Centro Médico Talar

Medicina, Investigación, Tecnología

Que Pasa Si Tragas Pasta De Dientes?

Que Pasa Si Tragas Pasta De Dientes
La pasta de dientes o dentífrico es un producto empleado para limpiar los dientes. Este artículo aborda los efectos de ingerir una gran cantidad de este producto. Este artículo solo tiene fines informativos. NO lo use para tratar ni manejar una sobredosis real.

Si usted o alguien con quien usted se encuentra sufre una sobredosis, llame al 911 o al número local de emergencias, o puede comunicarse directamente con el centro de control toxicología local llamando al número nacional gratuito Poison Help (1-800-222-1222) desde cualquier parte de los Estados Unidos.

Los ingredientes tóxicos incluyen:

Fluoruro de sodioTriclosán

Los ingredientes se encuentran en:

Diversos dentífricos o pastas de dientes

Ingerir una gran cantidad de dentífrico regular puede provocar dolor de estómago y posible obstrucción intestinal. Los síntomas adicionales pueden ocurrir al ingerir una gran cantidad de dentífrico que contenga fluoruro:

Convulsiones DiarreaDificultad respiratoriaBabeoAtaque cardíacoSabor a jabón o a sal en la bocaFrecuencia cardíaca lentaShockTembloresVómitos Debilidad

NO provoque el vómito en la persona, a menos que así lo indique el centro de toxicología o un profesional de atención médica. Busque asistencia médica inmediata. Si la persona ingirió el producto, dele una pequeña cantidad de agua o leche inmediatamente, a menos que el proveedor de atención médica diga lo contrario.

Edad, peso y estado de la personaNombre del producto (con sus ingredientes y concentración, si se conoce)Hora en que fue ingeridoCantidad ingerida

Se puede comunicar con el centro de control de toxicología local llamando al número nacional gratuito (Poison Help) 1-800-222-1222 desde cualquier parte de los Estados Unidos. Esta línea gratuita le permitirá hablar con expertos en intoxicaciones, quienes le darán instrucciones adicionales.

  1. Se trata de un servicio gratuito y confidencial.
  2. Todos los centros de control de toxicología locales en los Estados Unidos utilizan este número.
  3. Usted debe llamar si tiene cualquier inquietud acerca de las intoxicaciones o la manera de prevenirlas.
  4. NO es necesario que se trate de una emergencia.
  5. Puede llamar por cualquier razón, las 24 horas del día, los 7 días de la semana.

Si usted ingiere dentífrico (pasta de dientes) que no contenga fluoruro, posiblemente no necesite ir al hospital. Las personas que ingieren mucha pasta de dientes con fluoruro, en especial si se trata de niños pequeños, tal vez necesiten ir al servicio de emergencias del hospital.

Carbón activado para evitar que se absorba el resto del tóxico en el estómago o en el tracto digestivo.Soporte para la respiración y las vías respiratorias, incluso oxígeno. En casos extremos, se puede introducir una sonda a través de la boca hasta los pulmones para evitar la succión. Se necesitara, entonces, un respirador artificial (ventilador).Calcio (un antídoto) para revertir los efectos del tóxico. Radiografía del tórax, ECG (electrocardiograma o trazado cardíaco).Endoscopia: colocación de una cámara que baja por la garganta para visualizar las quemaduras en el esófago y el estómago.Líquidos por vía intravenosa (IV).Medicamentos para tratar los síntomas.Una sonda a través de la boca hasta el estómago para lavarlo ( lavado gástrico ).

Las personas que ingieren una cantidad muy grande de pasta de dientes con fluoruro y sobreviven por 48 horas con frecuencia se recuperan. La mayoría de las pastas de dientes que no contienen fluoruro son atóxicas (no tóxicas). Las personas tienen buenas probabilidades de recuperarse.

Dhar V. Dental caries. In: Kliegman RM, St. Geme JW, Blum NJ, Shah SS, Tasker RC, Wilson KM, eds. Nelson Textbook of Pediatrics,21st ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 338. Meehan TJ. Care of the poisoned patient. In: Walls RM, ed. Rosen’s Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice,10th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2023:chap 135.

Versión en inglés revisada por: Jesse Borke, MD, CPE, FAAEM, FACEP, Attending Physician at Kaiser Permanente, Orange County, CA. Also reviewed by David C. Dugdale, MD, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

¿Qué pasa si un adulto se cepilla los dientes con pasta de niños?

Los niños no deben utilizar las mismas pastas de dientes que los adultos, entre otras razones porque en la suya la concentración de flúor ha de ser muy inferior a las que se encuentran en un dentífrico para adultos. Deben utilizar este tipo de pasta hasta los doce años de edad. ¿Cómo elegir una clínica dental?

¿Qué pasa si te tragas el flúor?

¿Por qué no hay que tragarse la pasta de dientes? | Noticias de Sociedad en Heraldo.es Los dentistas tienen claro que lavarse los dientes es la fórmula más efectiva de evitar las caries, La pasta de dientes es barata y accesible y la generalización de su uso ha mejorado la salud bucodental de millones de personas en todo el mundo.

Pero, aunque menor, este hábito de higiene también conlleva cierta dosis de riesgo. El flúor, uno de los elementos principales de los dentífricos, es tóxico y su consumo puede provocar problemas de salud. Por eso, es importante escupir la pasta de dientes tras el lavado y enjuagarse bien para no dejar restos.

Esto, que en el caso de los adultos no presenta mayor problema, es especialmente importante en los niños pequeños, que siempre deben lavarse los dientes bajo la supervisión de un adulto para asegurarse de que no tragan pasta. En caso de intoxicación, los síntomas son dolor de estómago, vómitos y obstrucción intestinal, porque el fluoruro es un elemento corrosivo que daña la mucosa gástrica.

Si se presenta cualquiera de estos síntomas, conviene acudir de inmediato al médico. Pero, en cualquier caso, limpiarse los dientes con regularidad no supone ningún problema, porque la dosis considerada tóxica es mucho mayor que la que se usa en cada lavado. Y las ventajas de una buena higiene bucal superan con mucho a estos posibles riesgos.

: ¿Por qué no hay que tragarse la pasta de dientes? | Noticias de Sociedad en Heraldo.es

¿Qué pasa si mi hijo se traga la pasta?

¿Y si se traga la pasta? No pasa nada. Con la pequeña cantidad de flúor (grano de arroz) que ponemos el riesgo de fluorosis es prácticamente inexistente.

¿Qué pasa si un niño se come el flúor?

