reduction of fever in the outpatient setting, Clin.

Drug Investig., 23, 8 (2003).40.A. Wong, A. Sibbald, F. Ferrero, M. Plager M, M.E. Santolaya, A.M. Escobar, S. Campos, S. Barragán, M. De León González, G.L. Kesselring, Fever pediatric study group, Antipyretic effects of dipyrone versus ibuprofen versus acetaminophen in children, Clin.

Pediatr. (Phil.), 40, 6 (2001).41.K. Hedenmalm, O. Spigset, Agranulocytosis and other blood dyscrasias associated with dipyrone (metamizole), Eur.J. Clin. Pharmacol., 58, 4 (2002).42.C.A. Calderón-Ospina, A. Urbina-Bonilla, La Farmacovigilancia en los últimos 10 años: actualización de conceptos y clasificaciones, Logros y retos para el futuro en Colombia, Méd.

UIS, 24, 1 (2011).43.L. Ibañez, X. Vidal, E. Ballarín, J.R. Laporte, Agranulocytosis associated with dipyrone (metamizol), Eur.J. Clin. Pharmacol., 60, 11 (2005).44.R. Braun, I. Biiche, P. Maier, H. Thiele, Perioperative analgesia with intraoperatively started infusion of high- dose dipyrone in orthopaedic and trauma surgery, Acute Pain, 2, 4 (1999).45.H.K.

  • Doshi, J. Thambiah, C.L.
  • Chan, M.E.P.A.
  • Tambyah, Necrotising fasciitis caused by adulterated traditional Asian medicine: A case report, J. Orthop. Sur.
  • Hong Kong), 17, 2 (2009).46.C.
  • Calderón-Ospina, C.
  • Bustamante-Rojas, The DoTS classification is a useful way to classify adverse drug reactions: a preliminary study in hospitalized patients, Int.J.

Pharm. Prac., 18, 4, (2010).47.F. Andersohn, C. Konzen, E. Garbe, Systematic review: Agranulocytosis induced by nonchemotherapy drugs, Ann. Internal Med., 146, 9, (2007).48.M.B. Forrester, Pattern of dipyrone exposure in Texas, 1998 to 2004, J. Med. Toxicol., 2, 3 (2006).49.

Maluf, N. Hamerschlak, A.B. Cavalcanti, A.A. Júnior, J. Eluf-Neto, R.P. Falcão, I.G. Lorand-Metze, D. Goldenberg, C.L. Santana, Dde O Rodrigues, L.N. Passos, L.G. Rosenfeld, M. Pitta, S. Loggetto, A.A. Ribeiro, E.D. Velloso, A.T. Kondo, E.O. Coelho, M.C. Pintão, H.M. de Souza, J.R. Borbolla, R. Pasquini, Incidence and risk factors for agranulocytosis in Latin American countries-the Latin Study, Haematologica, 94, 9 (2009).50.

M Pfersdorff, Diclofenac/dipyrone agranulocytosis: Case report, Reactions weekly, 1347, 1 (2011).51.A. Luengo, Neutropenia in an elderly patient: Case report, Reactions Weekly, 1316, 1 (2010).52.H.M. Candido, M.R. Bortolotto, T.M. Strabelli, L.A. Benvenuti, Case 4/2011 – Agranulocytosis and puerperal sepsis in woman after the use of ceftriaxone, Arq.

  1. Bras. Cardiol., 97, 2 (2011).53.C.E.
  2. Daphan, O.
  3. Abbasoglu, F.
  4. Agalar, M.C.
  5. Yagmurdur, Neutropenic enterocolitis due to dipyrone use, Aust.N.Z.J.
  6. Surg., 69, 9 (1999).54.S.
  7. Yetgin, E.
  8. Ozyiirek, D. Aslan, M.
  9. Cetin, Metamizole sodium-induced severe aplastic anemia and its recovery with a short-course steroid therapy, Pediatr.

Hematol. Oncol., 21, 4 (2004).55.M.A. Gonzalo-Garijo, D. de Argila, I. Rodriguez-Nevado, Generalized reaction after patch testing with methamizol, Contact Dermatitis, 45, 3 (2001).56. International Collaborative Study of Severe Anaphylaxis, Pharmacoepidemiol.

Drug Saf., 12(3): 195-202 (2003).57. Risk of anaphylaxis in a hospital population in relation to the use of various drugs: an international study, The International Collaborative Study of severe anaphylaxis risk of anaphylaxis in a hospital population in relation to the use of various drugs: an international study.

Pharmacoepidemiol Drug Saf., 12, 3 (2003).58.A. Helbling, T. Hurni, U.R. Mueller, W.J. Pichler, Incidence of anaphylaxis with circulatory symptoms: a study over a 3- year period comprising 940,000 inhabitants of the Swiss Canton Bern, Clin. Exp. Allergy, 34, 2 (2004).59.M.C.

  1. Laxenaire, P.M.
  2. Mertes, Groupe detudes des reactions anaphylactoides peranesthesiques anaphylaxis during anaesthesia, Results of a two-year survey in France, Br.J.
  3. Anaesth., 87, 4 (2001).60.S.
  4. Brenner, A.
  5. Bialy-Golan, N.
  6. Crost, Dipyrone in the induction of pemphigus, J. Am. Acad.
  7. Dermatol., 36, 3 Pt 1 (1997).61.M.A.

Gonzalo-Garijo, R. Pérez-Calderón, D. De Argila, L. Rodríguez-Nevado, Metamizole-induced acute generalized exanthematous pustulosis, Contact Dermatitis, 49, 1 (2003).62.K. Eyerich, C. Traidl-Hoffmann, A. Albert, R. Kerzl, S. Rombold, U. Darsow, B. Eberlein,T. Jakob, J.

  • Ring, R. Hein, Lipomatous metaplasia after severe and chronic cutaneous inflammation, Dermatology, 217, 1 (2008).63.J.
  • Dalmau, E.
  • Serra-Baldrich, E. Roé, L.
  • Peramiquel, A.
  • Alomar, Use of patch test in fixed drug eruption due to metamizole (Nolotil), Contact Dermatitis, 54, 2 (2006).64.L.
  • Feldmeyer, Dipyrone, Reactions Weekly, 1330, 1 (2010).65.B.

Bar-Oz, M. Clementi, E. Giantonio, Metamizol (dipyrone, optalgin) in pregnancy, is it safe? A prospective comparative study, Eur.J. Obstet. Gynecol. Reprod. Biol., 119, 2 (2005).66.A. Weintraub, D. Mankuta, Dipyrone-induced oligohydramnios and ductus arteriosus restriction, Isr.

¿Cuántos mg de dipirona por kg?

Para el tratamiento de fiebre en niños, habitualmente es suficiente la dosis de 10 mg/kg de peso corporal. Es esperable que los efectos analgésico y antipirético se presenten entre los 30 y 60 minutos posteriores a la administración.

¿Cuánto de dipirona jarabe por kilo?

Presentación

Infantes Adultos y Adolescentes
5 – 8 kg (aprox.3 a 11 meses) A partir de los 15 años
Dosis individual 1,25 a 2,5 ml ¼ a ½ medidas 10 a 20 ml 2 a 4 medidas
Dosis diaria máxima 2,5 ml Hasta 4 veces al día 20 ml Hasta 4 veces al día

¿Cómo calcular la dosis por kg de peso?

mg/kg/d | Fundación Dr. Antoni Esteve Entre médicos, cuando se quieren expresar dosis múltiples ajustadas por peso corporal, es habitual utilizar dos barras consecutivas de división: 50 mg/kg/d, por ejemplo, para indicar dosis diarias de 50 miligramos por kilogramo de peso.

  1. En sentido estricto, es evidente que las normas de tipografía matemática consideran incorrecto el uso de dos o más barras de visión sin los paréntesis que indiquen el orden correcto de las operaciones.
  2. La forma correcta debería ser 50 (mg/kg)/d, para evitar confusiones con 50 mg/(kg/d).
  3. En la práctica, no obstante, el riesgo de confusión es prácticamente nulo, pues ningún médico escribiría 50 mg/kg/d para dar a entender 50 mg/(kg/d), sino que escribiría directamente 50 mg·d/kg.

Otras posibilidades de notación científica correcta son 50 mg·kg –1 ·d –1 y 50 mg/(kg·d), que resultan aún más extrañas a los ojos de un médico. Todos los médicos que conozco entienden infinitamente mejor una dosis expresada en mg/kg/d que en mg·kg –1 ·d –1,

¿Cuál es la dosis de metronidazol en niños?

Lactantes y niños: 30 mg/kg/día divididos cada 6 h (máximo: 4 g/día).

¿Cómo calcular dosis ejemplos?

