Centro Médico Talar

Medicina, Investigación, Tecnología

Por Qu Es Importante Autorregular Nuestras Emociones Por Ejemplo Cuando Tenemos Alguna Enfermedad?

Por Qu Es Importante Autorregular Nuestras Emociones Por Ejemplo Cuando Tenemos Alguna Enfermedad
El control emocional ayuda a disminuir e desgaste psicológico y permite hacer frente a las dificultades que aparecen en el día a día. Permite controlar los sentimientos y las emociones de la persona. Genera y potencia la autoestima.

¿Cuál es la importancia de regular las emociones?

La gestión de las emociones nos ayuda a evitar los conflictos o enfrentamientos innecesarios, nos facilita la expresión de nuestras emociones y genera empatía, y nos ayuda a orientarnos hacia los objetivos que nos planteamos. – Por Rosa Cornejo Briceño,10 enero, 2022. Publicado en El Tiempo, el 8 de enero de 2022. Por Qu Es Importante Autorregular Nuestras Emociones Por Ejemplo Cuando Tenemos Alguna Enfermedad A lo largo del día, diversas situaciones gatillan en nosotros múltiples respuestas: las emociones. Por lo general, no podemos controlar la totalidad de las situaciones que experimentamos en nuestro día a día: un embotellamiento en el tránsito que nos retrasa, un conductor imprudente que reta nuestra paciencia, un fuerte ruido en la calle que despierta al bebé que tanto nos costó hacer dormir Tampoco podemos controlar sentir la ansiedad, el enojo, el fastidio, la tristeza, el miedo o la alegría que experimentamos a partir de estas situaciones.

Estar a puertas de rendir un examen importante puede hacernos sentir ansiosos, una respuesta desconsiderada de parte de alguien a quien apreciamos puede enojarnos, la pérdida de un ser querido puede entristecernos hondamente Sin embargo, hay algo sobre lo que sí podemos tener algún nivel de control: qué hacemos con eso que sentimos.

Es importante aclarar que las emociones, en sí mismas, no son ni positivas ni negativas. Recordemos que nuestras emociones nos «dan pistas» sobre lo que ocurre alrededor. Lo que adquiere el tinte valorativo son las acciones que ejecutamos a partir de esas emociones.

A la conciencia y gobierno de lo que generan nuestras emociones le llamamos gestión de las emociones; y, como entra a tallar en cada momento de nuestra vida y determina nuestra correcta relación con los demás y nuestro bienestar, es importante educarla y revisar, constantemente, cómo está afectando nuestra vida.

La correcta gestión de las emociones nos ayuda a evitar los conflictos o enfrentamientos innecesarios, nos facilita la expresión de nuestras emociones y genera empatía con los demás, y nos ayuda a orientarnos hacia los objetivos que nos planteamos. También, permite que aprendamos de los errores propios y ajenos.

  1. En la gestión de las emociones, la pausa y la reflexión serán nuestras mejores amigas porque nos permitirán reconocer y comprender nuestras emociones y los estímulos que las causan.
  2. Evitemos la lectura superficial de nuestras emociones y de las de los demás, y no subestimemos la necesidad del acompañamiento psicológico.

Este es un artículo de opinión. Las ideas y opiniones expresadas aquí son de responsabilidad del autor.

¿Qué significa aprender a autorregular nuestras emociones?

La autorregulación emocional es capacidad para experimentar emociones (positivas o negativas) de forma moderada y flexible, así como la habilidad para manejarlas. Poseerla implica que la persona sea consciente de s us propias emociones, las exprese de forma adecuada y sepa controlarlas cuando dejan de ser necesarias.

¿Qué importancia tiene el manejo de las emociones al vincularse con los demás?

Ejemplo de las diferentes funciones que cumplen las emociones en las personas – Las emociones cumplen una serie de funciones que nos permiten adaptarnos a un determinado entorno o situación, entre ellas está por ejemplo la protección, afiliación, rechazo, exploración, entre otras más.

01 Función adaptativa: La función adaptativa es de suma importancia, ya que permite generar una conducta apropiada ante una determinada situación. 02 Función social: Ésta nos permite introducirnos en las relaciones interpersonales, generando no solo vínculo entre las personas, sino dinámicas de relaciones. 03 Función motivacional: La emoción va dirigida hacia una determinada meta, por lo que moviliza a que se realicé una determinada conducta. Se trata de una experiencia que posee dos características, dirección e intensidad.

¿Como la regulación de emociones nos ayudará a mejorar?

La regulación emocional en nuestra vida cotidiana – Psicólogos en Valencia

  • J aime Osa (Psicólogo General Sanitario)
  • Andrea Mezquida (Psicóloga General Sanitaria)
  • Introducción
  • La importancia de la regulación emocional
  • En nuestro funcionamiento diario el tipo de estrategias de regulación emocional que utilizamos para gestionar nuestros problemas y dificultades psicológicas, son determinantes para resolverlos de forma adecuada y, de esta manera, sentirnos mejor.

En ocasiones, si durante nuestra infancia experimentamos un periodo de inestabilidad, es posible que ante esas circunstancias desarrollásemos ciertas habilidades para sobrevivir. Estas estrategias nos dotaban momentáneamente de una sensación de seguridad, pero con el tiempo las consecuencias que le acompañan han propiciado que el malestar haya aumentado.

  1. Por tanto, aprendimos que estas estrategias de desregulación emocional nos aportaban cierto bienestar en ese momento, pero no fuimos conscientes de sus repercusiones o no teníamos otras opciones.
  2. En esa etapa de nuestra vida, recurrir a esas estrategias era entendible, porque apenas contábamos con recursos y lo hacíamos de la mejor manera que sabíamos.

Ahora que somos adultos, seguir recurriendo a estas habilidades para afrontar los problemas nos introduce en una lucha y en una espiral de malestar de la que se torna difícil salir. En este momento, disponemos de la oportunidad de construir una caja con una amplia variedad de herramientas, sabiendo que si lo deseamos podemos recurrir a esta que nos resulta tan familiar, pero, además, contamos con otras valiosas habilidades que para estas circunstancias pueden beneficiarnos más.

  1. La inteligencia emocional
  2. Tener conciencia emocional supone la base inicial y necesaria para tener la capacidad de realizar adecuadamente un proceso de regulación de emociones.
  3. empieza por hacerse cargo de ellas, aceptándolas y experimentándolas y aceptando que nos van apareciendo a lo largo de nuestros días, ayudándonos a ir obteniendo información.
  4. Algunos autores señalan que, «la inteligencia emocional es la capacidad para tomar conciencia de las propias emociones y de las de los demás, incluyendo el tener la capacidad de percibir el ambiente emocional que aparece en un contexto concreto»
  5. De ese modo, tener incluye saber identificar y reconocer de manera adecuada la vivencia emocional que estamos experimentando en un determinado momento y qué nos genera esas emociones, por ello, el observarnos es una de las estrategias más significativas, es decir, hacer ejercicios de auto-observación e introspección.
  6. Cuando la emoción ya se ha reconocido, es importante darle un nombre.
  7. Cuanto más atentos y dispuestos estemos para percibir e identificar nuestras propias emociones, más capacidad tendremos para percibir las de los demás.