ORIGINAL Absorción sistémica de flúor en niños secundaria al cepillado con dentífrico fluorado Demonstration of Fluoride Systemic Absorption Secondary to Toothbrusing with Fluoride Dentifrice in Children José-María García-Camba de la Muela (1), Felisa García-Hoyos (1), Margarita Varela Morales (2) y Ángel González Sanz (3) (1) Facultad de Ciencias de la Salud. Departamento de Odontología. Universidad Europea de Madrid. (2) Servicio de Ortodoncia. Fundación Jiménez Díaz. Madrid. (3) Facultad de Ciencias de la Salud. Odontología. Universidad Rey Juan Carlos. Madrid. Dirección para correspondencia RESUMEN Fundamento: El efecto del flúor en la prevención de la caries está vinculado con su acción tópica. Cuando es ingerido, su efecto anticaries es escaso y, además, puede llegar a provocar efectos indeseables, entre ellos la fluorosis dental en el niño. El cepillado con pastas fluoradas es un procedimiento adecuado para vehicular el flúor tópico, pero en niños pequeños comporta riesgo de deglución inadvertida. El objetivo de este estudio es determinar la cantidad de flúor que aparece en orina después del cepillado con dentífrico fluorado. Métodos. En una muestra de 115 niños de 5 a 8 años seleccionados aleatoriamente se analizaron los niveles de pH, creatinina, y flúor en la orina excretada antes del cepillado con dentífrico fluorado y 2 horas después. Se utilizó la razón flúor/creatinina (F/Cr) para minimizar las variaciones del flúor en orina debidas a las diferentes tasas de secreción. Para el análisis estadístico se utilizaron la media, la desviación típica y el test T para las variables con distribuciones normales y pruebas no paramétricas para las variables con distribución no normal. Resultados: La cantidad media de pasta utilizada fue 1.192 mg (DT:421). Las variables pH y creatinina ofrecieron valores similares en las dos muestras de orina analizadas (pH: 6,35 y 6,36; creatinina: 0,76 g/l y 0,81 g/l). Sin embargo, la razón F/Cr aumentó significativamente tras el cepillado, pasando de 0,61 a 1,25 mg/g. Conclusiones: La utilización de un dentífrico fluorado se asocia con un aumento significativo de la concentración de flúor en la orina del niño. Palabras clave: Flúor. Fluoruros. Creatinina. Salud bucal. Infancia. ABSTRACT Background: The effect of the fluoride in the caries prevention is strongly linked to its topical action. When the fluoride is ingested, its anticaries effect is weak and, in addition, it can cause side effects such as dental fluorosis in children. The toothbrushing with fluoride dentifrice is a suitable procedure to provide the topical fluoride, but in small children there is risk of inadvertent swallowing. The main goal of this study is to quantify the fluoride levels in urine after toothbrushing with fluoride dentifrice. Methods: A sample of 115 children between 5 to 8 years was randomly selected. The pH, as well as creatinine and fluoride levels were analyzed in the urine excreted before and two hours after toothbrushing with fluoride dentifrice. The fluoride/creatinine (F/Cr) ratio was used to minimize the variations of the fluoride levels in urine due to the different rates of secretion. For the statistical analysis, the average, the standard deviation and the T test were used for the variables with normal distributions, and nonparametric tests were applied for the variables with non normal distribution. Results: The average amount of dentifrice was 1192 mg (SD: 421). The variables pH and creatinine showed similar values in the two samples of urine analyzed (pH: 6,35 and 6,36; creatinine: 0,76 g/l and 0,81 g/l). Nevertheless, the F/Cr ratio increased significantly after toothbrushing, ranging from 0.61 to 1.25 mg/g. Conclusions: The use of fluoride dentifrice is related to a significant increase of the fluoride concentration in urine in children. Key words: Fluorine. Fluor Protector, Fluorides. Creatinine. Oral health. Childood. Introducción Como resultado de las actuales estrategias preventivas se ha producido un descenso considerable en la prevalencia de caries en la mayoría de los países desarrollados 1-3, La razón más aceptada para explicar este descenso es el uso generalizado de flúor en todas sus modalidades, cuyos efectos beneficiosos en la prevención de la caries dental están ampliamente documentados desde que comenzó a utilizarse hace aproximadamente sesenta años 4, En el momento actual, el flúor con fines preventivos se vehicula a través de aguas fluoradas, tabletas, gotas, colutorios, geles, barnices y, en especial, dentífricos fluorados, que han demostrado tener el máximo efecto anticaries 5,6, La administración de flúor como elemento preventivo es posiblemente el procedimiento más eficaz para evitar la caries dental, pero se debe considerar el riesgo previo de caries del individuo receptor de esta medida. La Conferencia de Toronto en 1998 7, desaconseja los suplementos fluorados, a excepción del dentífrico fluorado, en los niños con escaso riesgo de caries. La recomendación para niños de alto riesgo mayores de 3 años que no residen en zonas de aguas fluoradas es la administración individualizada de 0,50 a 1,00 mg de FNa en forma de tabletas orales, en algunos casos suplementada con otros productos fluorados de acción tópica. A pesar de esta recomendación, la tendencia en las últimas décadas ha sido la sobredosificación de flúor, en muchos casos condicionada por la aplicación simultánea de múltiples tratamientos fluorados. Estas pautas, justificadas en individuos con riesgo alto de caries, podrían provocar fluorosis dental en niños pequeños, una anomalía del desarrollo del esmalte que se produce como consecuencia de la excesiva ingestión de flúor durante la fase de formación dentaria 8-11, Además, hay que considerar el gasto metabólico innecesario al que se somete al organismo al tener que metabolizar más flúor del que sería suficiente para cubrir los objetivos preventivos. En cualquier caso, el cepillado diario con dentífrico fluorado es muy beneficioso para los dientes del niño. El flúor vehiculado en el dentífrico, actuando tópicamente, aumenta la remineralización del esmalte, disminuye su desmineralización y ejerce una eficaz acción antibacteriana, fundamentalmente contra las bacterias más cariogénicas como son los estreptococos y los lactobacilos. Sin embargo, está comprobado que el cepillado de dientes conlleva la deglución inadvertida, o incluso voluntaria, de cierta cantidad de dentífrico 12,13, un hecho que puede adquirir particular relevancia en los niños más pequeños 14,15, Además, el flúor contenido en la pasta que ingresa en el organismo a nivel sistémico proporciona muy poco beneficio como elemento preventivo de la caries 16, El 75-90 % del flúor ingerido es absorbido pasivamente en estómago y duodeno 17, Esta absorción es rápida y depende del pH del entorno 18, El 50 % de la absorción se produce en los primeros 30 minutos 19 y la concentración plasmática máxima del flúor se alcanza a los 60 minutos 20, La eliminación del flúor absorbido se realiza casi exclusivamente por vía renal. El aclaramiento renal de flúor en niños es de 45 ml/min 21, El porcentaje de flúor filtrado que es reabsorbido oscila entre el 10% y el 90%, dependiendo en gran medida del pH del fluido tubular 22, Así, los factores que afecten al pH de la orina pueden alterar la excreción urinaria del flúor 23, La excreción del flúor a través de la orina aumenta después de la ingestión 20, siendo máxima a las 1,5-3 horas para disminuir después rápidamente 24, Aunque la absorción sistémica del flúor administrado con fines preventivos puede comportar riesgos como la intoxicación aguda 25 y la fluorosis dental, son muy pocos los estudios publicados en los que se analiza específicamente la eliminación de flúor en orina tras el cepillado con un dentífrico fluorado como expresión de dicha absorción sistémica. En la mayoría de esos estudios se analizan los niveles de flúor en orina en relación con el flúor eventualmente ingerido a través de todos los vehículos simultáneamente: dieta, aguas fluoradas y otros suplementos además del dentífrico 13,14 y las determinaciones se llevan a cabo en orina de 24 horas 26, No obstante, también puede recurrirse a la cuantificación del flúor en muestras de orina puntuales, recogidas en el periodo de tiempo en el que se espera encontrar el pico máximo de excreción, es decir, aproximadamente a las dos horas de la exposición al flúor. Cuando se realiza este tipo de análisis, y para reducir al mínimo las variaciones del flúor en