He titulado esta nueva infografía como el maravilloso mundo de las micro y macrogotas, con un cierto tono de humor, puesto que hay veces que nos volvemos locos intentando calcular estos ritmos, cuando ademas sabemos que hoy en día pocas veces nos hace falta calcular los ritmos en gotas pero aún así tienes que saberlo. Para controlar esta fórmula tienes que saber un par de conceptos.

Que 1 ml es igual a 60 micro gotasQue 1 ml es igual a 20 macro gotas

Ponemos el ejemplo de la infografía. Cuantas microgotas por minuto necesito para pasar 500 ml de suero en 60 minutos Las microgotas/min que necesito serán X = a los ml de suero que tengo que pasar multiplicado por 60 (1ml = 60 microgotas) que despues dividimos por el tiempo en minutos. Que Cantidad De Metamizol Sodico Para NiOs Una vez realizado los cálculos obtendrás el ritmo a microgotas/minuto, que afortunadamente es lo mismo que a mililitros/hora (ml/h), por lo tanto no tendrás que realizar ningún otro calculo en caso de que necesitarás pasarlo a ml/h. Por el contrario, si necesitas calcular el ritmo a macro gotas/minuto tendrás que hacer los mismo cálculos pero esta vez multiplicar el volumen de suero por 20 (1 ml = 20 macro gotas). Que Cantidad De Metamizol Sodico Para NiOs Que Cantidad De Metamizol Sodico Para NiOs Visto en Twitter, gracias por las aportaciones Fan total de tu blog.? En mi UCI?, para programar las bombas de fluidos en ml/h, la regla del 21: N° de sueros500cc/24hx21 Ejemplos: 1000cc/24h=2 x 21=42ml/h 1500cc/24h=3 x 21=63ml/h 2000cc/24h=4 x 21=84ml/h — Masun (@Masuncica1) March 23, 2018 En mi país ?? utilizamos otra fórmula ml de suero/ número de horas / valor constante (valor destinado a normogotero (4), microgotero (1), equipo de transfusión (5)) Ejemplo: 1000 ml para pasar en 8 horas con normogotero: 1000/8/4 = 31.25 gotas por minuto Redondeamos a 31 ? — Oscar Vega (@oscar_vegalpz) March 22, 2018 Espero que ahora te resulte más fácil calcular los ritmos de goteo. Que Cantidad De Metamizol Sodico Para NiOs En la siguiente infografía puedes ver la misma información que en la de arriba explicada de otra manera por si la entiendes mejor. Y además, otro recurso, la REGLA DE LOS 7, Si sabemos lo que tarda en pasar un suero de 500 ml en 24 horas, que son 7 gotas/minuto,

Podremos usar la siguiente regla. Multiplicar 7 por el número de sueros que tenemos que pasar. Esta regla es muy útil si nos preguntan el ritmo en gotas/minuto. Si necesitas primero las gotas/min y después en ml/h solo tendrás que multiplicar por 3. Ejemplo: Tengo que pasar 2 sueros de 500 ml en 24 horas.

Multiplico 7 x 2 = 14 gotas/minuto. Ahora multiplico 14 x 3 y obtengo el ritmo en mililitros/hora que serían 42 ml/h. Que Cantidad De Metamizol Sodico Para NiOs Ahora que sabes calcular el ritmo tanto en gotas como en mililitros. Te dejo una lista con los ritmos de suero en ml/h, Si lo quieres en gotas/minuto recuerda que solo tienes que dividir entre 3 (21/3 = 7 gotas/minuto). Que Cantidad De Metamizol Sodico Para NiOs ritmo sueros Que Cantidad De Metamizol Sodico Para NiOs Sueroterapia

¿Qué pasa si a un niño no se le baja la fiebre?

También llame al médico del niño, si: Su niño ‘actúa enfermo’ una vez que la fiebre le ha bajado. Si parece estar empeorando. La fiebre persiste por más de 24 horas en un niño menor de 2 años de edad. La fiebre persiste por más de 3 días (72 horas) en un niño mayor de 2 años de edad.

¿Qué pasa si le doy metamizol y paracetamol?

La asociación de paracetamol y metamizol es eficaz en la reducción del dolor y en el aumento de la eficacia analgésica, y supone una alternativa eficaz a la combinación de paracetamol y AINE. No obstante, sería conveniente realizar estudios de mayor envergadura con el fin de obtener resultados más concluyentes.

¿Cómo administrar dipirona jarabe en niños?

Dosis máxima diaria: 8 comprimidos u 80 ml de jarabe, divi- didos en cuatro veces por día. Lactantes y niños de 3 a 11 meses (5 a 8 kg): 1,25 a 2,5 ml cada 6 horas. Dosis máxima diaria: 10 ml divididos en cuatro veces por día. Niños de 1 a 3 años (9 a 15 kg): 2,5 a 5 ml cada 6 horas.

¿Cuánto de dipirona jarabe por kilo?

Presentación

Infantes Adultos y Adolescentes
5 – 8 kg (aprox.3 a 11 meses) A partir de los 15 años
Dosis individual 1,25 a 2,5 ml ¼ a ½ medidas 10 a 20 ml 2 a 4 medidas
Dosis diaria máxima 2,5 ml Hasta 4 veces al día 20 ml Hasta 4 veces al día

¿Cuántos ml por kg de dipirona?

https://doi.org/10.15446/rcciquifa.v43n1.45472 – http://dx.doi.org/10.15446/rcciquifa.v43n1.45472 Artículo de revisión Dipirona: ¿Beneficios subestimados o riesgos sobredimensionados? Revisión de la literatura Dipyrone: Benefits underestimated or oversized risks? Review of the literature.

  1. Tatiana Patricia Buitrago-González 1, Carlos Alberto Calderón-Ospina 2, Alvaro Vallejos-Narváez.3 1,2 Escuela de Medicina y Ciencias de la Salud.
  2. Universidad del Rosario.
  3. Carrera 24 N° 63C – 69.
  4. Bogotá D.C.
  5. Correos electrónicos: [email protected].
  6. [email protected] 1 Facultad de Medicina, Fundación Universitaria de Ciencias de la Salud.

Correo electrónico: [email protected] Recibido para evaluación: Diciembre 12 de 2013 Aceptado para publicación: Mayo 29 de 2014 RESUMEN Dipirona es un analgésico, antipirético, espasmolítico y antiinflamatorio de amplio uso en Colombia y Latinoamérica, proscrito por agencias regulatorias de referencia, por el riesgo de agranulocitosis y otras discrasias sanguíneas.

  • Estos antecedentes han generado controversia e incluso aprensión dentro de los prescriptores, lo cual justifica esta revisión.
  • Una vez revisada la literatura se encuentra que dipirona es eficaz como antipirético y para manejo del dolor agudo, crónico, postoperatorio, cólico renal y migraña.
  • La prevalencia de agranulocitosis es de 0,03 al 0,5% en pacientes europeos y la incidencia de pacientes hispanos está alrededor de 0,38 casos por un millón de habitantes/año y aun menor en anemia aplásica.

El riesgo de lesión gástrica es menor que el de otros AINEs de uso habitual y es un medicamento relativamente seguro en el embarazo. Otros efectos adversos incluyen hipersensibilidad, anafilaxia, pénfigo e hipotensión arterial relacionada con la administración intravenosa rápida del medicamento.

Conclusiones: Dipirona conlleva un riesgo muy bajo de generar discrasias sanguíneas en población latinoamericana posiblemente por factores farmacogenéticos aún no identificados. Los principales factores de riesgo incluyen la duración del tratamiento, la dosis empleada y el uso concomitante de otros medicamentos que generen mielotoxicidad.

Palabras clave : Dipirona, Agranulocitosis, Anemia aplásica, Farmacovigilancia, Toxicidad por medicamentos, Resultados del tratamiento. SUMMARY Dipyrone is an analgesic, antipyretic, antispasmodic and anti-inflammatory widely used in Colombia and Latin America, outlawed by reference regulatory agencies due to the risk of agranulocytosis and other blood dyscrasias.

These facts have generated controversy and even apprehension within prescribers, which justifies this review. After reviewing the literature is that dipyrone is effective as antipyretic and management of acute pain, chronic, postoperative, renal colic and migraine. The prevalence of agranulocytosis is 0.03 to 0.5% in European patients and the incidence in Hispanic patients is about 0.38 cases per million inhabitants / year and even lower for aplastic anemia.

Gastric injury risk is lower than that of other commonly used NSAIDs and is a relatively safe drug during pregnancy. Other adverse effects include hypersensitivity, anaphylaxis, pemphigus and hypotension related to rapid intravenous administration of the drug.