Por Qu Es Importante Autorregular Nuestras Emociones Por Ejemplo Cuando Tenemos Alguna Enfermedad

  • Precios válidos hasta el 30 de Junio.
  • ¿Qué entendemos por «Regulación Emocional»?

La regulación emocional es la capacidad para manejar las emociones de manera adecuada. Siendo determinante utilizar el concepto de manejar, y abandonar el término controlar. Para entenderlo más fácilmente, imagina que sobre la palma de tu mano tuvieras una pastilla de jabón húmeda, cuando manejamos nuestras emociones permitimos que el jabón pueda fluir sin problemas, sabiendo que permanece en nuestra mano.

  1. Por el contrario, cuando controlamos, reaccionamos cerrando la mano y apresándola con nuestros dedos, buscando dominarlas.
  2. Pero sabemos que, al apretar la pastilla de jabón, el efecto más inmediato, es que salga escupida sin poder conocer a que dirección se dirige, perdiendo el contacto y el equilibrio de nuestras emociones.

Continuando, la regulación emocional es también, la capacidad de tomar conciencia de la relación que existe entre la emoción, las sensaciones físicas, el pensamiento y el comportamiento; disponer de unas apropiadas estrategias de afrontamiento y; tener la habilidad de generar emociones positivas.

  • ¿Dónde se inicia la Regulación Emocional? La regulación emocional aparece en la infancia y se gesta a través del estilo de crianza de nuestros cuidadores, que fundamentalmente van a ser nuestros padres.
  • Si durante nuestro desarrollo consiguen transmitirnos, por un lado, afecto y cariño y, por el otro lado, seguridad y capacidad para explorar sin miedos innecesarios, seguramente el niño/a generará unas buenas estrategias de regulación emocional.

Cuando uno de estos pilares básicos fracasa o ambos lo hacen, el resultado es un aumento de la probabilidad de desarrollar habilidades de desregulación emocional. Estas herramientas desadaptativas pueden acabar desembocando en problemas conocidos, como las adiciones al juego, a las sustancias, al deporte; trastornos de la conducta alimentaria; trastornos emocionales, trastorno obsesivo compulsivo, etc.

  1. En este sentido, se ha demostrado como unas buenas estrategias de regulación emocional conforman un factor de protección contra las conductas que atentan contra la propia vida, como por ejemplo el suicidio.
  2. Competencias necesarias para cumplir con estos aspectos de la Regulación emocional
  3. La primera, es una expresión emocional adecuada, es decir, tener la capacidad de expresar las emociones de forma apropiada en base al contexto en el que te encuentra.

Para ello, debemos presentar la habilidad de comprender que el estado emocional que uno presenta internamente no tiene por qué corresponder con la expresión externa. Si por ejemplo acabamos de discutir con nuestro compañero de trabajo, y de repente aparece un cliente, si sabemos regularnos seremos capaces de manejar nuestro enfado actual, en beneficio de mostrar una actitud cordial con nuestro cliente.

  • A un nivel superior, supone la comprensión del impacto que la propia expresión emocional y el propio comportamiento, puedan tener en otras personas.
  • Lo que hoy entenderíamos popularmente como «sincericidio», es decir, aquellas personas que, en el intento de mostrarse sinceros para ayudar al otro, logran el efecto contrario.

La segunda, es la regulación de nuestras emociones y sentimientos, asumiendo y aceptando que estas en ocasiones deben ser reguladas. Aquí aparecen el regular nuestra impulsividad (ira, violencia, comportamientos de riesgo); tolerar la frustración para prevenir estados emocionales negativos (ira, estrés, ansiedad, depresión); perseverar en el logro de los objetivos a pesar de las dificultades; ser capaz de diferir recompensas inmediatas a favor de otras más a largo plazo, pero de orden superior, etc.

La tercera, disponer de unas buenas habilidades de afrontamiento, facilitará el afrontar nuevos retos y situaciones de conflicto, pese a que las emociones que se generen puedan resultar desagradable. Esto implica estrategias de autorregulación para gestionar la intensidad y la duración de los estados emocionales.

El enfrentarse a una prueba de nivel de idiomas, va suponer el afrontar un nuevo reto y saber gestionar la intensidad de nuestras emociones ante el examen oral es un ejemplo de ello. Por último, nuestra competencia para autogenerar emociones positivas, experimentando de forma voluntaria y consciente estas emociones (alegría, amor, calma, humor, fluir, etc.) y disfrutar de la vida.

Siendo capaz de influir en el propio bienestar emocional en busca de una mejor calidad de vida. «¿Cantas porque eres feliz o eres feliz porque cantas?» si atendemos a esta oración, cuando «cantamos porque somos felices», nos hallamos en un estado de pasividad, esperando que sucedan experiencias a nuestro alrededor para sentirnos felices y por fin tararear unas melodías.

Cuando «Somos felices porque cantamos» presentamos un papel activo sobre nuestra vida, llevando a cabo acciones, como cantar, para que afloren en nuestro interior emociones positivas. Andrea Mezquida, psicóloga de Calma Al Mar centro de Psicología Comprendamos las emociones Las emociones no son «dañinas» como en ocasiones puede parecernos. Ni por supuesto tenemos emociones «buenas» o «malas», sino que todas son importantes y de gran utilidad.

El problema es como reaccionamos, juzgamos y controlamos a nuestras emociones, apareciendo estas sensaciones que nombrábamos antes. Las emociones apenas duran unos segundos, es como subirnos a una tabla de surf y dejarnos fluir abiertamente mientras surcamos las olas, dejando que conforme termine una nos metamos en otra.

Si, por el contrario, quedamos anclados en querer permanecer sobre la cresta de una ola concreta, es entonces cuando nos veremos atrapados bajo los juicios y el control, puesto que dejaremos de permitir el vaivén natural de la experiencia, provocando que al rechazar estas emociones permanezcan más tiempo del correspondiente.

  1. Las emociones tienen 3 funciones principalmente: En primer lugar, nos aporta información sobre lo que está pasando, puesto que tienen una función comunicativa.
  2. Al sentir la tristeza, cuando ha fallecido una persona cercana a mí, puedo ser consciente de la importancia que tenía en mi vida.
  3. Activando la función de dicha emoción, produciendo que me aleje temporalmente de los demás para reorganizar mi vida en base a este acontecimiento o que me rodee de las personas que más quiero para sobreponerme a través de su apoyo.

En segundo lugar, nos ayudan a sobrevivir, dado que cumplen una función adaptativa. Al sentir miedo, cuando observo como un coche se desplaza a toda velocidad en dirección hacia a mí, me ayuda a responder apartándome y poniéndome a salvo. En tercer lugar, nos empuja a la acción, porque presentan una función motivacional.