orina debidas a las diferentes tasas de excreción, se determinan los valores de la razón flúor (mg) /creatinina (g) (F/Cr), los cuales se consideran equivalentes a los encontrados en muestras de orina de 24 horas cuando las concentraciones de creatinina son normales (entre 0,5 y 3,0 g/l) 27-31, El objetivo fundamental de este trabajo es determinar las concentraciones de flúor en la orina antes y después del cepillado dental con un dentífrico fluorado. Sujetos y métodos El estudio fue realizado en una muestra de escolares del colegio público San José de Las Matas, en Madrid, una localidad cuyas aguas de consumo no están fluoradas y presentan unas concentraciones de flúor inferiores a 0,3 ppm. Previamente al trabajo de campo, para determinar el tamaño de la muestra mediante análisis de varianzas, se realizó un estudio piloto con 10 individuos (5 niños y 5 niñas). La muestra definitiva quedó constituida por 115 escolares con edades comprendidas entre 5 y 8 años. De éstos, 100 (57 niños y 43 niñas) fueron asignados al «grupo de estudio», que iba a cepillarse con dentífrico fluorado y los 15 restantes (7 niños y 8 niñas), que no se iban a cepillar los dientes, se consideraron «grupo de referencia». Ambos grupos fueron elegidos aleatoriamente entre todos los niños susceptibles de participar en el estudio. Los criterios de inclusión fueron: contar con el consentimiento informado de padres o tutores, que el niño efectuara el cepillado dental habitualmente sin ayuda sirviéndose por sí mismo el dentífrico y, por último, que aportara suficiente cantidad de orina como para poder ser analizada. Los criterios de exclusión comprendían la existencia de enfermedades renales y otras enfermedades sistémicas. En el centro escolar los niños fueron convocados en grupos de aproximadamente 15 individuos. Se les preguntó si ellos mismos realizaban su cepillado en casa, descartando a los que se cepillaban habitualmente con ayuda y a aquéllos a los que la pasta les era suministrada por adultos. Seguidamente se entregó a cada niño un frasco estéril y se le instruyó para que orinara en su interior. Después de haber recogido la primera muestra de orina se distribuyó a cada uno de los niños que iban a realizar el cepillado un cepillo dental y un tubo de dentífrico y se les pidió que colocaran la pasta sobre el cepillo tal y como lo hacían habitualmente en casa. Este procedimiento se realizó separando suficientemente a los niños para evitar que se influenciaran durante el mismo. El dentífrico utilizado fue Colgate «Bugs Bunny» ®, con un contenido de FNa de 1.100 ppm. Otros componentes de esta pasta son: agua, sorbitol, sílice hidratada, pirofosfato tetrasódico, celulosa, lauril sulfato de sodio, sacarina sódica, glicerina y excipientes. Una vez colocada la pasta en el cepillo se cuantificó la cantidad utilizada por cada niño. En los trabajos publicados en los que se realizan este tipo de mediciones se emplean métodos muy diversos de pesaje, que van desde mediciones individuales muy estrictas hasta la utilización de valores medios a partir de las cantidades de pasta utilizadas globalmente por los grupos experimentales Para realizar este trabajo se decidió emplear un sistema que permitiera estudiar individualmente a cada niño. Se optó por este sistema aún asumiendo los inconvenientes que comporta la cuantificación de la pasta dental mediante categorías, pues permitía extraer conclusiones sobre cada individuo en cuanto a la influencia de la dosis de dentífrico utilizada sobre el flúor excretado en la orina. El método de evaluación seguido fue el siguiente: antes del estudio los investigadores habían realizado en el laboratorio seis pesajes independientes del cilindro de dentífrico que ocupaba respectivamente la totalidad del cabezal de seis cepillos idénticos a los que posteriormente habrían de utilizar los niños en el estudio. Para ello se empleó una balanza de Ohaus TS120 AS con una precisión de 1 mg. El valor medio de dichos pesajes fue 2.031 mg. A continuación se dividió virtualmente el cabezal del cepillo en 6 segmentos de una longitud aproximada de 3,3 mm y se calculó el peso medio de la pasta que ocuparía cada segmento, siendo el resultado 339 mg. De ese modo, se asumió que el volumen de pasta correspondiente a 3,3 mm de longitud del cilindro de dentífrico aplicado sobre el cepillo pesaría 339 mg. Sobre esa base, para evaluar el peso de pasta utilizada por cada niño de la muestra experimental, se utilizó una regleta graduada con seis segmentos de 3,3 mm cada uno, lo que permitió clasificar a los niños en seis categorías, en función de su correspondiente «dosis de dentífrico». Previamente al momento del cepillado, una vez que el niño había colocado el dentífrico en el cepillo, un miembro del grupo de estudio medía con la regleta la longitud del cilindro correspondiente, puntuando el resultado de 1 a 6. La cantidad de pasta utilizada se analizó por edades, dividiendo la muestra en dos grupos: uno integrado por los niños de 5-6 años y el otro por los niños de 7-8 años. A los niños que formaban parte del grupo de referencia que no se habían cepillado los dientes se les asignó la puntuación 0. A continuación se pedía a los niños del grupo de estudio que se cepillaran tal y como lo hacían habitualmente en casa durante un periodo cronometrado de 2 minutos y que después se enjuagaran con agua. Seguidamente los niños reanudaban sus actividades académicas con la instrucción de no comer ni beber nada hasta ser nuevamente convocados. Al cabo de dos horas se tomaba una segunda muestra de orina en cada niño. En las distintas muestras de orina se determinaron el pH y las concentraciones de flúor y creatinina. Las medidas del pH se realizaron mediante el método potenciométrico, las del flúor mediante potenciometría con electrodo de ión específico, siguiendo la técnica de calibración seriada y las de creatinina por la técnica de cromatografía de líquidos de alto rendimiento, utilizando una columna de fase reversa y con detección ultravioleta. Las determinaciones de cada variable se sometieron a sus respectivos controles de calidad (repeticiones ciegas, control de repetitividad, control de exactitud y control de precisión). Todos los análisis se realizaron en el laboratorio de bioquímica clínica de la Fundación Jiménez Díaz. Para el análisis estadístico de los resultados se empleó la media y la desviación típica para las variables cuantitativas y porcentajes para las variables categóricas. En la estadística inferencial se utilizó el test T para las variables con distribuciones normales. En el caso de variables cuantitativas no normales, las comparaciones de medias entre grupos múltiples se realizaron con el test de Kruskall-Wallis. Para comparaciones entre dos determinaciones consecutivas en los mismos individuos se utilizó el test de Wilcoxon. El análisis estadístico se realizó con el paquete estadístico SPSS V.11.0.0. Resultados La cantidad de pasta usada por la mayoría de los niños osciló entre 1.016 a 1.354 mg, siendo la media 1.192 mg (DT: 421). El grupo de 5-6 años empleó una media de 1.064,9 mg de dentífrico (DT=401,2) y el de 7-8 años 1.398,8 mg (DT=370,6). La diferencia en la dosis de dentífrico entre los dos grupos de edad es estadísticamente significativa (p < 0,001). La tabla 1 recoge los valores medios de pH, creatinina, flúor y F/Cr en ambas muestras de orina, antes y después del cepillado en el grupo de estudio y en la tabla 2 aparecen los datos relativos a las dos muestras de orina del grupo de referencia (sin cepillado). En la tabla 3 se recogen los datos del análisis de los cambios producidos en las distintas variables en la segunda muestra de orina con respecto a la 1ª en ambos grupos. En el grupo de estudio no se apreciaron diferencias en los valores de pH ni de creatinina entre la 1ª y la 2ª muestra (p>0,05) y, por el contrario, sí fueron significativas las diferencias en la concentración de flúor y F/Cr entre ambas muestras (p 0,05). Se analizó la posible influencia de la variable «dosis de dentífrico» sobre los valores de pH, creatinina y flúor en orina, registrados en la 2ª muestra, constatándose que al aumentar la dosis de dentífrico, aumentaba proporcionalmente la concentración de flúor en orina (p 0,05) ( tabla 4 ). En la figura 1 se representan los valores medios de F/Cr obtenidos en la 1ª muestra de orina en cada una de las seis categorías de sujetos del grupo de estudio, en función de la dosis de dentífrico utilizado, y en el grupo de referencia, cuya dosis de dentífrico era 0.