Conclusions: Dipyrone carries a very low risk of blood dyscrasias in Latin American population, possibly due to pharmacogenetic factors not yet identified. The main risk factors include duration of treatment, the dose used and the concomitant use of other drugs that produce myelotoxicity. Key words: Dipyrone, Agranulocytosis, Aplastic anemia, Pharmacovigilance, Drug Toxicity, Treatment Outcome.

INTRODUCCIÓN La dipirona es una pirazolona también llamada metamizol, es un fármaco analgésico, antipirético, espasmolítico y con mínimo efecto antiinflamatorio, ampliamente utilizado, Las pirazolonas fueron descubiertas en 1884 por Ludwig Knorr, fueron introducidas en el mercado en el siglo XIX y ampliamente utilizadas hasta 1970, momento en el cual fueron relacionadas con algunas reacciones adversas como la agranulocitosis,

Este medicamento fue fabricado por primera vez en Alemania en 1922 y la FDA (Food and Drug Administration), agencia regulatoria de medicamentos estadounidense prohibió su uso en 1977, Ha sido censurada en algunos países a causa de una posible asociación con agranulocitosis y anemia aplásica; pero aún así, se sigue utilizando en países como Austria, Bélgica, Francia, Alemania, Italia, Países Bajos, Turquía, España, Suiza, Sudáfrica, Rusia, y en América Latina y, debido a que es eficaz, de bajo costo y puede ser administrada por varias vías,

En Israel la dipirona es de venta libre, se usa para adultos y está aprobada para niños mayores de tres meses de edad, En Brasil es el principal analgésico utilizado, con un 31,8% del mercado de los analgésicos, seguida por paracetamol (29,7%) y ácido acetilsalicílico (27,1%), se utiliza ampliamente y se considera segura,

El hecho de que haya sido retirada de varios mercados, ha dificultado la ampliación del perfil de seguridad de este medicamento, especialmente en el embarazo; incluso al momento de su prohibición cuando se disponía de poca información para cuantificar el riesgo asociado a su uso, ASPECTOS FARMACOLÓGICOS DE LA DIPIRONA La dipirona es un derivado de la aminopirina, también denominada noramidopirina, metamizol, metampirone; cuyo nombre químico es 1-fenil-2,3-dimetil-5-pirazolona-4-metilsulfonato,

Es un compuesto hidrofílico que en solución es rápidamente hidrolizado a sus metabolitos, Tiene un bajo peso molecular (351,3 daltons), La fracción activa 4-metil-amino-antipirina (MAA), tiene 85% de biodisponibilidad después de la administración oral en forma de tableta y alcanza su concentración máxima sérica (tmax) en 1,2 a 2 horas después de su administración,

La biodisponibilidad luego de administración intramuscular y rectal es de 87 y 54%, respectivamente, El efecto analgésico alcanza su pico entre 20 a 45 minutos después de la administración intravenosa, La unión a proteínas plasmáticas de los 4 metabolitos principales de la dipirona es menor al 60%,

El volumen aparente de distribución de MAA es de aproximadamente 1,15 L por kg de masa corporal. Al ser un compuesto hidrofílico no pasa barreras con facilidad y tiene poca acumulación en tejidos, La dipirona en su metabolismo genera cuatro metabolitos, dos activos y dos inactivos (ver tabla 1 y figura 1 ), La dipirona es un profármaco que se hidroliza rápidamente por un mecanismo no enzimático para formar 4-metilaminoantipirina (MAA) su principal metabolito activo. El MAA se metaboliza en el hígado por desmetilación y produce 4-aminoantipirina (AA); a su vez el MAA por oxidación genera 4-formolaminoantipirina (FAA); y finalmente la AA es acetilada por la N-acetil-transferasa para formar 4-acetilaminoantipirina (AAA),

  1. El análisis de microsomas hepáticos de los pacientes tratados con dipirona ha mostrado inducción de las enzimas CYP2B6, CYP3A4 y de la bupropión hidroxilasa en comparación con sujetos no tratados con dipirona,
  2. Así, la dipirona favorece la hidroxilación hepática y eliminación del bupropión (que además es sustrato del CYP2D6) y de otros sustratos de esta isoenzima (CYP2B6) como ciclofosfamida, selegilina, propofol y efavirenz.

Así mismo, se ha demostrado que la co-administración de dipirona y ciclosporina trae como consecuencia una disminución en la concentración plasmática de este último fármaco por un efecto inductor del sistema CYP3A4, Para la eliminación de los metabolitos de dipirona es necesaria la transformación a glucurónidos, los cuales tienen depuración predominantemente renal, aproximadamente en un 60%,

Aproximadamente el 20% de dipirona es eliminado como MAA, en forma de glucurónido, La MAA tiene una semivida de eliminación (t1/2) de 2,6 a 3,5 horas a FAA, El mecanismo de acción de dipirona comprende un efecto a nivel periférico, reduciendo la actividad de nociceptores sensibles a la activación de dolor y centralmente al actuar sobre la sustancia gris periacueductal, activando las vías inhibitorias del dolor,

La acción central explicaría su efecto antiemético y de control de la fotofobia, Algunos estudios proponen que su acción periférica es el principal mecanismo analgésico, inhibiendo de manera reversible las dos isoformas de la ciclooxigenasa COX 1 y COX 2.

Se propone que la 4-metilaminoantipirina, su principal metabolito activo, inhibe ambas isoformas ; aunque también se ha visto que la dipirona puede inhibir la COX-3, A nivel periférico ocasiona una desensibilización de las terminaciones del nervio trigémino estimuladas por la inflamación neurogénica, lo cual se relaciona con su acción antimigrañosa.

A su vez se ha sugerido que el efecto antinociceptivo periférico también se puede asociar con canales sensibles al ATP, canales de potasio y posiblemente estimulación de la vía L-arginina/NO/cGMP en las neuronas sensoriales, Los efectos centrales y periféricos se asocian, ya que el efecto periférico genera reducción aferente excitatoria al tallo cerebral, generando una acción central,

  • Aunque el mecanismo molecular analgésico y antipirético de la dipirona ha estado en debate por mucho tiempo, se cree que inhibe la ciclooxigenasa, bloqueando la síntesis de tromboxano en las plaquetas y de prostaglandinas E1 y E2,
  • En cuanto a su efecto espasmolítico, se sabe que está relacionado con la formación de las amidas araquidonoles en otros tejidos, que estimulan los receptores canabinoides,

Dipirona puede afectar la permeabilidad de la membrana celular y de los canales iónicos; y a su vez podría reducir o inhibir la concentración de los aminoácidos excitatorios o N-metil-D-aspartato, mecanismo importante en la migraña con aura, debido a que en esta patología hay un estado de hiperexcitabilidad neuronal, con mayor concentración de aminoácidos excitatorios en LCR como glutamato y aspartato,

En Colombia el INVIMA tiene registro sanitario aprobado para las siguientes formas farmacéuticas: Dipirona sódica solución inyectable de 1 g/2ml y 2 g/5ml, dipirona magnésica solución inyectable de 2,5 g/5ml, dipirona tabletas de 500 y 324 mg, solución oral 50 mg/ml y jarabe 50 mg/ml, Para el manejo de la fiebre, la dosis eficaz por vía oral es de 0,5 a 1 g y se administra una dosis tres veces al día.

La dosis máxima diaria recomendada es de 3 a 4 gramos, Las dosis habituales por vía parenteral son de 0,5 a 1 g por vía intravenosa principalmente, pero también puede aplicarse por vía intramuscular o subcutánea, En pacientes con insuficiencia renal, menos del 8% de la dosis se elimina por vía renal, como el metabolito activo MAA (4-metilaminoantipirina); y su eliminación en pacientes con insuficiencia renal crónica no está alterada.

  • En los pacientes con falla renal aguda se ha evidenciado aumento de la vida media del MAA, que van desde 2,5 a más de 40 horas, lo que puede contribuir a reacciones adversas graves debido a la acumulación del fármaco.
  • No hay mucha experiencia sobre cómo realizar el ajuste de dosis respectivo, debido a que no hay estudios formales en estos pacientes.

La recomendación general es no usar dosis altas y reducir la duración del tratamiento al mínimo posible, En los niños dipirona gotas orales (500 mg/mL) se usa a una dosis de 20 mg/Kg hasta 4 veces al día, siendo eficaz para el tratamiento de la fiebre,

INDICACIONES Y EFICACIA DE LA DIPIRONA Hay diferentes indicaciones para el uso de dipirona y la eficacia varía de acuerdo a estas. Su baja toxicidad y su eficacia soportan su uso en la práctica clínica, Dipirona se utiliza ampliamente para el tratamiento del dolor agudo y crónico ; en Alemania es un fármaco ampliamente prescrito para estos dos tipos de dolor,

En el manejo del dolor agudo tiene varias indicaciones, así: En el dolor postoperatorio muchas publicaciones afirman que este medicamento es eficaz ; algunas revisiones Cochrane del equipo de McQuay confirman que incluso una sola dosis de dipirona es eficaz para este tipo de dolor,

  1. En el manejo del dolor postoperatorio los analgésicos opioides son muy eficaces pero ocasionan efectos adversos como náuseas, vómito, retención urinaria, sedación, íleo paralítico y depresión respiratoria,
  2. Diferentes estudios han analizado que otros analgésicos podrían ser eficaces para esta indicación.