  1. Al sentir la alegría tras haber conseguido un objetivo que me había planteado, volveré a querer experimentar dicha sensación, impulsándome a proponer un nuevo reto de estas características.
  2. Emociones que podemos encontrar en una persona Dentro de las emociones, distinguimos entre emociones primarias o innatas y emociones secundarias o aprendidas,

Su principal diferencia radica en que las emociones primarias o innatas forman parte de nuestra condición humana, mientras que las emociones secundarias o aprendidas han sido «creadas» a nivel social, por la interacción de nuestra especie. En las emociones primarias o innatas, encontramos principalmente las que aparecen en la película de Disney, «Del revés».

  • Aunque, hay algunos autores que reflexionan sobre la posibilidad de que existan más o menos, nombraremos como primarias o innatas las emociones de la tristeza, la ira, el asco, el miedo y la alegría.
  • Como breve paréntesis, es importante incluir a la ansiedad y conocer los pequeños matices que la diferencian con el miedo, porque, a priori, no resulta sencillo.
See also:  Qu Enfermedad Es Cuando Se Te Seca La Boca?

La ansiedad, tiene la función de prepararnos para la acción ante una posible amenaza, pero esta amenaza siempre tendrá que ver con nuestros intereses, desde el tener una cita con una persona que nos gusta hasta un examen que consideramos importante. Sin embargo, el miedo se fundamenta en la supervivencia y en el momento presente, por ello, cuando el estímulo aversivo desaparece, como en el ejemplo del coche que mencionábamos anteriormente, la emoción del miedo también lo hace.

No obstante, en la ansiedad, al estar enfocada hacia el futuro, conforme finaliza un estímulo fácilmente es proyectable hacia otro, pudiendo encadenar constantemente diferentes focos por los que sentir ansiedad. Con respecto a las emociones secundarias o aprendidas, destacamos especialmente la vergüenza y la culpa, ya que, dentro de este tipo de emociones, son las que mayor repercusión e impacto tienen en nuestra vida cotidiana.

Por un lado, la vergüenza tiene la función de regular nuestra conducta frente a los demás, condicionada por variables personales, culturales, religiosas, familiares, etc. Seguramente si retrocedemos en el tiempo al bar de toda la vida y vamos saltando por diferentes etapas de nuestra infancia, rápidamente nos daremos cuenta que nuestra manera de actuar ante una misma situación o contexto ha ido variando dependiendo del momento.

  • Mientras nuestro «yo niño» prefería corretear y perderse entre las mesas y sillas, nuestro «yo adolescente» se ceñía a cierta manera de ser que sus iguales aprobaban, para ser aceptado por el grupo.
  • Por otro lado, la culpa nos ayuda a ser consciente del error o daño que hemos cometido con el propósito de poder repararlo o enmendarlo.

Cuando usamos adecuadamente esta emoción, en psicología preferimos hablar de «responsabilidad». Debido a que, uno de los comportamientos típicos que solemos realizar cuando cometemos un error, es el de fustigarnos con comentarios negativos sobre lo que acabamos de hacer, aquí la culpa deja de ser saludable.

  1. Si nuestro amigo ha dejado de contestarnos porque se ha enfadado por un comentario que hemos hecho, ya hemos tenido las consecuencias (no nos habla), no necesitamos castigarnos, porque a la larga solo generamos un sufrimiento innecesario.
  2. La dificultad para dejar de usar las recriminaciones hacia uno mismo como estrategia, se debe a que sentimos un alivio inmediato, es decir, al convertirnos en juez e imponer una pena por nuestra propia conducta logramos calmar temporalmente nuestra incomodidad.

La parte que no vemos, es que esto está provocando que el malestar sea cada vez mayor, cayendo de lleno en un círculo vicioso del que cada vez se hace más complicado salir.

  • Características que presenta una persona que no es capaz de regular adecuadamente sus emociones
  • Las personas con dificultades para regular sus emociones de manera adecuada se caracterizan por experimentar emociones intensas, incómodas y/o fuertes, que pueden desembocar en procesos de ansiedad, pánico, depresión o miedo.
  • Estas emociones resultan tan desagradables para la persona, que es capaz de realizar ciertas acciones o, por el contrario, evitar algunas situaciones, para no tener que sentirlas.
  • El problema se inicia cuando evitando estas experiencias tu vida cada vez se ve más limitada en diferentes contextos como el educativo, el trabajo, tus amistades, tu familia, además de afectar a la consecución de objetivos, planes o eventos.
  • En conclusión, la fuente del malestar sería causada por la manera en que nos relacionamos con nuestras emociones.
  • Para verlo de manera más clara, imagina que construimos una jaula a nuestro alrededor con el propósito de protegernos y alejarnos de lo malo, sin embargo, lo que normalmente no vemos es que, en el intento de protegernos y alejarnos de lo malo, también lo hacemos de lo bueno.
  • Un ejemplo de desregulación emocional

Carlos es un joven de 18 años que acaba de comenzar la universidad. Durante el instituto cuando en alguna circunstancia ha tenido que exponer en clase ante sus compañeros (aquí os hago ya spoiler del tema que vamos a tratar) con cualquier excusa o trabajo posterior podía librarse.

  • Pero llega a la universidad, y en una de las asignaturas de la titulación se especifica que uno de los criterios necesarios para aprobar es el tener que realizar el trabajo en grupo y su exposición ante los demás.
  • Llega el día en que Carlos, tiene que afrontar la exposición, conforme se acerca el momento su ansiedad empieza a dispararse, apareciéndole todo tipo de pensamientos relacionados «te vas a quedar en blanco», «se van a dar cuenta de tu incompetencia», «Me voy a poner nervioso» comenzando instantáneamente a brotar una serie de sensaciones físicas asociadas como sudoración, temblor de manos, taquicardia que experimentamos de forma desagradable e incómoda.

Si Carlos antes de entrar o durante la exposición toma la decisión de salir y huir, sentirá instantáneamente una sensación de liberación y de bienestar. Pero si observamos con distancia, aunque en un primer momento nos ha producido una sensación de alivio, a la larga esta forma de actuar aquí está interfiriendo con el objetivo de cursar mis estudios.

  • En este punto aparece un concepto de psicología que es relevante, que son las «Conductas Impulsadas por la Emoción».
  • Cuando se activa la emoción de la ansiedad, como sucede en este caso, emitimos una conducta automáticamente que nos haga sentirnos mejor.
  • Al experimentar ese alivio inmediato, este procedimiento de actuación se repetirá consecutivamente cada vez que aparezca esta emoción.

El problema, en este caso, es que esta solo nos ayuda a corto plazo, generando un inconveniente mayor cada vez que recurrimos a ella. Al utilizar esta estrategia de forma desadaptativa, le estaremos diciendo a nuestro cerebro que el realizar una exposición en clase es una situación peligrosa y la mejor solución es huir.

Al no vivir la experiencia completa y salir antes de que nuestra ansiedad comience a disminuir (la famosa curva o «Campana de Gauss» de la ansiedad), convertimos una situación en amenazante, cuando verdaderamente no lo es. Aspectos a tener en cuenta para saber si estamos regulando adecuadamente nuestras emociones Una de las principales barreras que tenemos es la falta de consciencia sobre nuestra experiencia emocional, tendemos a ver únicamente las consecuencias que se están produciendo y no siempre.