En la figura 2 se representan los valores correspondientes a la 2ª muestra de orina. La representación mediante boxplot evidencia una tendencia ascendente de los niveles de excreción de flúor en orina, relacionada con la dosis de dentífrico empleada. Las diferencias de los valores de entre la 1ª y 2ª muestra de orina del grupo de referencia y de las 6 categorías del grupo de estudio, en función de las dosis de dentífrico, aparecen en la figura 3,

Como puede observarse, los valores son superiores en la 2ª muestra en todas las categorías del grupo de estudio y no así en el grupo de referencia. Discusión La cantidad media de pasta dental utilizada por los niños es superior a la referida en la mayoría de los estudios publicados 32-34, aunque coincide con varios de ellos en que el peso medio de dentífrico utilizado es proporcional a la edad de los niños 33, El contenido de FNa de la pasta utilizada en nuestro estudio era 1.100 ppm. Teniendo en cuenta esa proporción, 1.192 mg de pasta –cantidad media utilizada por los niños en cada cepillado-incluirían aproximadamente 1,31 mg de FNa, de los que 0,66 mg corresponderían a ion flúor. Esta cantidad de flúor, que entraría en la boca del niño en cada cepillado, tendría que multiplicarse por el número de cepillados realizados al día. Un niño de nuestra muestra que se cepillara los dientes tres veces al día se estaría introduciendo en la boca casi 4 mg de FNa y por tanto aproximadamente 2 mg de ion flúor. Se ha señalado que los niños pueden llegar a deglutir entre el 25 y el 33% del dentífrico utilizado 37, dependiendo de varios factores (edad, sabor del dentífrico, enjuague posterior al cepillado, etc) 38, Eso supone que los niños de nuestra muestra podrían deglutir en cada cepillado entre 0,5 y 0,66 mg de ion flúor. El hecho de que se utilice una cantidad excesiva de pasta en cada cepillado puede atribuirse a falta de educación sanitaria en los niños y sus padres junto con otros factores 38 : El aspecto y sabor agradables del producto pueden incentivar su ingesta, a lo que se une la influencia de los mensajes publicitarios que incitan a la utilización de dosis elevadas de dentífrico. Así mismo, pueden influir la longitud del cabezal del cepillo, el diámetro del orificio de salida del tubo de pasta y la facilidad de extracción de su contenido. En cuanto a la medición de flúor en orina en este estudio se optó por utilizar muestras de orina puntuales, recogidas en el momento en que se esperaba encontrar el pico más alto de excreción, aproximadamente 2 horas después del cepillado de dientes con un dentífrico fluorado 24, Los resultados de la determinación de las concentraciones de flúor se expresaron mediante la razón flúor/creatinina (F/Cr) 27, En otros trabajos publicados para la medición de flúor en orina se utiliza habitualmente la excreción total en orina de 24 horas 26, En este estudio, esta modalidad de cuantificación se rechazó esta modalidad de cuantificación se rechazó por dos motivos: Por una parte debido a la dificultad inherente a realizar el seguimiento en niños tan pequeños que acudían diariamente a la escuela. Por otra parte, aunque la orina de 24 horas permite conocer la excreción total del flúor durante este periodo de tiempo, no refleja con precisión el aumento en su excreción como consecuencia de la introducción de un factor de riesgo, que en este caso es el dentífrico, pues no es útil para distinguir las elevaciones de los niveles de flúor debidas a otros factores,como, por ejemplo, la dieta. En cuanto al pH de la orina y su concentración de creatinina, los valores de creatinina de la 1ª muestra obtenida antes del cepillado se encontraban en los límites normales y se mantuvieron prácticamente constantes en la 2ª muestra,obtenida después del mismo. Este hallazgo era esperable teniendo en cuenta que entre la obtención de ambas muestras no intervino ningún factor, como la ingesta de alimentos o un incremento de la actividad física, que pudiera ejercer un efecto significativo sobre esos dos parámetros. En este estudio, la concentración de flúor en la orina de los niños antes del cepillado fue 0,42 mg/l, una cifra igual a la referida por Shanon y Sanders 39 que analizaron muestras puntuales de orina en un grupo de niños de 6-9 años, residentes en una comunidad con aguas no fluoradas. Por el contrario, la concentración encontrada por Obry-Musset et al 40 en una población de niños de 10-14 años que no recibían suplementos de flúor fue muy inferior (0,28 mg/l). Estos autores realizaron sus análisis en muestras de orina de 24 horas. Al no encontrar otros trabajos con una metodología similar a la nuestra, hemos comparado nuestros hallazgos con los de otras investigaciones en las que se analiza el flúor en la orina de individuos que reciben suplementos fluorados por vía oral, ya sea aguas fluoradas o tabletas de flúor. Así, Baez 41 estudió la concentración de flúor en 3 muestras de orina recogidas a lo largo de 24 horas en un grupo de niños de 4 a 6 años que residían en una comunidad con aguas fluoradas, encontrando concentraciones medias de día y de noche de 1,26 y 1,42 mg/l, respectivamente. Por su parte Rugg-Gunn et al 42, en muestras de orina de 24 horas obtenidas en niños de 4 años de Sri Lanka y de Inglaterra que bebían habitualmente aguas fluoradas, encontraron respectivamente concentraciones de flúor de 1,09 mg/l y 0,94 mg/l. En la investigación antes mencionada de Obry-Musset et al 