Se describe que la eficacia de lornoxicam IM 16 mg/día, diclofenaco 150 mg/día, ketoprofeno 200 mg/día y dipirona 3 g/día es muy similar para el dolor postoperatorio agudo; y la eficacia de una dosis única de dipirona es similar a la de los otros analgésicos para esta indicación,

Recientemente se ha propuesto que dipirona es más eficaz que parecoxib o paracetamol parenteral en el tratamiento del dolor postoperatorio, Se plantea que dipirona 1 g IM tres veces al día es más eficaz que diclofenaco 75 mg dos veces al día, para esta indicación, Dipirona es ampliamente utilizada para proporcionar alivio del dolor postoperatorio por sí misma y en combinación con opioides en varios países,

Se ha demostrado la eficacia que tiene dipirona en el manejo del dolor visceral en pacientes en posoperatorio; siendo la combinación de dipirona con un opioide débil como tramadol más eficaz que el opioide como monoterapia, En el posoperatorio de histerectomía, al comparar dipirona con tramadol se ha visto que la eficacia es similar,

Parecoxib 40 mg c./12 horas, alivia el dolor de manera similar a la dipirona 4g c./24 horas durante las primeras 48 horas poshisterectomía, Hay pacientes que no se someten a una septoplastia por el dolor que pueden experimentar al retirar el empaquetamiento nasal; se ha demostrado que la administración de dipirona antes de este procedimiento es eficaz y costo-efectiva, minimizando el riesgo de complicaciones hemorrágicas, gastrointestinales y el daño renal asociados con los AINES clásicos; por este motivo, dipirona es una buena alternativa para estos pacientes,

Dipirona 1 g IV tres veces al día ha demostrado ser tan eficaz como diclofenaco administrado por vía rectal 100 mg dos veces al día después de una cirugía menor (32). De esta manera es posible afirmar que en el contexto del dolor posoperatorio, dipirona es uno de los analgésicos no opiodes más eficaces comercializados hasta la fecha,

See also:  Que Pasa Si Tomo Metamizol Y Alcohol?

Dipirona es eficaz en el manejo del cólico renal, incluso con una sola dosis por su actividad espasmolítica, Por eso es uno de los analgésicos de primera elección en el tratamiento de los pacientes con esta patología, La eficacia analgésica de una única dosis IM de dexketoprofeno trometamol (25 y 50 mg), en comparación con dipirona (2 g) en dolor moderado a severo como lo es el de cólico renal, es similar para estos dos analgésicos; pero dexketoprofeno trometamol tiene mayor eficacia analgésica porque tiene un inicio más rápido de acción,

Se ha reportado que el manejo del dolor tipo cólico renal con una dosis IV única de dexketoprofeno 25 mg, dexketoprofeno 50 mg o dipirona 2 g, no ha mostrado diferencias significativas para el alivio de este tipo de dolor entre los tres medicamentos (35).

Para el manejo del cólico biliar, se ha reportado que dipirona es más eficaz que desketoprofeno trometamol, La migraña es una enfermedad muy frecuente que afecta al 6% de los varones y 15% de las mujeres. Dipirona intravenosa es segura y costo-efectiva para el alivio de la migraña asociada a otros síntomas y por esto es una buena alternativa para el tratamiento de la crisis migrañosa con y sin aura; los pacientes que reciben dipirona tienen una baja tasa de recurrencia y una reducción de la necesidad de medicación de rescate,

Dipirona también produce alivio de la fonofobia, fotofobia, náuseas y aura, En una revisión Cochrane de cefalea primaria aguda en adultos y niños, que fueron tratados con dipirona, se concluyó que esta alivia la cefalea tensional de tipo «contracción muscular».

  • Se concluyó que una dosis de 1 g VO de dipirona fue más eficaz que una dosis de 1 g de ácido acetil salicílico para la cefalea tensional,
  • No hay información acerca de la efectividad de dipirona en los niños y faltan datos para llegar a conclusiones sobre que dosis es mejor (0,5 o 1 g) y cuándo usar VO vs IV,

En las odontalgias, dipirona también ha demostrado ser eficaz, En el manejo del dolor crónico, dipirona también ha demostrado eficacia. En el dolor ocasionado por el cáncer, en el cual el alivio de este es una piedra angular de su tratamiento, muchas veces paliativo, se documenta que dipirona puede ser eficaz para el control de este,

  • En pacientes que recibieron morfina y dipirona, dipirona mostró que mejora la eficacia de la morfina para el control analgésico, generando un efecto analgésico precoz y más duradero, incluso después de la suspensión de la dipirona,
  • Paracetamol comparado con dipirona mostró tener similar efecto analgésico,

Otras indicaciones para el uso de dipirona están dadas por su excelente efecto antipirético siendo eficaz incluso para el manejo de la fiebre refractaria, Comparando ibuprofeno, nimesulide y dipirona como antipiréticos, la disminución de la temperatura es mayor con dipirona que con ibuprofeno dos horas después de la administración de estos, aunque los tres antipiréticos fueron eficaces en la reducción de temperatura axilar en niños con estados febriles, EFECTOS ADVERSOS DE LA DIPIRONA La dipirona ha generado controversia en cuanto a su seguridad, en especial por no contar con la aprobación de la FDA. Antes de describir las reacciones adversas que puede generar este medicamento, se debe tener en cuenta que en una «reacción adversa probable» debe haber una relación temporal razonable entre la administración del medicamento y la aparición del evento adverso; y la reacción debe desaparecer después de suspender éste,

No hay consenso con respecto a si dipirona es un analgésico y antipirético lo suficientemente seguro y si la relación beneficio/riesgo está favor de emplearlo en la mayoría de pacientes. Entre los efectos adversos se describen: reacciones inmunes graves como anafilaxia, asma, enfermedad del suero, vasculitis por hipersensibilidad, alveolitis, neumonitis, hepatitis, o síndrome hemolítico urémico, cuatro veces más frecuentes que la agranulocitosis, el cual curiosamente ha sido uno de los efectos adversos más temidos de este medicamento,

Náuseas, vómito, irritación gástrica, xerostomía, astenia, exantemas e hipotensión están descritos entre los principales efectos adversos después de la administración intravenosa de dipirona, Hay otra literatura que ratifica su seguridad, su baja toxicidad, su eficacia y su buen perfil de tolerabilidad aguda, que apoya su uso en la práctica clínica,

Muchos autores aseguran que la dipirona es un potente analgésico que produce efectos adversos menores y que las RAM como hepatitis, agranulocitosis, anemia aplásica, anemia hemolítica, anafilaxia grave y el síndrome de Stevens – Johnson son raras, con tasas de incidencia entre 1 y 25 casos por cada millón de pacientes tratados al año con este medicamento,

Las discrasias sanguíneas son reacciones adversas descritas para dipirona, por las cuales y principalmente por la anemia aplásica, este medicamento no tiene aprobado su uso por la FDA. La incidencia de discrasias sanguíneas es de uno por cada 3000 usuarios,

  • Un estudio en Suecia describe que el porcentaje de discrasias sanguíneas es «alto» y concluye que dipirona no es segura; estos resultados no son concluyentes debido a que no hay datos sobre la dosis ni el tiempo de tratamiento relacionado con las reacciones adversas,
  • Dipirona no influye de manera significativa en la cascada de la coagulación y es bien tolerada por los pacientes,

La leucopenia se reporta también como un efecto adverso de dipirona, La agranulocitosis, el efecto adverso más grave y potencialmente fatal de dipirona, ha llevado a que este medicamento sea retirado en varios países, Aunque su frecuencia sigue siendo controvertida, hay artículos que concluyen que su incidencia es muy baja y que está sujeta a variabilidad geográfica,

ésta se explica en parte por los diferentes patrones de uso, en términos de dosis, duración y medicamentos concomitantes; además la agranulocitosis podría tener también una predisposición genética, es por eso que la agranulocitosis tiene diferentes causas, tanto farmacológicas como no farmacológicas.