Si todos los días transitáramos por una habitación a oscuras y siempre nos chocáramos con los mismos objetos. Llegaría un momento en que nos acostumbraríamos al dolor que nos produce el chocar contra estos objetos, e incluso, podríamos llegar a interiorizar un refrán popularmente extendido como es el «más vale malo conocido que bueno por conocer».

Sin darnos cuenta de lo absurdo que resulta seguir anclado a este sufrimiento innecesario. Aunque en un inicio, el encender la luz parece un esfuerzo demasiado grande, nos va a permitir observar con distancia la experiencia y brindarnos la posibilidad de tomar la decisión más adecuada para nuestros intereses.

De esta manera estaremos fortaleciendo el músculo de la conciencia emocional, siendo capaces de ver qué sucede antes, es decir, que circunstancias nos han podido llevar hasta ahí, si ha habido diversas situaciones estresantes que llevamos arrastrando.

  1. Conocer nuestra respuesta emocional, es decir, nuestros pensamientos, sensaciones físicas, emociones y nuestra conducta.
  2. Por último, observar las consecuencias que estamos teniendo, porque generalmente, las consecuencias a corto plazo están relacionadas con las estrategias de desregulación emocional, sin embargo, las consecuencias a largo plazo están más relacionadas con aquellos objetivos que son más beneficiosos para nosotros.

NO SIEMPRE LO QUE QUIERO ES LO QUE NECESITO. El desarrollar este músculo, nos proporciona la oportunidad de desautomatizar las Conductas Impulsadas por la emoción, que hemos visto anteriormente, que en el caso de Carlos estaban siendo desadaptativas y provocaban una interferencia en el contexto educativo.

Otros aspectos importantes de la regulación emocional Los valores y los objetivos, Los valores son como esa brújula que nos ayuda a guiarnos y orientarnos, pero no tiene un fin en concreto. Por la otra parte, los objetivos son como el recorrido que trazamos en el mapa y, en este caso, sí que tiene un fin en concreto.

Un valor podría ser un padre que quiere ser comprensivo y cariñoso. Para conseguirlo, en base a este valor marcaremos ciertos objetivos. Si nuestro hijo tiene 6 años, un objetivo para alcanzar este valor será el jugar con nuestro hijo un ratito todas las tardes.

  1. Si nuestro hijo tiene 45 años, nuestro objetivo será llamarlo de vez en cuando y transmitirle que puede contar con nosotros cuando lo necesite.
  2. Cuanto más específico y adaptado sea el objetivo, más fácil será el poder llevarlo a cabo.
  3. Mindfulness,
  4. Esta técnica ayuda a fortalecer el músculo de la conciencia emocional, siendo consciente del momento presente, tratando de poseer una actitud de apertura y sin juicios (ecuanimidad).

Buscamos aprender a responder en vez de reaccionar. Si volviéramos a nuestra infancia, recordaremos algún momento en el que algún compañero nos ha intentado picar, y lo primero que hacíamos es saltar como un resorte y reaccionar ante lo que acababa de decirnos, entrando de lleno en un conflicto, que podía fácilmente acabar teniendo unas consecuencias como acabar castigado.

  • El objetivo de desarrollar la conciencia emocional a través de estrategias como mindfulness, es ser capaz de parar, de observar tomando distancia y de responder, es decir, de elegir que queremos hacer.
  • La exposición,
  • Cuando en el caso que veíamos anteriormente, en nuestro cerebro se ha originado una situación amenazante sin serlo.

A través de la exposición de manera continuada y repetitiva a esas situaciones, sin evitar y llegando hasta el final de la experiencia, comprobaremos que esta peligrosidad solo ha sido una creación irreal por parte de la mente. Nos habremos habituado y habremos comprobado mediante la realidad que esa situación carece de riesgo.

  1. Beneficios de la Regulación Emocional Para explicar los beneficios de la Regulación Emocional utilizaremos la » Analogía de la Discoteca Emocional «.
  2. Imagina que en tu interior tienes una discoteca emocional, en esa discoteca suena la canción de la tristeza.
  3. En la puerta tenemos un seguridad que se va encargar de quien entra y quien sale.

Como suena la canción de la tristeza, la emoción que se va a acercar a escuchar esta música es la tristeza. Como en este caso, nuestro seguridad tiene unas buenas habilidades, regulará con cierto orden el que vayan accediendo a la discoteca. Porque nuestros objetivos son tener éxito, una buena imagen y ganar dinero, por ello, si manejamos su acceso de forma adecuada estaremos cumpliendo con nuestras metas.

Permitiendo que conforme finalice la canción de la tristeza, ésta pueda abandonar la discoteca para dar paso a otra canción y a otro tipo de emoción. Por el contrario, si nuestro seguridad no tiene unas buenas habilidades para manejar las emociones, existen dos posibilidades, ambas son las dos caras de una misma moneda.

Por un lado, si cuando la emoción de la tristeza se acerca a la discoteca nuestro seguridad reacciona bloqueándola y controlando que no pase, provocará que cada vez se agolpe más sobre la puerta, porque sigue sonando aún la canción de la tristeza en nuestro interior.

Como la emoción de la tristeza se va ir acumulando sobre la puerta, lo que vamos hacer es contratar a más seguridades para que puedan bloquearla. Si nos fijamos, esta acción no va en dirección hacia nuestros objetivos previstos, porque no solamente nos está produciendo un coste en seguridades, sino que está ocasionando que la discoteca se encuentre vacía y no ganemos dinero.

Va a llegar un momento, en que la cantidad amontonada de emoción de la tristeza va a ser tanta, que en un pequeño descuido de los seguridades, se va a colar dentro de la discoteca en manada. Entrará con tanta fuerza que no van a pagar la entrada en recepción y superarán rápidamente el aforo máximo, haciendo que la experiencia sea desagradable e intensa.

Nuestra experiencia inmediata será, que la emoción de la tristeza es horrible (juicio) y la próxima vez que vuelva aparecer, no va haber tres seguridades, sino cinco o más para poder pararla. Pero si somos conscientes, y ahí podemos trabajar mediante el mindfulness el desarrollo de la conciencia emocional, lo que vamos a poder es parar y observar que el problema está en como se está relacionando este seguridad con estas emociones.

Por otro lado, en el extremo contrario directamente no existe el seguridad, lo han despedido, no ha ido a trabajar o cualquiera de las opciones que se os ocurran. Para recordar, en el primer caso observamos el control sobre mis emociones como forma de funcionamiento, mientras que, en este segundo caso, lo que hacemos es soltar las riendas con respecto al manejo de nuestras emociones, dejando que sean ellas las que decidan.