40 se encontraron concentraciones de flúor de 0,99 mg/l. en orina de 24 horas tras la administración de una tableta diaria de flúor de 1 mg. Estas diferencias en cuanto a excreción de flúor registradas en distintos estudios pueden atribuirse al contacto con flúor antes de la obtención de la muestra, bien vehiculado a través de enjuagues o dentífricos, o a través de la dieta. En nuestro estudio, la concentración de flúor en las muestras de orina obtenida tras el cepillado experimentó un importante aumento (0,92 mg/l, DT=0,75 frente a 0,42 mg/l, DT=0,34, p < 0,001), que resultaba directamente proporcional a la cantidad de dentífrico utilizada. También aumentó significativamente la razón F/Cr en la 2ª muestra de orina con respecto a la 1ª (1,25 mg, DT=0,93 frente a 0,61 mg, DT=0,51, p<0,001). Los valores de F/Cr obtenidos en la 2ª muestra de orina son comparables a los citados por Declercq 43, Este autor estudió tres grupos de niños menores de 14 años. En el primer grupo, que vivía cerca de una fábrica de aluminio en un entorno contaminado de flúor, el nivel medio de F/Cr fue 0,52 mg/g. La cifra correspondiente en el 2º grupo de niños que vivía en una comunidad con aguas fluoradas fue 0,69 mg/g, y en un tercer grupo, al que se administró diariamente una tableta fluorada, el nivel fue 0,82 mg/g. Por su parte Kertesz et al, analizando muestras puntuales de orina en niños de 8-13 años que bebían aguas fluoradas, encontraron una media de 1,51 mg /g 27 y Zohouri et al en niños de 32 meses de edad que bebían asimismo aguas fluoradas, obtuvieron una media de 1,49 mg/g 30, En investigaciones que se realizan con muestras puntuales de orina no hemos encontrado estudios sobre la ingestión de dentífrico que relacionen el flúor excretado con la creatinina, lo que es muy habitual en estudios epidemiológicos con otros objetivos 44,45, En nuestro estudio, el aumento observado en la razón F/Cr en la 2ª muestra de orina con respecto a la 1ª era muy significativo (p<0,001) y, además, directamente proporcional a la cantidad de dentífrico utilizada. (p < 0,001). El incremento en la concentración de flúor en orina tras el cepillado dental pone de manifiesto que el flúor vehiculado en el dentífrico que es introducido en la boca en cada cepillado penetra de algún modo a nivel sistémico, presumiblemente por ingestión 12,13, aunque no se puede descartar su eventual absorción en mayor o menor grado a través de la mucosa. Está ampliamente demostrado que el efecto preventivo del flúor que transita por vía sistémica es mínimo y sin embargo es la principal causa de fluorosis dental cuando actúa en niños cuyo desarrollo dentario esta en fase de calcificación 23, además de comportar otros posibles efectos indeseables, tales como intoxicaciones agudas. Los resultados de este trabajo indican que las concentraciones de flúor en orina como expresión de la penetración sistémica del mismo son proporcionales a la cantidad de dentífrico empleado y alertan sobre el uso de una cantidad excesiva de dentífrico por los niños que se autoadministran la pasta sin el control de un adulto. Por tanto una forma de prevenir los posibles riesgos vinculados a la exposición excesiva al flúor a nivel sistémico es controlar la cantidad de dentífrico utilizada por el niño. Para ello hay que propiciar la educación sanitaria de padres, pediatras y, en su caso, maestros y cuidadores infantiles, para que conozcan qué cantidad de dentífrico deben utilizar los niños de distintas edades para su higiene dental habitual y a qué edad pueden comenzar a administrarse la pasta dental por sí mismos. Bibliografía 1. Bravo M, Casals E, Cortés FJ, Llodra JC. Encuesta de Salud Oral en España 2005. RCOE 2006;11(4):409-456.2. Nithila A, Bourgeois D, Barmes DE, Murtomaa H. WHO Global Oral Data Bank, 1986-96: an overview of oral health surveys at 12 years of age. Bull World Health Organ.1998;76(3):237-44.3. García-Camba JM, Oñorbe M. La salud bucodental de la población infantil en la Comunidad de Madrid. Comunidad de Madrid. Consejería de Salud. Documentos técnicos de salud pública Nº 3.2ª ed.1994.4. Ripa L. A half-century of community water fluoridation in the United States: review and commentary. J Public Health Dent.1993;53:17-44.5. Kumar JV, Moss ME. Fluorides in dental public health programs. Dent Clin North Am.2008;52 (2):387-401.6. Topping G, Assaf A. Strong evidence that daily use of fluoride toothpaste prevents caries. Acta Odontol Scand.2003;61(6):347-55.7. Limeback H, Ismail A, Banting D, DenBesten P, Featherstone J, Riordan PJ. Canadian Consensus Conference on the appropriate use of fluoride supplements for the prevention of dental caries in children. J Can Dent Assoc.1998;64(9):636-9.8. Burt BA, Eklund SA. The methods of oral epidemiology. In: Burt B, Eklund S. Dentistry dental practice, and the community.5th ed.W.B.Saunders Company. Philadelphia.1999:159-99.9. Pendrys DG. The epidemiology of oral diseases. In: Gluck MG, Morganstein WM. Jong’s community dental health.4th ed. St Louis, Missouri. Mosby.1998:121-43.10. Fomon S, Ekstrand J. Fluoride intake by infants. J Public Health Dent 1999;59(4):229-34.11. Rojas-Sanchez F, Kelly SA, Drake KM, Eckert GJ, Stookey GK, Dunipace AJ. Fluoride intake from foods, beverages and dentifrice by young children in communities with negligibly and optimally fluoridated water: a pilot study. Community Dent Oral Epidemiol 1999;27:287-97.12. van Loveren C, Ketley CE, Cochran