El mecanismo de producción de la agranulocitosis por dipirona se ha analizado en varios estudios que han elucidado que este es probablemente de naturaleza inmunológica por lo que clásicamente ha sido clasificada como una RAM de tipo B o idiosincrática de acuerdo a la clasificación mecanística de las RAM propuesta por Rawlins y Thompson,

Varios estudios de larga data (1966), orientados a dilucidar la etiología de la agranulocitosis aguda por medicamentos, encontraron un total de 125 medicamentos probablemente relacionados con esta reacción adversa; y más del 50% de los casos son ocasionados por medicamentos comunes en la práctica clínica, tales como: clozapina, dapsona, dipirona, penicilina G, procainamida, rituximab, sulfasalazina, entre otros,

Dipirona y fenilbutazona se asocian como causa de agranulocitosis inducida por medicamentos, más frecuentemente, Andersohn and col. recomiendan el recuento de células sanguíneas de rutina, para los siguientes fármacos: carbimazol, clozapina, dapsona, dipirona, penicilina G (a dosis altas), procainamida, rituximab, sulfasalazina, y ticlopidina,

  • En el 2002, Backstrom señaló que la mayoría de los pacientes que desarrollaron agranulocitosis después del tratamiento con dipirona también habían sido tratados con otros medicamentos asociados con agranulocitosis, lo cual dificulta la cuantificación del riesgo asociado a la dipirona,
  • En 1981, Oficina General de Sanidad Alemana calculó el riesgo de agranulocitosis por dipirona en un caso por cada 20.000 usuarios al año; y en 1986 el Estudio Internacional de Anemia Aplásica y Agranulocitosis (IAAAS) informó que la incidencia era de un caso entre 1.100.000 usuarios de dipirona por semana,

El riesgo de agranulocitosis se ha estimado cercano a 0,1% y el de la anemia aplásica es cercano a cero, Otros estudios han reportado una incidencia anual de agranulocitosis de 5,02 casos por año, donde 3,36 fueron casos que se presentaron en la comunidad; adicionalmente se sugiere que el riesgo aumenta con la duración del uso y que desaparece 10 días después de la última dosis de metimazol,

Es así que la agranulocitosis por dipirona es poco frecuente y los casos que se atribuyen pueden ser en parte debido al empleo de dosis altas durante largos períodos de tiempo, En Texas, un estudio intentó recopilar todas las exposiciones a dipirona entre los años 1998 a 2004; reportando que ningún paciente presentó agranulocitosis,

El estudio LATIN en América Latina, realizado entre el 2002 y el 2005 en siete instituciones hospitalarias en Brasil, dos en Argentina y una en México; concluyó que la tasa de incidencia de agranulocitosis es de 0,38 casos por un millón de habitantes/año, y no hay razón para que se tomen medidas de salud pública con respecto a la comercialización de la dipirona,

  • Se plantea que la proporción de casos fatales ha disminuido en las últimas décadas siendo del 0% al 23%,
  • Hay reportes de caso de agranulocitosis en la literatura, de los cuales mencionamos algunos que son particularmente representativos desde el punto de vista clínico: A una paciente de 4 años de edad con neumonía, se prescribió dipirona IV, dosis no clara, tenía tratamiento concomitante con ceftriaxona y dicloxacilina; y posterior a esto presentó leucopenia y neutropenia; por lo cual se descontinuó la dipirona, normalizándose el recuento leucocitario.

Otra paciente de 51 años con fiebre y cefalea de larga data, presentó hipocelularidad en la médula ósea después de recibir dipirona; fue manejada inicialmente con ácido acetil salicílico y posteriormente con dipirona, teniendo un antecedente de alergia a este último medicamento el cual no fue reconocido oportunamente.

  1. Se reporta un caso de leucopenia en una mujer de 68 años en España (2010), la cual resolvió sin complicaciones.
  2. En Alemania se reportó un caso, en el cual no se pudo establecer si la agranulocitosis había sido generada por la dipirona, el diclofenaco o la combinación de los dos medicamentos: en Brasil (2011), una paciente de 34 años presentó agranulocitosis fatal cuando recibía ceftriaxona y dipirona concomitantemente,

En general se puede afirmar que no existe un consenso sobre el riesgo de agranulocitosis relacionada con dipirona, Las revisiones Cochrane del equipo McQuay confirman que una dosis de dipirona para el dolor posoperatorio y para el dolor del cólico renal, provoca pocas reacciones adversas,

Haciendo un paralelo entre dipirona y antinflamatorios no esteroideos, el riesgo de agranulocitosis asociado con el uso de dipirona debe ser comparado con reacciones adversas potencialmente mortales de estos últimos como son: sangrado gastrointestinal, hepatitis, discrasias sanguíneas, hipersensibilidad aguda o reacciones dermatológicas severas,

En cuanto al tratamiento de la agranulocitosis inducida por fármacos, los factores de crecimiento hematopoyéticos parecen lograr que la duración de esta reacción adversa sea más corta, reduciendo las infecciones y complicaciones fatales, La enterocolitis neutropénica es una complicación seria de la agranulocitosis.

Hay un reporte de caso (1999) de una paciente de 50 años, quien presentó un cuadro de 3 semanas de dolor abdominal, diarrea, úlceras en cavidad oral y lesión perianal dolorosa; la paciente había tomado dipirona 5 días previos al inicio del cuadro; el desenlace fue una hemicolectomía derecha con ileostomía y se planteó que la etiología fue la dipirona,

La anemia aplásica (AA) es una patología hematológica grave, caracterizada por una médula ósea hipoplásica o aplásica que genera una pancitopenia, Se ha reportado una incidencia en países de América Latina de 1,6 casos por millón de habitantes al año, la cual es baja; a su vez la incidencia más alta se reporta en los países asiáticos,

Un estudio realizado en Brasil, de 1999 al 2000, informó una incidencia de 2,4 casos por millón de habitantes al año, En cuanto a la etiología y factores de riesgo para desarrollar AA, se ha visto que la exposición frecuente a productos a base de benceno aumenta el riesgo; algunos medicamentos como dipirona y azitromicina, productos químicos y también factores ambientales pueden influir en su desarrollo,

Hay pocas asociaciones de AA con fármacos específicos y es probable que algunos de ellos fueran debidos al azar, Una reciente revisión muestra que la mayoría de los casos de anemia aplásica parece ser secundaria a la destrucción inmunológica de células hematopoyéticas y que la alta exposición a disolventes, pesticidas y benceno, puede influir en su aparición,

En 2004, en Turquía se reportó un caso de una niña de 13 años que desarrolló anemia aplásica severa después del tratamiento con dipirona (dosis no especificada); fue hospitalizada por infección urinaria que recibió manejo con amikacina y ciprofloxacina; y una semana después presentó fiebre y pancitopenia; el cuadro resolvió en 15 días y se cree que fue causado por una alta dosis de dipirona sódica,

Las Reacciones de Hipersensibilidad por dipirona pueden variar con un cuadro clínico desde eritema hasta broncoespasmo y angioedema, Se plantean como factores de riesgo de reacciones de hipersensibilidad severa a dipirona, antecedentes de alergias previas, intolerancia a ésta y a otros analgésicos no opioides, así mismo pacientes que presentan asma bronquial,

Tras la administración intradérmica de dipirona en pruebas de hipersensibilidad se ha documentado la aparición de lesiones en parches eritematosos en palmas, cara y pabellones auriculares, después de 20 minutos de su aplicación, La urticaria es otro efecto adverso reportado, En cuanto a la anafilaxia, para la mayoría de los analgésicos no opioides, la incidencia está entre 5 a 15 casos/100.000 pacientes expuestos ; amenazando la vida por compromiso circulatorio,

Se ha reportado una reacción anafiláctica grave sin síntomas cutáneos después de la infusión intravenosa de 1 g de dipirona, Las reacciones anafilácticas son producidas por medicamentos diferentes a dipirona como medios de contraste (71/100.000), antibióticos (penicilina parenteral 32/1.000.000), dextrano (36/100.000), estreptoquinasa (284/100.000),

  1. Algunos medicamentos principalmente involucrados en la anafilaxia perioperatoria son los relajantes musculares (69,2% de los casos), látex (21,1%), antibióticos (8,0%) e hipnóticos (3,7%) ; siendo la incidencia de esta reacción adversa relativamente baja para dipirona (5/100.000),
  2. El pénfigo es otra reacción adversa, aunque su rol causal no ha sido concluyente,

La pustulosis exantematosa generalizada aguda, que se manifiesta como una erupción difusa pruriginosa, con pústulas y eritema en el tronco, se ha asociado también con el uso de dipirona, Así mismo está descrita la erupción por medicamentos, manifestada por máculas violáceas eritematosas pruriginosas en la espalda y la prueba de parche posterior,

  • El uso de dipirona se ha asociado también con la presentación de necrólisis epidérmica tóxica en adultos mayores, con resolución favorable la mayoría de veces,
  • La fascitis necrotizante también ha sido reportada como posible reacción adversa de dipirona, ésta puede ser potencialmente mortal, requiere un diagnóstico precoz y el desbridamiento quirúrgico; se plantea que la neutropenia aumenta la susceptibilidad a la infección bacteriana y luego conduce a la fascitis necrotizante,

Existe un reporte de caso de una paciente de 37 años que presentó una úlcera en la mucosa del labio inferior asociada a la automedicación con dipirona para la fiebre y tos, la cual apareció 3 semanas después de la administración del medicamento; un año atrás había presentado leucopenia después del uso de dipirona,

También están asociadas al uso de dipirona reacciones adversas de tipo cardiovascular. De estas reacciones, la hipotensión arterial que puede ser grave, se ha informado en uno de cada 3.000 pacientes, Los pacientes pueden presentar colapso cardiovascular por edema generalizado y la hipotensión consecutiva luego de la administración IV de dipirona durante la anestesia.