Continuando con el ejemplo, permitiríamos que sin ningún tipo de normas las emociones accedieran a la discoteca, si no quieren pagar la entrada de la discoteca no lo hacen, si no quieren pagar las consumiciones no lo hacen, si quieren montar una tangana en medio de la discoteca la montan, Pero dejaríamos de tener en cuenta nuestros objetivos, porque si no están pagando las consumiciones no estamos ganando dinero y si se está montando una tangana la imagen de la discoteca se verá dañada.

See also:  Que Es La Enfermedad De Porfiria?

En conclusión, la regulación emocional nos va ayudar a relacionarnos de una manera adecuada con las emociones, protegiéndonos de trastornos emocionales, adicciones, trastornos de conducta alimentaria y conductas que atentan contra la propia vida, y, además, nos acerca seguir nuestros valores y a cumplir los objetivos que son más beneficiosos para nosotros.

¿Qué pasa si no regulamos nuestras emociones?

Una persona sin autocontrol emocional: Reacciona de forma impulsiva, actúa sin apenas pensar y sin reflexionar en las consecuencias de sus actos. Suele estar a la defensiva. Se enfada y se deprime ante situaciones de estrés.

¿Cuál es la importancia de autorregular las emociones para disfrutar mejor el tiempo libre?

¿Pero qué significa que las exprese de forma adecuada? – Esta muy relacionado con esa afirmación popular que dice que » No podemos manejar lo que nos pasa, pero si cómo reaccionamos ante ello » Y, en ello está el arte de esta capacidad Regularse es tener ira y controlarla, para no pasar a emociones riesgosas como la agresión; es manejar la tristeza o el duelo.

  • Para que no se convierta en una depresión; el stress para que no se convierta en ansiedad o en una adicción para mitigarlo.
  • Es claro que no damos la misma respuesta ante un mismo estímulo cuando estamos calmados que cuando estamos enfadados.
  • Si estamos bajo presión es previsible que demos una respuesta poco eficiente, la cual nos frustrará y hará que suframos más ansiedad.

En cambio, si estamos más relajados es posible que pensemos de forma más fría, calculadora y eficiente, dando una respuesta más adaptativa al problema. Por ello es por lo que la autorregulación emocional no se encarga únicamente de los sentimientos. Para poder llevarla a cabo correctamente es necesario ser capaces de modificar también nuestra forma de pensar, nuestra experiencia subjetiva y el comportamiento que adoptamos frente a una reacción automática o impulsiva que no está mediada por el pensamiento.

  • Este talento de la inteligencia emocional hace parte cotidiana del líder que sabe enfrentar las vicisitudes de la vida.
  • Las emociones más difíciles de regular son el miedo, la tristeza y la ira.
  • El miedo y la tristeza generalmente nos paralizan a la acción, nos llevan a reacciones pasivas o aún peor, a bloqueos que no nos permiten enfrentarnos proactivamente frente a personas, situaciones o pensamientos.

Por eso la importancia de enseñar a las personas desde niños, a enfrentar la frustración por no conseguir algo, a intentarlo de nuevo, a hacer las cosas por si mismos superando sus inseguridades. La ira, por su parte, nos puede llevar a comportamientos dañinos o poco asertivos con personas, objetos o hechos.

¿Cuál es la importancia de la autorregulación?

La autorregulación es la que permite identificar el presente inmediato, ya sea, un dolor muscular, un pensamiento rumiante, una emoción negativa, etc., es decir, permite reconocer los conflictos, y de esta manera, poder regularlos y mitigar sus efectos.

¿Cuáles son los beneficios de la autorregulación?

Qué es la autorregulación – Puede ser fácil confundir la autorregulación con el, Ambos están relacionados, pero no son lo mismo. El autocontrol es principalmente una habilidad social. Los niños lo utilizan para controlar su comportamiento, sus emociones e impulsos.

La autorregulación es un tipo de habilidad diferente. Permite manejar emociones, comportamiento y movimientos corporales frente a una situación que es difícil de manejar. Y les permite a los niños hacerlo mientras permanecen enfocados y atentos. Eso significa que los niños saben determinar lo que necesitan para tranquilizarse cuando se molestan.

Son capaces de ser flexibles cuando las expectativas cambian y pueden evitar los, Esta habilidad se desarrolla con el tiempo. Por ello es bastante común que un niño de 4 años tenga un berrinche, pero no niño de 12 años. Si un niño de 12 años tiene berrinches con frecuencia, probablemente tiene un problema con la autorregulación.

¿Qué es la autorregulación de 3 ejemplos?

Autorregulación ejemplos – A continuación se muestra una serie de ejemplos que ponen de manifiesto la capacidad autorregulatoria:

  • Ejemplo de autorregulación de la conducta. Una persona que piensa que debería cuidar más su salud en general y quiere adoptar hábitos más saludables, por lo que decide apuntarse a un gimnasio, realizar una planificación semanal de sus comidas, no dejar alimentos insanos a la vista y reducir paulatinamente el consumo de alcohol y tabaco.
  • Ejemplo de autorregulación del aprendizaje. Un alumno o alumna que es consciente de que le resulta más difícil y costosa la asignatura de matemáticas que el resto de materias, por ello decide dedicarle más tiempo de estudio, repasar cada lección de clase al acabar, buscar refuerzo o ayuda con las matemáticas y darse una pequeña recompensa con cada examen que apruebe.
  • Ejemplo de autorregulación emocional. Una persona no tiene un muy buen día y es consciente de ello. Ese día un amigo le dice una broma, e internamente le hace enfadar. Sin embargo, esta persona sabe que tiene un mal día y que por eso le ha afectado más la broma, así como que su amigo lo ha hecho con buena intención. Por ello, decide no presentar una reacción de ira y opta por decirle a su amigo que hoy no se encuentra muy bien y preferiría que no le hiciera bromas. En el siguiente artículo encontrarás más información sobre la autorregulación emocional,

¿Cómo las emociones pueden afectar la salud de las personas?

Aspectos a tener en cuenta – La mala salud emocional puede debilitar el sistema inmunitario de su cuerpo. Esto hace que usted sea más propenso a tener resfriados y otras infecciones en los momentos emocionalmente difíciles. Además, cuando se siente estresado, ansioso o molesto, no puede cuidar de su salud tan bien como debería.

dolor de espalda cambios en el apetito dolor de pecho estreñimiento o diarrea sequedad en la boca cansancio extremo dolor y malestar general dolores de cabeza presión arterial alta insomnio (problemas para dormir) desvanecimientos palpitaciones (sensación de que su corazón se acelera) problemas sexuales dificultad para respirar rigidez en el cuello sudor molestias en el estómago; aumento o pérdida de peso

¿Cuál es la emoción más importante?

2. Alegría – La felicidad es la emoción primaria más buscada. Aunque las personas experimentan felicidad por diferentes razones, esta emoción se define como un sentimiento agradable de satisfacción, bienestar y alegría. Hoy en día, la psicología se centra mucho en ayudar a las personas a encontrar la felicidad, cosa que no ocurría hasta hace unos 50 años.

¿Cómo influyen las emociones y sentimientos en la sana convivencia?