JA, Duckworth RM, O’Mullane DM. Fluoride ingestion from toothpaste: fluoride recovered from the toothbrush, the expectorate and the after-brush rinses. Community Dent Oral Epidemiol.2004;32 Suppl 1:54-61.13. de Almeida BS, da Silva Cardoso VE, Buzalaf MA. Fluoride ingestion from toothpaste and diet in 1- to 3-year-old Brazilian children. Community Dent Oral Epidemiol.2007;35(1):53-63.14. Maguire A, Zohouri FV, Hindmarch PN, Hatts J, Moynihan PJ. Fluoride intake and urinary excretion in 6- to 7-year-old children living in optimally, sub-optimally and non-fluoridated areas. Community Dent Oral Epidemiol 2007; 35(6): 479-88 15. Moraes SM, Pessan JP, Ramires I, Buzalaf MA. Fluoride intake from regular and low fluoride dentifrices by 2-3-year-old children: influence of the dentifrice flavor. Braz Oral Res.2007;21(3):234-40.16. Limeback H. A re-examination of the pre-eruptive and post-eruptive mechanism of the anti-caries effects of fluoride: is there any anti-caries benefit from swallowing fluoride? Community Dent Oral Epidemiol.1999;27(1):62-71.17. Whitford GM. Fluoride metabolism and excretion in children. J Public Health Dent.1999;59 (4):224-8.18. Whitford GM. Intake and metabolism of fluoride. Adv Dent Res.1994;8(1):5-14.19. González A, Gil J, Gil C, Algar J, Alos L, Rosado J. Bases para el uso racional del flúor en la prevención y tratamiento de caries en pediatría. Rev Pediatría de Atención Primaria.1999;1(2):93-111.20. Cremer HD, Buttner W. Absorción de los fluoruros. En: Fluoruros y salud. OMS. Ginebra.1972: 75-91.21. Ramos JA. Bioquímica dental. Síntesis S.A. Madrid 1996:105-13.22. Ekstrand J, Whitford GM. Fluoride metabolisme. In: Ekstrand J, Fejerskov O, Silverstone. Fluoride in dentistry. Munksgaard. Copenhagen.1988:150-70.23. Whitford GM. Determinants and mechanisms of enamel fluorosis. Ciba Found Symp, 1997; 205:226-41.24. Bell ME, Largent EJ, Ludwig TG, Muhler JC, Stookey GK. El aporte de flúor al hombre. En: Fluoruros y salud. OMS. Ginebra.1972: 17-73.25. Axelsson P. Other caries-preventive factors. In: Axelsson P. An introduction to risk prediction and preventive dentistry. Germany- Quintessence books; 1999:77-103 26. Murray JJ. Occurrence and metabolism of fluorides. In: Murray JJ. Appropriate use of fluorides for human health. In: World Health Organization. Geneva.1986: 3-32.27. Kertesz P, Bánócky J, Ritlop B, Beródy A, Péter M. The determination of urinary fluoride/ creatinina ratio (Q) in monitoring fluoride intake. Acta Physiol Hung.1989;74(3-4):209-14 28. Castro S. Riñón y vías urinarias. En: Castro S. Manual de patología general. Masson 5ª ed. Barcelona.1996: 275-313.29. Rose BD, Post TW. Renal circulation and glomerular filtration rate. In: Rose BD, Post TW. McGraw-Hill.2001;21-70.30. Zohouri FV, Swinbank CM, Maguire A, Moynihan PJ. Is the fluoride/creatinine ratio of a spot urine sample indicative of 24-h urinary fluoride? Community Dent Oral Epidemiol.2006; 34: 130–8.31. Székely M, Bánóczy J, Fazakas Z, Hobai S, Villa A. A comparison of two methods for the evaluation of the daily urinary fluoride excretion in Romanian pre-school children. Community Dent Health.2008;25(1):23-7.32. Baxter PM. Toothpaste ingestion during toothbrushing by school children. Brit Dent 1980;148 (5):125-8.33. Barnhart WE, Hiller LK, Leonard GJ, Michaels SE. Dentifrice usage and ingestion among four age groups. J Dent Res.1974;53(6):1317-22.34. Bruun C, Thylstrup A. Dentifrice usage among Danish children. J Dent Res.1988;67(8):1114-7 35. Ericsson Y, Forsman B. Fluoride retained from mouthrinses and dentifrices in preschool children. Caries Res.1969;3(3):290-9.36. Dowell TB. The use of toothpaste in infancy. Br Dent J.1981;150(9):247-9.37. Dincer E. Why do I have white spots on my front teeth? N Y State Dent J.2008;74(1):58-60.38. Naccache H, Simard PL, Trahan L, Brodeur JM, Demers M, Lachapelle D, Bernard PM. Factors affecting the ingestion of fluoride dentifrice by children. J Public Health Dent.1992; 52(4): 222-6.39. Shannon IL, Sanders DM. Urinary fluoride concentration in 6- to 9-year-old children drinking water with a very low fluoride level. Caries Res.1979;13(1):18-22.40. Obry-Musset AM, Bettembourg D, Cahen PM, Voegel JC, Frank RM. Urinary fluoride excretion in children using potassium fluoride containing salt or sodium fluoride supplements. Caries Res 1992;26 (5):367-70.41. Baez RJ, Baez MX, Marthaler TM. Urinary fluoride excretion by children 4-6 years old in a south Texas community. Rev Panam Salud Publica 2000;7(4):242-8.42. Rugg-Gunn AJ, Nunn JH, Ekanayake L, Saparamadu KD, Wright WG. Urinary fluoride excretion in 4-year-old children in Sri Lanka and England. Caries Res 1993;27(6):478-83.43. Declercq C, Ponti P, Warembourg D, Tronet V, Rousselle JF. Urinary excretion of fluorides in children living around an aluminum smelter. Rev Epidemiol Sante Publique 1995; 43(5): 504-9.44. Xiang Q, Liang Y, Chen L, Wang C, Chen B Chen X, Zhou M. Effect of fluoride in drinking water on children’s intelligence. Fluoride 2003; 36(2): 84-94.45. Conzen P, Nuscheler M, Melotte A, Verhaegen M, Leupolt T, Van Aken, H, Peter K. Renal function and serum fluoride concentrations in patients with stable renal insufficiency after anesthesia with sevoflurane or enflurane. Anesthesia & Analgesia 1995;81(3):569-575. Dirección para correspondencia: José-María García-Camba de la Muela C/ Donoso Cortes 80 A 28015 Madrid Correo electrónico: [email protected]