La presión arterial sistólica puede disminuir hasta en 20 mmHg, esto puede ocurrir en minutos o hasta 6 horas después de la administración de dipirona, Son factores de riesgo para hipotensión por dipirona, una infusión intravenosa rápida y la administración en bolos, por lo cual deben evitarse,

En un estudio colombiano realizado en pacientes hospitalizados dirigido a indagar la presentación de reacciones adversas y sus factores predisponentes no se documentaron casos de hipotensión relacionados con administración rápida de dipirona por vía intravenosa, A diferencia del ácido acetil salicílico y otros fármacos antiinflamatorios no esteroideos, dipirona no presenta efectos adversos gastrointestinales significativos,

Dipirona está asociada con un bajo riesgo de hemorragia gastrointestinal y este riesgo es mucho más bajo del que se reporta por el uso de AINE, La toxicidad gastrointestinal de dipirona se ha visto que es baja incluso en pacientes suicidas que han ingerido cantidades mayores de 8 g de dipirona,

El tratamiento recomendado en caso de intoxicación con dipirona es la descontaminación gastrointestinal (si ha pasado menos de una hora desde la ingestión) y medidas de apoyo, Respecto a la sobredosificación con dipirona, la información sobre sus efectos es escasa, pero al parecer ésta se produce principalmente en casa al ser administrada por vía oral, más frecuentemente en mujeres y en un número considerable de intentos de suicidio, donde el principal síntoma es la toxicidad gastrointestinal leve,

Es importante resaltar que las manifestaciones clínicas tóxicas no son inmediatamente evidentes, por lo cual se justifica una observación por un período de 8 horas. Aunque el tratamiento debe incluir básicamente medidas para el control de los síntomas ; el uso de carbón activado se puede considerar si el paciente ingirió 5 g o más y si se presenta dentro de 1 hora después de la exposición,

  • Las pruebas hematológicas de rutina no parecen estar justificadas, pero se necesitan más estudios para corroborar esta recomendación,
  • Al comparar dipirona con otros analgésicos y antipiréticos, el incremento en la mortalidad atribuida al ácido acetil salicílico y al diclofenaco está principalmente asociado a la hemorragia gastrointestinal,

La incidencia de hemorragia gastrointestinal es alrededor de 400 casos por millón de habitantes al año y que el 38% de estos casos son atribuibles a los AINE, Comparando la seguridad de dipirona con medicamentos con efecto antipirético como acetaminofén e ibuprofeno, se documenta que los tres son seguros sin diferencias estadísticamente significativas,

Un estudio colombiano dirigido a establecer el perfil de seguridad de dipirona y tramadol en pacientes hospitalizados de un hospital de referencia en Bogotá encontró que aproximadamente el 4% de un total de 2.547 pacientes presentó algún tipo de efecto adverso a este medicamento durante un periodo de seguimiento de 6 meses.

En este estudio la frecuencia de presentación de efectos adversos estuvo claramente relacionada con la dosis empleada siendo más numerosos cuando la dosis empleada fue de 10 g/día (69% de los casos). Por otra parte las reacciones adversas más frecuentes fueron las náuseas y el vómito, seguidas por las reacciones adversas dermatológicas. Para otros medicamentos se describen interacciones farmacológicas catalogadas como moderadas en MICROMEDEX, las cuales tienen una baja significancia clínica, tales como: Acenocumarol, Alprenolol, Amilorida, Amlodipino, Atenolol, Bisoprolol, Bumetanida, Candesartán, Captopril, Carvedilol, Clorpropamida, Chlortalidona, Desvenlafaxina, Diltiazem, Enalapril, Eprosartán, Esmolol, Flunarizina, Furosemida, Glimepiride, Glibenclamida, Hidroclorotiazida, Indapamida, Irbesartán, Labetalol, Levofloxacina, Carbonato de Litio, Losartán, Metoprolol, Nadolol, Nebivolol, Nicardipina, Nifedipina, Norfloxacina, Ofloxacina, Olmesartán, Pindolol, Propranolol, Quinapril, Ramipril, Sotalol, Espironolactona, Telmisartán, Timolol, Tolbutamida, Torasemida, Triamtereno, Valsartán, Verapamilo y Warfarina,

  • USO EN EMBARAZO Y LACTANCIA El uso de dipirona durante el embarazo no ha demostrado que la exposición del feto aumente el riesgo de anomalías congénitas y otros eventos adversos durante el embarazo,
  • Se han reportado algunos casos de oligohidramnios asociado a dipirona en embarazadas, pero por altas dosis durante el tercer trimestre ; el ultrasonido obstétrico en estos casos muestra que el líquido amniótico se normaliza gradualmente dentro de una semana sin ocasionar daños al feto,

Hay algunos reportes de asociación positiva de uso de dipirona y defectos diafragmáticos (OR 2,7), anomalías cardiovasculares (OR 1,3) y otras anomalías (OR 1,8), en comparación con la población control, Al comparar el uso de dipirona con acetaminofén durante el embarazo, se encontró que no hay diferencias significativas entre estos medicamentos en cuanto a la tasa de nacidos vivos, abortos espontáneos, edad gestacional al nacer, prematuridad, malformaciones, peso al nacer y sufrimiento fetal.

  • Se ha descrito una tasa mayor de cesárea entre las mujeres expuestas al dipirona,
  • El uso de dipirona durante la lactancia, es una ventaja para las mujeres que necesitan estar alerta mientras amamantan, ya que los opiáceos pueden producir somnolencia; y por esto es más aceptable la dipirona que los opiáceos para el alivio del dolor; aunque todos los metabolitos de dipirona se excretan en la leche materna,

CONCLUSIONES El uso actual de dipirona en el mundo y fundamentado en su perfil de seguridad es muy diverso; ya que hay países como Estados Unidos donde prohíben su uso; y otros como Brasil donde su uso es amplio. La etiología de la agranulocitosis farmacológica está asociada en más del 50% a medicamentos comúnmente utilizados en la práctica clínica como: clozapina, dapsona, dipirona, penicilina G, entre otros.

La incidencia de agranulocitosis sigue siendo controvertida; reportes recientes informan que su incidencia es muy baja y que está sujeta a variabilidad geográfica, patrones de uso, dosis, duración del tratamiento, medicamentos concomitantes y predisposición genética. El estudio LATIN informó que en América Latina la tasa de incidencia de agranulocitosis es extremadamente baja, lo cual sugiere una baja susceptibilidad para este efecto adverso para la población hispana, que no justifica la toma de medidas de salud pública con este medicamento por parte de las autoridades sanitarias.

De esta forma la incidencia de anemia aplásica en América Latina es baja siendo de 1,6 casos por millón de habitantes al año; estando además poco asociada a fármacos específicos siendo probable que algunos casos fueran debidos al azar. Una revisión reciente muestra que la mayoría de los casos de anemia aplásica parecen ser secundarios a la destrucción inmunológica de células hematopoyéticas y su etiología está dada principalmente por la exposición a sustancias diferentes a la dipirona como disolventes, pesticidas y benceno, que pueden favorecer su aparición.

Comparando dipirona con los antinflamatorios no esteroideos (AINE), la evidencia disponible sugiere que estos últimos pueden tener un riesgo más elevado de producir hemorragia gastrointestinal, una complicación de alta incidencia y morbimortalidad en la práctica clínica, en comparación con la baja incidencia de agranulocitosis de la dipirona.

Aunque las interacciones farmacológicas de dipirona son varias, muchas están reportadas por el simple hecho que dipirona es un AINE de baja potencia, principalmente las relacionadas con el riesgo de hemorragia, que como ya se mencionó previamente es muy bajo comparado con los otros AINE.

La literatura ha mostrado que la exposición del feto a la dipirona no aumenta el riesgo de anomalías congénitas y otros eventos adversos durante el embarazo, aunque se ha reportado oligohidramnios en el tercer trimestre, relacionado solamente con altas dosis de dipirona, siendo el desenlace la recuperación completa sin complicaciones en todos los casos reportados.