Educación emocional y convivencia Educación emocional y convivencia. ¿Y ahora qué? A través de este artículo quiero compartir con el lector algunas de las reflexiones que realizo tras mi experiencia en el sistema educativo en los últimos años, como orientador en un equipo específico de orientación educativa en convivencia escolar, por un lado y, como Coordinador Pedagógico del Programa ER en la Región de Murcia.

Reflexiones, por tanto, sobre la relevancia de la educación emocional para fortalecer y mejorar la convivencia escolar. Por mi puesto, he participado en el sistema educativo desde fuera del currículum academicista. Esta perspectiva me ha permitido constatar la importancia de otras muchas variables en la educación del individuo, más allá de las académicas.

Me ha permitido observar cómo existe una intencionalidad de regular muchos aspectos sobre la convivencia escolar y un creciente interés por su mejora desde todos los estamentos de la institución educativa. Claro: es evidente que sin un buen clima de trabajo es imposible desarrollar otros tipos de aprendizajes. Por Qu Es Importante Autorregular Nuestras Emociones Por Ejemplo Cuando Tenemos Alguna Enfermedad Del desarrollo de mi práctica, en la intervención psicopedagógica en diferentes casos, como consecuencia de problemas de convivencia por conductas desadaptadas, de indisciplina y disruptivas, conductas agresivas y violentas, conductas de desmotivación y desinterés académico evidencio que la gran mayoría de ellas tienen su origen asociado a una dificultad o déficit en la gestión emocional.

Un problema que puede presentar diversas manifestaciones: dificultades para la identificación de los sentimientos y emociones, ausencia de empatía, ausencia de afecto, dificultad de autocontrol, dificultad o inadecuada toma de decisiones, falta de habilidades de interacción,Es evidente la importancia que en todo ello cobran las emociones y la necesidad de trabajar su desarrollo equilibrado.

De hecho, estudios empíricos muestran que las personas con buen desarrollo de inteligencia emocional son menos propensas a los conflictos interpersonales, a mantener actitudes violentas, y, al mismo tiempo, alcanzan mayores niveles de satisfacción y bienestar social.

En la práctica docente nos encontramos con conductas de indisciplina y disruptivas: molestar a los compañeros, hablar en voz alta cuando el profesor explica, hacer ruidos, no disponer del material necesario para la clase que impiden el desarrollo normal de la clase y que suponen una trasgresión de la norma y reglas de convivencia del aula y del centro.

Nos encontramos con conductas de desmotivación y desinterés por el trabajo académico o el estudio. Y nos encontramos también con conductas de diferente intensidad y gravedad de acciones violentas hacia otra persona del entorno escolar, hacia el material escolar o hacia las instalaciones.

  • Estas pueden ir desde dañar el material de otro compañero, agresiones verbales a compañeros o profesores, o incluso desarrollar actuaciones de acoso escolar.
  • En gran número de ellas podemos observar que se producen por una ausencia de estrategias adecuadas para afrontar situaciones de conflicto con los compañeros o con los profesores.

Todas estas conductas tienen una gran repercusión negativa en el proceso educativo y en los resultados a obtener en el mismo. Tras ellas existen problemas de autoestima, de adaptación personal, de ausencia de empatía, dificultad en el autocontrol, falta de habilidades de interacción, de asertividad Cuando reflexiono sobre estas situaciones, se evidencia ante mí la importancia del papel de las emociones en nuestras conductas y de entenderlas y utilizarlas para el afrontamiento de conflictos.

Me viene la imagen del alumnado atendido y cómo en cada caso existía una dificultad o una inadecuada gestión de las emociones. Por ello considero que es fundamental promover en el contexto escolar competencias sociales y emocionales que contribuyan a la mejora de las relaciones interpersonales, el bienestar personal y social de los integrantes de la comunidad escolar.

Hemos de contribuir al desarrollo y mejora del reconocimiento y expresión emocional, de la autoestima, la motivación, la empatía, la toma de decisiones, habilidades sociales, etc. Las relaciones interpersonales están repletas de unos sentimientos. Sentimientos de los que en ocasiones podemos no ser conscientes o que se encuentran condicionados por lo que acontece en las diferentes interacciones.

  1. Estas interacciones, sean de amistad o conflictivas, suelen ir acompañadas de emociones.
  2. Por ejemplo: podemos encontrarnos con alumnos especialmente sensibles a su activación corporal con pocas destrezas de control que, en situaciones de tensión, necesitarán aliviarla dando voces, levantándose de la silla, amenazando con los brazos, etc.

Nos podemos encontrar con otro alumnado que por el contrario, pueden disponer de recursos para controlar su respiración, sus músculos, etc. Lo que le permite rebajar la intensidad de sus sentimientos. Si conocemos gran parte de los elementos que intervienen en la dificultad de la gestión de las interacciones y por tanto en la convivencia adecuada de los individuos, alumnado, ¿Podemos y debemos realizar una actuación de prevención conducente a mejorar en el alumnado de todas estas habilidades y destrezas? Creo que se trata de una opción fundamental, que nadie debe cuestionar.

  1. Uno de los pilares en la mejora de la convivencia en el contexto escolar pasa por la educación emocional que contribuya al fomento de la convivencia a través de unas adecuadas interacciones interpersonales e intrapersonales que posibiliten una maduración personal del alumnado.
  2. En este escenario tenemos varios protagonistas además del alumnado se encuentra el profesorado y la familia.

En los últimos años se evidencia una dificultad en esta «puesta en escena». Actualmente, por diversas razones socio-económicas, la familia parece que dedica un tiempo insuficiente a la tarea de educar y numerosos padres y madres manifiestan que no tienen destrezas y competencias suficientes para educar a sus hijos e hijas y para aportarles referentes para la selección de información y conducta adecuada en el entorno social que les ha tocado vivir actualmente.

Por otro lado en el «centro educativo» he observado una cierta inercia de resistencia al cambio que cuesta modificar, y lastra la respuesta a los nuevos retos del proceso educativo entre los que se encuentra la responsabilidad educativa de dar respuesta al ámbito socio-afectivo, que la sociedad demanda haciendo más complicado el aunar lo cognitivo y lo afectivo.

En el proceso educativo, por tradición, se viene mostrando más interés por los procesos cognitivos que por los afectivos. Desde la cultura docente prevalece más el modelo de instrucción frente a un modelo integral en que se aúne lo cognitivo y lo afectivo.

Es necesario abordar nuevas responsabilidades educativas en materia socio-afectiva que promueva un desarrollo integral del alumno. Ello pasa por desarrollo de un profesorado emocionalmente competente y convencido de la importancia de la educación emocional y desarrollo de propuestas creativas en la escuela.

Cada vez más se avanza en este sentido, pues son más los centros que incorporan en su práctica programas de educación emocional. Por ello, también, cobra sentido fomentar la educación emocional no sólo en el alumnado sino en el profesorado y en las familias.

Por tanto además de las actividades que se realizan en los centros escolares para fomentar la convivencia, gestión democrática de las normas, la educación en valores, resolución de conflictos debemos añadir la educación emocional. Pero una integración en la propuesta docente con un carácter creativo, en la que suponga un proceso de entrenamiento emocional apoyado en vivencias, interacciones entre iguales y conclusiones que ayuden al alumnado a adoptar conductas adecuadas.