See also:  Porque Se Ponen Los Dientes Negro?

¿Qué pasa si un adolescente no se lava los dientes?

¿Qué pasa si no te lavas los dientes? – Si no te lavas los dientes, tu salud bucal general se verá muy afectada. Una buena higiene dental es esencial para evitar la proliferación de bacterias y los diferentes daños que éstas causan. Cualquier dentista que se precie te recomendará siempre que te laves los dientes varias veces al día.

  1. Te dirá que la base de la odontología es la higiene dental y que solo a través de ella podremos evitar las continuas visitas a la clínica dental,
  2. Pero, ¿sabes exactamente qué pasa si no te lavas los dientes ? Es común encontrarse con pacientes que arrastran problemas dentales fruto de una higiene dental insuficiente.

Quizás consigamos que os impliquéis si en lugar de hablaros de lo importante que es cepillarse los dientes, os contamos qué pasa si no se lavan los dientes. Que Pasa Si Tragas Pasta De Dientes

Acumulación de bacterias. Gracias al cepillado de dientes, conseguimos retirar de nuestros dientes las bacterias que tienden a acumularse sobre la superficie de los mismos. Estas bacterias producen una sustancia pegajosa con la que se adhieren a nuestros dientes evitando que la saliva o los alimentos puedan arrastrarlas. La única manera de retirarlas es lavándonos los dientes, si no lo hacemos las bacterias se acumularán. Los lugares en los que tienden a acumularse con mayor facilidad suelen ser los espacios interdentales, los recovecos de los dientes o los rebordes de las encías. Por eso es tan importante que nos cepillemos bien y utilicemos hilo dental. Sustancias corrosivas. Estas bacterias que se adhieren a nuestros dientes no acostumbran a permanecer ociosas, sino que producen sustancias corrosivas para los dientes, atacando el esmalte y produciendo a la larga las temidas caries dentales y provocando halitosis, sensibilidad dental o incluso dolor. Si al detectar estos síntomas no actuamos de inmediato y acudimos a la clínica dental el problema puede agravarse y, lo que podría haberse solucionado con un empaste, puede requerir una endodoncia, Que Pasa Si Tragas Pasta De Dientes Aparece sarro. Otra de las cosas que pasan si no te lavas los dientes, por causa de la acumulación de bacterias, es que la placa dental tenderá a calcificarse y formar lo que se conoce como sarro, que no es más que placa dental solidificada. Esta placa dental ya no puede ser sustraída solamente con un cepillo de dientes, sino que se hace necesario contar con los servicios de un higienista dental que pueda retirarla de forma mecánica. Por este motivo es muy recomendable que de manera periódica nos dirijamos a nuestra clínica dental para que puedan hacernos una limpieza profesional retirando la placa acumulada. El sarro tiende a acumularse principalmente en los rebordes de las encías, provocando que estas se inflamen y sangren. Gingivitis. Esta inflamación de las encías es lo que se conoce como gingivitis y puede llegar a evolucionar en la enfermedad periodontal, una dolencia de las encías que provoca que esta se retraiga y los dientes terminen cayendo. La enfermedad periodontal es para toda la vida, así que la mejor manera de evitarla es la prevención. Mal aliento. Caries, mal aliento, sensibilidad dental, dolor, inflamación de las encías, sangrado y pérdida de dientes. Todo esto es lo que pasa si no te lavas los dientes.

See also:  Dientes Que No Salen?

¿Qué hace el flúor en el cerebro?

Resumen Introducción El flúor (F) es un elemento tóxico y reactivo; la exposición al mismo pasa casi inadvertida con el consumo de té, pescado de mar, carnes, frutas, etc., y el uso de artículos como aditivo en pastas de dientes, enjuagues bucales, antiadherentes sobre sartenes y hojas de afeitar como el teflón.

  • Asimismo, ha sido utilizado con la intención de reducir la caries dental.
  • Desarrollo El F puede acumularse en el organismo y se ha demostrado que la exposición crónica al mismo produce efectos nocivos sobre distintos tejidos del organismo y de manera particular sobre el sistema nervioso, sin producir malformaciones físicas previas.

Fuentes Diversos trabajos, tanto clínicos como experimentales, han reportado que el F provoca alteraciones sobre la morfología y bioquímica cerebral, que afectan el desarrollo neurológico de los individuos y, por ende, de funciones relacionadas con procesos cognoscitivos, tales como el aprendizaje y la memoria.

Las toxicidad del F se puede presentar a partir de la ingesta de 1 parte por millón (ppm) y los efectos no son inmediatos ya que pueden tardar 20 años o más en manifestarse. Conclusión La ingesta prolongada de F provoca daños a la salud y de manera importante sobre el sistema nervioso central, por lo que es importante considerar y evitar el uso de artículos que contengan flúor y de manera particular en individuos en desarrollo, debido a la susceptibilidad que presentan a los efectos tóxicos del F.

Palabras clave: Flúor Salud Sistema nervioso Abstract Introduction Fluoride (F) is a toxic and reactive element, and exposure to it passes almost unnoticed, with the consumption of tea, fish, meat, fruits, etcetera and articles of common use such as: toothpaste additives; dental gels, non-stick pans and razor blades as Teflon.

It has also been used with the intention of reducing the dental cares. Development Fluoride can accumulate in the body, and it has been shown that continuous exposure to it causes damaging effects on body tissues, particularly the nervous system directly without any previous physical malformations. Background Several clinical and experimental studies have reported that the F induces changes in cerebral morphology and biochemistry that affect the neurological development of individuals as well as cognitive processes, such as learning and memory.

F can be toxic by ingesting one part per million (ppm), and the effects they are not immediate, as they can take 20 years or more to become evident. Conclusion The prolonged ingestion of F may cause significant damage to health and particularly to the nervous system.

Therefore, it is important to be aware of this serious problem and avoid the use of toothpaste and items that contain F, particularly in children as they are more susceptible to the toxic effects of F. Keywords: Fluoride Health Nervous system Texto completo Introducción El flúor (F) es un elemento tóxico y reactivo; la exposición al F en los seres humanos pasa casi inadvertida a través de la utilización de compuestos con F en su uso como aditivo en pastas dentales (1.000 a 1.500 ppm), enjuagues bucales (230-900 ppm de fluoruro), en suplementos dietéticos y superficies poliméricas de fluoruro que se encuentran como antiadherentes en sartenes y hojas de afeitar 1 y de la utilización de los compuestos que lo contienen como: compuestos industriales, fertilizantes, vidrio, refinerías de petróleo, hidrocarburos fluorados y otros 1,

Así, una proporción significativa de F en el organismo, proviene de la exposición al mismo y del consumo de algunos alimentos con alto aporte natural de F, como son el té, el pescado de mar, carnes, huevos, frutas, y cereales. Sin embargo, es el agua de consumo habitual la principal fuente de ingesta de este elemento 1,

  • El agua que presenta la mayor concentración de fluoruros corresponde a recursos hídricos localizados en zonas montañosas o en áreas con depósitos geológicos de origen marino, como en el sudeste asiático y el noroeste de África 1,
  • Estudios realizados en los últimos 15 años muestran que una proporción importante de personas en poblaciones expuestas a la fluoración del agua de beber presentan daños a la salud y diferente grado de fluorosis 2,

En México, 5 millones de personas (aproximadamente 6% de la población) son afectadas por el fluoruro debido al consumo de agua subterránea 2, que en muchos casos es de origen hidrotermal, las cuales se caracterizan por tener elementos químicos potencialmente tóxicos, entre ellos el F, y se han detectado concentraciones de hasta 6,8 ppm.

Cabe mencionar que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda una concentración de 0,7 ppm para el agua potable 2, El objetivo de esta revisión es dar a conocer información acerca del potencial tóxico del F y sus efectos sobre el sistema nervioso, con especial énfasis en las poblaciones expuestas al consumo de este mineral cuya concentración se encuentra fuera de la norma oficial.

Desarrollo La vía principal de incorporación del F al organismo humano es la digestiva; el 90% del F ingerido se absorbe en el estómago. En adultos, alrededor del 10% del F absorbido se deposita en los huesos, en tanto que en los niños se fija hasta un 50%.