AGRADECIMIENTOS A Diana Carolina Maldonado Viasús por su apoyo en la búsqueda y análisis de información y a Daniel Ricardo Delgado por su apoyo para la elaboración de la Figura 1 FINANCIACIÓN No se requirió financiación para la realización del presente trabajo.

  1. El texto completo de los artículos que fueron consultados se obtuvo a través de las bases de datos a las que la Universidad del Rosario se encuentra suscrita.
  2. CONFLICTOS DE INTERESES Durante la elaboración del artículo uno de los autores trabajó como asesor de la Sala Especializada de Medicamentos del INVIMA y posteriormente como Asociado de Seguridad Clínica de Novartis de Colombia.

REFERENCIAS 1.T. Saussele, O. Burk, J.K. Blievernicht, K. Klein, A. Nussler, N. Nussler, J.G. Hengstler, M. Eichelbaum, M. Schwab, U.M. Zanger, Selective Induction of Human Hepatic Cytochromes P450 2B6 and 3A4 by Metamizole, Clin. Pharmacol. Ther., 82, 3 (2007).2.E.

Zylber-Katz, Y. Caraco, L. Granit, M. Levy, Dipyrone metabolism in liver disease, Clin. Pharmacol. Ther., 58, 2 (1995).3.S.T. Becker, J. Wiltfang, I.N. Springer, M.S. Bartsch, R. Guenther, E. Sherry, P.H. Warnke, Life-threatening bite injury of the lower lip after use of metamizole, Oral Maxillofac. Surg., 12, 1 (2008).4.V.J.

Dorr, J. Cook, Agranulocytosis and near fatal sepsis due to ‘Mexican aspirin’ (dipyrone), South Med.J., 89, 6 (1996).5. Maier C, Dipyrone (metamizol) – A never ending story, Acute Pain, 2, 4 (1999).6.T. Rogosch, C. Sinning, A. Podlewski, B. Watzer, J. Schlosburg, A.H.

  1. Lichtman, M.G.
  2. Cascio, T.
  3. Bisogno, V.
  4. Di Marzo, R.
  5. Nüsing, P.
  6. Imming, Novel bioactive metabolites of dipyrone (metamizol), Bioorg. Med.
  7. Chem., 1, 20 (2012).7.M.E.
  8. Bigal, C.A.
  9. Bordini, S.J.
  10. Tepper, J.G.
  11. Speciali, Intravenous dipyrone in the acute treatment of migraine without aura and migraine with aura: A randomized, double blind, placebo controlled study, Headache, 42, 9 (2002).8.T.

da Silva Dal Pizzol, L. Schüler-Faccini, S.S. Mengue, M.I. Fischer, Dipyrone use during pregnancy and adverse perinatal events, Arch. Gynecol. Obstet., 279, 3 (2009).9.C. Berlin C, Are we loosing good drugs?, Clin. Pediatr. (Phil.)., 40, 6 (2001).10.U.M. Stamera, M.

  1. Soehle, T-W. Park, M.
  2. Fischer, F.
  3. Stubera, Anaphylactic reaction after intravenous dipyrone, Acute Pain, 9, 4 (2007).11.Y.
  4. Bentur, O.
  5. Cohen, Dipyrone overdose, J.
  6. Toxicol., 42, 3 (2004).12.
  7. Painel Internacional de Avaliação da Segurança da Dipirona, Brasília, Brasil, Agência Nacional de Vigilância Sanitária (ANVISA), 2001, URL: http://www.anvisa.gov.br/divulga/informes/relatoriodipirona2.pdf,13.S.E.

Andrade, C. Martinez, A.M. Walker, Comparative safety evaluation of non-narcotic analgesics, J. Clin. Epidemiol., 51, 12 (1998).14.S. Mao, S. Yang S, D. Bi, Pharmacodynamics and potential toxicity of intranasally administered dipyrone, Biol. Pharm. Bull., 29, 7 (2006).15.M.

Levy, E. Zylber-Katz, B. Rosenkranz, Clinical pharmacokinetics of dipyrone and its metabolites, Clin. Pharmacokinet., 28, 3 (1995).16.A.M. Domínguez-Ramírez, P.C. Calzadilla, A.R. Cortés-Arroyo, M. Hurtado y de la Peña, J.R. López, M. Gómez-Hernández, J.F. López-Muñoz, High-performance liquid chromatographic assay for methamizol metabolites in rat plasma: Application to pharmacokinetic studies, J.

Pharm. Biomed. Anal., 71, 173-8 (2012).17.A.M. Domínguez-Ramírez, A.R. Cortés-Arroyo, M. Hurtado y de la Peña, J.R. López, J.F. López-Muñoz, Effect of methamizol on morphine pharmacokinetics and pharmacodynamics after acute and subchronic administration in arthritic rats, Eur.J.

  • Pharmacol., 645, 1-3 (2010).18.C.
  • Campos, R.
  • De Gregorio, R.
  • García-Nieto, F. Gago, P.
  • Ortiz, S Alemany, Regulation of cyclooxygenase activity by metamizol, Eur.J.
  • Pharmacol., 378¸ 3 (1999).19.N.V.
  • Chandrasekharan, H. Dai, K.L.
  • Roos, N.K.
  • Evanson, J.
  • Tomsik, T.S.
  • Elton, D.L.
  • Simmons, COX-3, a cyclooxygenase-1 variant inhibited by acetaminophen and other analgesic/antipyretic drugs: Cloning, structure, and expression, Proc.

Natl. Acad. Sci.U.S.A., 99, 21 (2002).20.D. Alves, I. Duarte, Involvement of ATP-sensitive K+ channels in the peripheral antinociceptive effect induced by dipyrone, Eur.J. Pharmacol., 444, 1-2 (2002).21. Woodhouse, P.D. Drummond, Mechanisms of increased sensitivity to noise and light in migraine headache, Cephalalgia, 13, 6 (1993).22.

Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos – INVIMA (Colombia). Sistema de Trámites en Línea Consultas Públicas. Bogotá: INVIMA,, Disponible desde: URL: http://web.sivicos.gov.co:8080/consultas/consultas/consreg_encabcum.jsp 23. Micromedex Healthcare Series. DRUGDEX System. «Dipyrone» Greenwood Village, CO: Truven Health Analytics, 2013.

Recuperado 15 Abril de 2012. URL: http://www.thomsonhc.com/,24.P. Schönhöfer, L. Offerhaus, A. Herxheimer, Dipyrone and agranulocytosis: What is the risk? Lancet, 361, 9361 (2002).25.M. Sener, C. Yilmazer, I. Yilmaz I, N. Bozdogan, C. Ozer, A. Donmez, G. Arslan, Efficacy of lornoxicam for acute postoperative pain relief after septoplasty: A comparison with diclofenac, ketoprofen, and dipyrone, J.

  1. Clin. Anesth., 20, 2 (2008).26.A. Saray, U.
  2. Büyükkocak, I.
  3. Cinel, A.T.
  4. Tellioglu, U.
  5. Oral, Diclofenac and metamizol in postoperative analgesia in plastic surgery, Acta Chir.
  6. Plast., 43, 3 (2001).27.S.A. Schug, A.
  7. Manopas, Update on the role of non-opioids for postoperative pain treatment, Best Pract. Res. Clin.

Anaesthesiol., 21, 1 (2007).28.A. Spacek, E. Goraj, F.X. Neiger, J. Jarosz, Kress H.G, Superior postoperative analgesic efficacy of a continuous infusion of tramadol and dipyrone (metamizol) versus tramadol alone, Acute Pain, 5, 1 (2003).29.L.M. Torres, M.J.

Rodríguez, A. Montero, J. Herrera, E. Calderón, J. Cabrera, R. Porres, M.R. de la Torre, T. Martínez, J.L. Gómez, J. Ruiz, I. García-Magaz, J. Cámara, P. Ortiz, Efficacy and safety of dipyrone versus tramadol in the management of pain after hysterectomy, Reg. Anesth. Pain Med., 26, 2 (2001).30.S. Soltesz, M.U. Gerbershagen, B.

Pantke, F. Eichler, G. Molter, Parecoxib versus dipyrone (metamizole) for postoperative pain relief after hysterectomy, Clin. Drug Investig., 28, 7 (2008).31.E.O. Tulunay, F.C. Tulunay F, S.E. Gulmez, H. Ergun, A. Demireller, The analgesic efficacy of dipyrone during removal of nasal packings after septal surgery, J.

Headache Pain, 5, 4 (2004).32. Steffen, E. Krinn, A. Möller, W. Seeling, M.G. Rockemann, Metamizol and Diclofenac profoundly reduce opioid consumption after minor trauma surgery, Acute Pain, 4, 2 (2002).33.H. Ergün, M.G. Clingir, I. Apaydin, A.R. Ercöcen, F.C. Tulunay, The effect of dipyrone on survival of skin flaps, Scand.J.