No solo basta con desarrollar elementos estructurales para la mejora de la convivencia, como normativa, «alumno mediador», «alumno tutor», aula de convivencia Todo ello es muy valioso y necesario. Junto a todo ello es imprescindible el diseñar, implementar y evaluar programas de intervención de educación emocional, integrados con el resto de estrategias educativas.

See also:  Enfermedad Donde Se Te Olvidan Las Cosas?

En el contexto educativo nos debemos ocupar, además de los elementos meramente académicos, también, de los afectos, las emociones y los sentimientos. Un conflicto es resuelto de manera diferente cuando el miedo, la ira, la frustración pueden ser expresadas, nadie percibe sensación de amenaza, los implicados cooperan para resolverlo, las personas se sienten respetadas y se buscan soluciones conjuntas que satisfacen a las partes.

Dicho de otra manera, para la mejora de la convivencia hemos de promover aulas facilitadoras de educación emocional en las que se desarrollen procesos de aprendizaje que contribuyan a: Por Qu Es Importante Autorregular Nuestras Emociones Por Ejemplo Cuando Tenemos Alguna Enfermedad

La Identificación y expresión emocional: que facilitara el reconocimiento de nuestras emociones y el estado emocional en las otras personas. Desarrollando la habilidad para expresar correctamente nuestros sentimientos y necesidades asociadas a los mismos. La asertividad: siempre que se garantice el respeto mutuo. La autoestima: Considerada como uno de los motores del ser humano La empatía: Facilitar la comunicación, la escucha, el entendimiento y comprensión en la relación entre los miembros del aula. El autocontrol: Enseñando en el desarrollo de actitudes proactivas frente a las reactivas para la actuación ante el conflicto, que ayudarán a la toma de decisiones. Una comunicación adecuada basada en la confianza entre todos los miembros del aula.

En resumidas cuentas, desarrollar en el alumnado lo que Goleman contempla cuando define la inteligencia emocional como la capacidad de reconocer los sentimientos propios y ajenos, de poder automotivarse para mejorar positivamente las emociones internas y las relaciones con los demás.

  1. En este escenario, el Programa de Educación Responsable se evidencia como un programa adecuado para el desarrollo emocional y la creatividad que sistematiza y planifica los diferentes elementos de la educación emocional, facilitando su desarrollo en el entorno escolar.
  2. El programa de Educación Responsable nos brinda una propuesta fundamentada, sistemática, que realiza un planificación de actividades equilibradas que garantiza el trabajo de la identificación y expresión emocional, la autoestima, la empatía, el autocontrol, habilidades de interacción, asertividad,lo que contribuye a un desarrollo emocional del alumnado.

En el acompañamiento pedagógico a los centros que implementan el Programa ER en la Región de Murcia, así lo he podido constatar. He intentado, través de este artículo, justificar sucintamente la importancia y repercusión de la educación emocional en el desarrollo integral del alumnado, para contribuir a la mejora de la convivencia escolar y al desarrollo curricular, lo que con toda certeza promoverá un avance académico del alumnado.

Si el lector ve en estas reflexiones unas razones para integrar la educación emocional en la práctica docente, lo animo a emprender el camino que lo haga posible. Este camino además de realizarse con rigor y fundamentación, deberá ser un camino creativo dotado de un proceso vivencial, interactivo que lleve al alumnado a la reflexión, adecuación de conductas y toma de decisiones acompañado por el docente que contribuya al adecuado desarrollo de su inteligencia emocional.

Y ahora qué? Pasamos a la acción? José Emilio Linares Garriga Pedagogo, Director del EOEP Específico de Convivencia Escolar de la Región de Murcia y Coordinador Pedagógico del Programa ER- Región de Murcia 2013 a 2017 : Educación emocional y convivencia

¿Qué estrategias podemos usar para regular mis emociones en la escuela?

Por Qu Es Importante Autorregular Nuestras Emociones Por Ejemplo Cuando Tenemos Alguna Enfermedad Inteligencia Emocional fue un término utilizado por Peter Salovey y John Mayer en 1990, quienes la definen como: «la capacidad de controlar y regular las emociones de uno mismo para resolver los problemas de manera pacífica, obteniendo un bienestar para sí mismo y para los demás»,I.

  1. Cómo aplicar la inteligencia emocional en el aula.
  2. Algunas estrategias para estimular el desarrollo de la Inteligencia Emocional en los educandos son: 1.
  3. Dejar que los educandos expresen sus sentimientos y emociones y, como adulto, escuchar y expresar las propias.
  4. El autoconocimiento y autoconciencia, capacidad de saber qué está pasando en nuestro cuerpo y qué estamos sintiendo, son dos de los pilares fundamentales para desarrollar la Inteligencia Emocional.

Se debe estimular la afectividad a través de la expresión regulada del sentimiento positivo y, más difícil aún, de las emociones negativas.2. Mostrar que la persona con la que está tratando es importante, A veces las cosas más sencillas de hacer son las que mayor impacto causan en los demás: dar un abrazo, dedicar unos minutos sin mostrar que se está apurado para irse, escuchar con atención y comprensión.3.

  • Enseñar que en la vida no siempre se puede tener lo que queremos,
  • A veces es posible, aunque es probable que cueste mucho esfuerzo y trabajo.
  • Enseñarle a los niños a esperar hasta que llegue el momento de tener lo que se quiere y, que mientras tanto, tenemos que seguir viviendo.
  • Otros pilares de la Inteligencia emocional son el autocontrol y el autodominio: regular la manifestación de una emoción y modificar un estado de ánimo.4.

Enseñar que cuando se tiene un problema, lo primero que hay que hacer es reflexionar y luego actuar de una forma pacífica, sin lastimar a otras personas para solucionar el problema. Enseñarle al educando cómo afrontar emociones negativas como la ira, el enojo, la rabia, etc.

Está bien expresar que uno está enojado, siempre y cuando se haga de una manera saludable y sin herirse ni hiriendo a otra persona.5. La capacidad de automotivarse y de motivar a los demás, Tener la habilidad de despertar en uno mismo y en otras personas la estimulación para llevar a cabo acciones o tareas está íntimamente ligada al optimismo y autoestima,

Un educando que recibe reconocimiento raramente será agresivo o pesimista.6. Cuando se reconocen las actitudes y acciones positivas que tus educandos realizan, también se debe señalar con firmeza que algo está mal cuando una acción es negativa, Ayuda a los educandos a ponerse en el lugar de la otra persona y a pensar cómo se sentiría él en aquella situación.

De esta manera estarás favoreciendo el desarrollar la empatía, Enséñale a pedir perdón. La enseñanza de habilidades empáticas se logra mostrando a los educandos cómo prestar atención, saber escuchar y comprender los puntos de vista de los demás.7. En las relaciones sociales, enseña a tus educandos que la mejor manera de solucionar conflictos es conversando, no agrediendo ni física ni verbalmente a la otra persona.