Plast. Reconstr. Hand Surg., 35, 1 (2001).34.J. Sánchez-Carpena, J. Sesma-Sánchez, C. Sánchez-Juan C, S. Tomás-Vecina, D. García-Alonso, J. Rico-Salvadó, M. Forns, M. Mas, I. Paredes, R. Artigas, Dexketoprofen renal colic study group. Comparison of dexketoprofen trometamol and dipyrone in the treatment of renal colic, Clin.

  • Drug Investig., 23, 3 (2003).35.J.
  • Sánchez-Carpena, F.
  • Domínguez-Hervella, F.
  • García, E. Gene, R.
  • Bugarín, A.
  • Martín, S.
  • Tomás-Vecina, D.
  • García, J.A.
  • Serrano, A. Román, M.
  • Mariné, M.L.
  • Mosteiro, Dexketoprofen renal colic study group, Comparison of intravenous dexketoprofen and dipyrone in acute renal colic, Eur.J.

Clin. Pharmacol., 63, 8 (2007).36.A.S. Ramaciotti, B.G.O. Soares, A.N. Atallah, Dipyrone for acute primary headaches (Review), The Cochrane Library, 4, (2012).37.J.F. Duarte Souza, P.P. Lajolo, H. Pinczowski, A. del Giglio, Adjunct dipyrone in association with oral morphine for cancer-related pain: the sooner the better, Support Care Cancer, 15, 11 (2007).38.S.

  1. Ampe, M. Warm, S.
  2. Landwehr, D Oguzhan, S.
  3. Haussmann, M. Paul, B.
  4. Pilgram, P.
  5. Iencke, Clinical equivalence of IV paracetamol compared to IV dipyrone of postoperative analgesia after surgery for breast cancer, Curr. Med. Res.
  6. Opin., 22, 10 (2006) 39.H.L.
  7. Yilmaz, N.
  8. Alparslan D.
  9. Yildizdas, I.
  10. Bayram, E.
  11. Alhan, Intramuscular dipyrone versus oral ibuprofen or nimesulide for reduction of fever in the outpatient setting, Clin.

Drug Investig., 23, 8 (2003).40.A. Wong, A. Sibbald, F. Ferrero, M. Plager M, M.E. Santolaya, A.M. Escobar, S. Campos, S. Barragán, M. De León González, G.L. Kesselring, Fever pediatric study group, Antipyretic effects of dipyrone versus ibuprofen versus acetaminophen in children, Clin.

  1. Pediatr. (Phil.), 40, 6 (2001).41.K.
  2. Hedenmalm, O.
  3. Spigset, Agranulocytosis and other blood dyscrasias associated with dipyrone (metamizole), Eur.J. Clin.
  4. Pharmacol., 58, 4 (2002).42.C.A.
  5. Calderón-Ospina, A.
  6. Urbina-Bonilla, La Farmacovigilancia en los últimos 10 años: actualización de conceptos y clasificaciones, Logros y retos para el futuro en Colombia, Méd.

UIS, 24, 1 (2011).43.L. Ibañez, X. Vidal, E. Ballarín, J.R. Laporte, Agranulocytosis associated with dipyrone (metamizol), Eur.J. Clin. Pharmacol., 60, 11 (2005).44.R. Braun, I. Biiche, P. Maier, H. Thiele, Perioperative analgesia with intraoperatively started infusion of high- dose dipyrone in orthopaedic and trauma surgery, Acute Pain, 2, 4 (1999).45.H.K.

  • Doshi, J. Thambiah, C.L.
  • Chan, M.E.P.A.
  • Tambyah, Necrotising fasciitis caused by adulterated traditional Asian medicine: A case report, J. Orthop. Sur.
  • Hong Kong), 17, 2 (2009).46.C.
  • Calderón-Ospina, C.
  • Bustamante-Rojas, The DoTS classification is a useful way to classify adverse drug reactions: a preliminary study in hospitalized patients, Int.J.

Pharm. Prac., 18, 4, (2010).47.F. Andersohn, C. Konzen, E. Garbe, Systematic review: Agranulocytosis induced by nonchemotherapy drugs, Ann. Internal Med., 146, 9, (2007).48.M.B. Forrester, Pattern of dipyrone exposure in Texas, 1998 to 2004, J. Med. Toxicol., 2, 3 (2006).49.

  • Maluf, N. Hamerschlak, A.B.
  • Cavalcanti, A.A.
  • Júnior, J.
  • Eluf-Neto, R.P.
  • Falcão, I.G.
  • Lorand-Metze, D.
  • Goldenberg, C.L.
  • Santana, Dde O Rodrigues, L.N.
  • Passos, L.G.
  • Rosenfeld, M. Pitta, S.
  • Loggetto, A.A.
  • Ribeiro, E.D.
  • Velloso, A.T.
  • Ondo, E.O.
  • Coelho, M.C.
  • Pintão, H.M.
  • De Souza, J.R.
  • Borbolla, R.
  • Pasquini, Incidence and risk factors for agranulocytosis in Latin American countries-the Latin Study, Haematologica, 94, 9 (2009).50.

M Pfersdorff, Diclofenac/dipyrone agranulocytosis: Case report, Reactions weekly, 1347, 1 (2011).51.A. Luengo, Neutropenia in an elderly patient: Case report, Reactions Weekly, 1316, 1 (2010).52.H.M. Candido, M.R. Bortolotto, T.M. Strabelli, L.A. Benvenuti, Case 4/2011 – Agranulocytosis and puerperal sepsis in woman after the use of ceftriaxone, Arq.

Bras. Cardiol., 97, 2 (2011).53.C.E. Daphan, O. Abbasoglu, F. Agalar, M.C. Yagmurdur, Neutropenic enterocolitis due to dipyrone use, Aust.N.Z.J. Surg., 69, 9 (1999).54.S. Yetgin, E. Ozyiirek, D. Aslan, M. Cetin, Metamizole sodium-induced severe aplastic anemia and its recovery with a short-course steroid therapy, Pediatr.

Hematol. Oncol., 21, 4 (2004).55.M.A. Gonzalo-Garijo, D. de Argila, I. Rodriguez-Nevado, Generalized reaction after patch testing with methamizol, Contact Dermatitis, 45, 3 (2001).56. International Collaborative Study of Severe Anaphylaxis, Pharmacoepidemiol.

Drug Saf., 12(3): 195-202 (2003).57. Risk of anaphylaxis in a hospital population in relation to the use of various drugs: an international study, The International Collaborative Study of severe anaphylaxis risk of anaphylaxis in a hospital population in relation to the use of various drugs: an international study.

Pharmacoepidemiol Drug Saf., 12, 3 (2003).58.A. Helbling, T. Hurni, U.R. Mueller, W.J. Pichler, Incidence of anaphylaxis with circulatory symptoms: a study over a 3- year period comprising 940,000 inhabitants of the Swiss Canton Bern, Clin. Exp. Allergy, 34, 2 (2004).59.M.C.

  • Laxenaire, P.M.
  • Mertes, Groupe detudes des reactions anaphylactoides peranesthesiques anaphylaxis during anaesthesia, Results of a two-year survey in France, Br.J.
  • Anaesth., 87, 4 (2001).60.S.
  • Brenner, A.
  • Bialy-Golan, N.
  • Crost, Dipyrone in the induction of pemphigus, J. Am. Acad.
  • Dermatol., 36, 3 Pt 1 (1997).61.M.A.

Gonzalo-Garijo, R. Pérez-Calderón, D. De Argila, L. Rodríguez-Nevado, Metamizole-induced acute generalized exanthematous pustulosis, Contact Dermatitis, 49, 1 (2003).62.K. Eyerich, C. Traidl-Hoffmann, A. Albert, R. Kerzl, S. Rombold, U. Darsow, B. Eberlein,T. Jakob, J.

Ring, R. Hein, Lipomatous metaplasia after severe and chronic cutaneous inflammation, Dermatology, 217, 1 (2008).63.J. Dalmau, E. Serra-Baldrich, E. Roé, L. Peramiquel, A. Alomar, Use of patch test in fixed drug eruption due to metamizole (Nolotil), Contact Dermatitis, 54, 2 (2006).64.L. Feldmeyer, Dipyrone, Reactions Weekly, 1330, 1 (2010).65.B.

Bar-Oz, M. Clementi, E. Giantonio, Metamizol (dipyrone, optalgin) in pregnancy, is it safe? A prospective comparative study, Eur.J. Obstet. Gynecol. Reprod. Biol., 119, 2 (2005).66.A. Weintraub, D. Mankuta, Dipyrone-induced oligohydramnios and ductus arteriosus restriction, Isr.