Una buena charla puede achicar brechas, enseñarnos a ver las cosas desde otro punto de vista, aprender y aceptar que quizás lo mejor es lo que la otra persona propone. De no ser así, enseñar a expresar lo que siente para que pueda lograrse la solución del conflicto.

También puedes enseñar que su influencia personal puede servir para inspirar a otros a comunicar y expresar lo que sienten.8. Dialoga con tus educandos, Comentar con ellos temas variados les ayudará a comprender la realidad y a desarrollar el juicio crítico,9. Felicita al educando cada vez que enfrente una emoción negativa de manera adecuada.

Además, ayudará a desarrollar su optimismo y autoestima,10. No olvides nunca que la mejor manera de enseñar y educar es mediante el ejemplo,11. Como docentes, se debe tratar a los educandos » como le gustaría que lo tratasen ellos a uno «, siendo conscientes de cómo se controlan las propias emociones y qué actitudes se tienen con los otros, de esta manera, se enseña al educando cómo desarrollar estas conductas.12.

Se debe tratar con especial énfasis la habilidad de resaltar los aspectos positivos por encima de los negativos y los objetivos alcanzados antes que las insuficiencias.13. Reconocer y nombrar las diferentes emociones, realizando ejercicios prácticos para desarrollar la empatía con los compañeros de clase, fomentando el diálogo y la apertura y, enseñar recursos para controlar la ira y la rabia son algunas de las estrategias que pueden utilizar los docentes para fortalecer el desarrollo emocional de sus estudiantes.14.

Cómo Controlar Las Emociones y Desarrollar Inteligencia Emocional para Entenderlas y Canalizarlas

Parte importante del rol del docente es saber captar los distintos mensajes que le transmiten sus alumnos y alumnas, respondiendo a sus intereses y necesidades, favoreciendo la comunicación con ellos y adecuando las estrategias educativas para tratar de integrarlos a todos al proceso de aprendizaje.

Contar problemas o intercambiar opiniones y consejos. Recurrir a la mediación en la resolución de conflictos interpersonales entre educandos. Contar anécdotas del propio educador sobre cómo resolvió problemas similares a los que pasan los educandos. Creación de tareas que permitan vivenciar y aprender sobre los sentimientos humanos como la proyección de películas, la lectura de poesía y narraciones, las representaciones teatrales.

II. Componentes de la inteligencia emocional.

Conocer las propias emociones. La conciencia de uno mismo es la clave de la inteligencia emocional. Una mayor certidumbre con respecto a nuestras emociones es una buena guía para las elecciones vitales. Manejar las emociones. Las personas que saben serenarse y librarse de la ansiedad, irritación o melancolías excesivas se recuperan con mayor rapidez de los reveses de la vida. Automotivación. Las personas que saben controlar la impulsividad y esperar para obtener su recompensa cumplen con sus objetivos y están conformes con sus logros. Empatía. La capacidad para reconocer las emociones de los demás, saber qué quieren y qué necesitan es la habilidad fundamental para establecer relaciones sociales y vínculos personales. Manejar las relaciones. Esto significa saber actuar de acuerdo con las emociones de los demás; ayuda a determinar la capacidad de liderazgo y popularidad.

III. Didácticas para trabajar lo emocional en el aula.

Cualquier contenido que el educador explique debe ser vivido por el educando también desde la emoción, no solo como un dato o un conocimiento más. El uso de fotografías y escenas de la vida diaria son elementos que provocan con bastante facilidad que emerja el mundo emocional. El uso del relato, el cuento, la poesía, las obras literarias, en general, están llenas de situaciones emocionales a partir de las cuales se pueden trabajar estos contenidos. La propuesta de juegos de comunicación y expresión emocional. Las películas que permitan el análisis de las emociones de los personajes y de las sensaciones que provocan en el espectador. Utilización de técnicas de role-playing. Mensajes publicitarios como elementos de toma de conciencia, respecto del impacto emocional de las imágenes. La música, elemento fundamental que nos ayuda a mirar hacia dentro centrando la atención en los procesos internos. La utilización del color y de la forma. En general, las artes, incluida la danza, proporcionan los medios para expresar los sentimientos y las ideas de maneras creativas y hacen que cualquier experiencia de aprendizaje sea más memorable. La imaginación es el vehículo para el descubrimiento, es un motivador por excelencia del aprendizaje, que suscita una emoción básica: la curiosidad. El aprendizaje cooperativo, Las investigaciones que se han efectuado sobre esta estrategia educativa indican que cuando los educandos aprenden juntos en parejas o en pequeños grupos, el aprendizaje es más rápido, hay mayor retención y los niños se sienten más positivos respecto a lo que aprenden.

Con estas actividades el estudiante descubre la diversidad emocional, fomenta su percepción y comprensión de los sentimientos propios y ajenos, observa cómo los sentimientos motivan distintos comportamientos, percibe la transición de un estado emocional a otro (del amor al odio), es consciente de la posibilidad de sentir emociones contrapuestas (sorpresa e ira, felicidad y tristeza) y cómo los personajes literarios o de cine resuelven sus conflictos o dilemas personales.

Seguramente con la práctica se logren trasladar estas formas de tratar y manejar las emociones a la vida cotidiana, aprendiendo a reconocer y comprender los sentimientos de los otros; enfatizando con las emociones de los demás compañeros de clase, regulando el estrés y malestar, optando por resolver y hacer frente a los problemas sin recurrir a la violencia, en definitiva, enseñando a los niños a prevenir comportamientos violentos, desajustados emocionalmente, tanto fuera como dentro del aula.

Educrea desarrolla sus cursos de capacitación docente en todo Chile. Revisa nuestra oferta de perfeccionamiento en nuestras 9 áreas de estudio y revisa los contenidos de cada curso aquí.

¿Cuáles son los tipos de autorregulación?

Resumen – La autorregulación es una competencia que permite a los alumnos activar las estrategias de aprendizaje necesarias para alcanzar los objetivos establecidos. Se pueden distinguir siete grandes teorías sobre autorregulación: operante, fenomenológica, procesamiento de la información, sociocognitiva, volitiva, vygotskiana y constructivista ( Zimmerman, 2001 ).

  1. En este artículo se discuten las aportaciones de cada una de ellas en relación a cinco aspectos fundamentales para entender la autorregulación.
  2. Primero, cuál es el origen de la motivación para autorregularse.
  3. Segundo, cómo se adquiere la conciencia necesaria para autorregularse.
  4. Tercero, cuáles son los procesos autorregulatorios básicos para cada una de las siete teorías.

Cuarto, qué papel juega el entorno social y físico en la autorregulación del alumno. Quinto, cómo se adquiere la capacidad para autorregularse. A lo largo del artículo se irán presentando las aportaciones de cada una de las teorías para dar respuesta a las cinco preguntas planteadas, construyendo un marco comprehensivo sobre en qué consiste la autorregulación y cómo hacer para fomentarla en nuestros alumnos.