  • La concentración máxima de F en el plasma se observa de 30 a 60 min después de haberse ingerido 1,
  • En el recién nacido, cerca del 90% del F absorbido es retenido en el sistema óseo.
  • Esta afinidad decrece con la edad y se estabiliza.
  • En los niños, alrededor de un 50% del F absorbido se fija al esqueleto al completarse la fase de desarrollo y el 50% restante es excretado a través del riñón 1,

El F es capaz de atravesar la barrera hematoencefálica 3, lo que puede producir cambios bioquímicos y funcionales en el sistema nervioso durante la gestación, ya que el F se acumula en el tejido cerebral antes del nacimiento 4 ; se ha reportado que la exposición al F durante el desarrollo embrionario está relacionada con trastornos de aprendizaje 5,

En este sentido, otras investigaciones mencionan que existe una asociación entre el consumo de niveles altos de F y una disminución en la inteligencia en niños 6, Estudios realizados para evaluar la toxicidad del F sobre el neurodesarrollo durante la gestación han mostrado que existen diferencias significativas en el desempeño neurológico conductual de los neonatos de sujetos de áreas endémicamente ricas en F en comparación con el grupo control cuando se evalúa la reacción de orientación visual y auditiva 7,

Por otro lado, se ha observado que el nivel de neurotransmisores, tales como de norepinefrina, 5-hidroxitriptamina, y de sus receptores se encuentra disminuido en el cerebro de fetos abortados en áreas que presentan casos con fluorosis endémica, en tanto que el nivel de epinefrina es mayor comparado con los niveles detectados en aquellos sujetos de áreas que no presentan este problema, por lo que estos resultados sugieren que la acumulación de F en el tejido cerebral puede interrumpir la síntesis de ciertos neurotransmisores y receptores en las células nerviosas, y puede llagar a producir una displasia neural u otros daños 8,

Asimismo, se ha reportado que el F ejerce un efecto especifico sobre la síntesis de proteínas en el cerebro, lo que conlleva a cambios degenerativos en las neuronas, pérdida en diferente grado de la sustancia gris y cambios en las células de Purkinje en la corteza cerebelar 9 ; además, provoca hinchamiento de las mitocondrias, retículo endoplásmico granular, agrupamiento de cromatina, daño en la membrana nuclear y disminución en el número de sinapsis, mitocondrias, microtúbulos y vesículas sinápticas, así como daño a nivel de la membrana sináptica.

Estos cambios indican que el F puede retardar el crecimiento y la división celular en la corteza, y que el menor número de mitocondrias, microtúbulos y vesículas en la terminal sináptica podría disminuir la eficacia entre las conexiones neuronales y producir un funcionamiento sináptico anormal e influir en el desarrollo cognitivo durante la vida posnatal 4 ; asimismo, estos cambios podrían explicar algunas de las alteraciones neurológicas presentes en pacientes con fluorosis esquelética, tales como entumecimiento de brazos y piernas, espasmos musculares y dolor, convulsiones tetaniformes y paraplejía espástica 2,

  1. Por otro lado, la exposición a F incrementa la producción de radicales libres en el cerebro mediante la activación de diferentes vías metabólicas que se han relacionado con la enfermedad de Alzheimer.
  2. A nivel experimental, se ha observado que el F ejerce un efecto inhibitorio sobre los ácidos grasos libres, tanto en el cerebro de ratas hembra como de ratas macho 9, así como cambios significativos en la morfología del hipocampo, la amígdala, la corteza y el cerebelo 10,11,

En este sentido, estudios realizados con animales han aportado información acerca de los efectos tóxicos directos del fluoruro sobre el tejido cerebral, tales como: reducción en el número de receptores a acetilcolina (ACh), disminución en el contenido de lípidos, daño al hipocampo y células de Purkinje, aumento en la formación de placas β-amiloide (anormalidad clásica cerebral en pacientes que presentan enfermedad de Alzheimer), exacerbación de lesiones inducidas por deficiencia de yodo y acumulación de fluoruro en la glándula pineal 12,13,

Por otro lado, se ha reportado, en estudios con modelos experimentales, que las crías de ratas a las que se les suministró una dosis de 5, 15 o 50 ppm de F en el agua de beber durante la gestación y lactancia presentan niveles significativamente elevados de la enzima acetilcolinesterasa a los 80 días de edad posnatal.

La elevada actividad de la acetilcolinesterasa podría disminuir los niveles de ACh, y dado que dicha enzima degrada el neurotransmisor ACh, se afecta de manera importante el desarrollo cerebral 14,15, La ACh participa en la regulación de diversas funciones, tales como el paso de sueño a vigilia y procesos relacionados con el aprendizaje y la memoria, entre otros.

Por otro lado, a nivel cerebral existen mecanismos precisos que regulan su síntesis y liberación; lo cual es importante ya que cambios en la concentración de cualquier neurotransmisor durante el desarrollo pueden tener consecuencias neurológicas permanentes que se manifiestan en la vida adulta 11, Se ha reportado que en ratones tratados con agua fluorada se altera el proceso de aprendizaje y memoria.

Se encontró que la capacidad de aprender disminuye en los sujetos que beben agua con concentraciones elevadas de F en comparación con los que beben agua con una concentración más baja 15, Algunas investigaciones realizadas con sujetos expuestos crónicamente al F debido a la contaminación industrial reportan que los individuos presentan dificultad para concentrarse, alteración en algunos aspectos de su memoria, fatiga y malestar general 16,

Por otro lado, estudios realizados en China con población humana demostraron que la concentración de 3-11 ppm de fluoruro en el agua potable afecta a la función del sistema nervioso sin causar malformaciones físicas previas. Se evaluó coeficiente intelectual (CI) en niños de comunidades en las que la exposición a F es elevada (4-12 ppm) y se detectó un CI significativamente menor en comparación con aquellos que viven en comunidades que presentaban concentraciones cercanas a 0,91 ppm 6,

En otra investigación realizada con niños entre 6 y 8 años se observó un bajo nivel de organización visuoespacial, lo que afecta su habilidad en la lectura y la escritura; además se registró una concentración de F en la orina de 4,3 mgf/creatinina. Al respecto se ha reportado que los niveles de este elemento químico también se encuentran elevados en la orina de las personas que consumen agua con concentraciones elevadas de F, lo que sugiere que existe relación entre el consumo de F en el agua de beber, la concentración de F excretada a través de la orina y el CI 17,

Algunos investigadores sugieren que mediante la ingesta adecuada de yodo se podría tratar o contrarrestar el efecto tóxico del F sobre el cerebro y el CI. Por otro lado, en investigaciones realizadas en animales se ha observado una recuperación parcial de todos los parámetros estudiados cuando se retira la exposición al F; sin embargo, esta recuperación sobre los efectos tóxicos es más completa cuando se administra ácido ascórbico, calcio o vitamina E solos o en combinación, aunque en combinación la recuperación muestra ser más efectiva 18,

Sin embargo, se requieren hacer más estudios al respecto. Conclusión El F es un elemento químico que se encuentra en altas concentraciones en la corteza terrestre. Muchos de los países donde la fuente principal de suministro de agua potable es de origen hidrotermal, la concentración de F sobre pasa lo permitido por la norma oficial correspondiente.

Hasta ahora los trabajos reportados plantean interesantes controversias acerca del papel que desempeña el F en la salud. Sin embargo, existen datos que comprueban que el F tiene efectos tóxicos sobre el sistema nervioso central, lo cual depende de la dosis administrada, la edad y el tiempo de exposición al mismo, por lo que se recomienda considerar la situación geográfica en la que se encuentra una determinada población y la calidad del agua que se consume para tomar medidas preventivas para su uso y en localidades en las que la concentración de fluoruros sea mayor de 0,7 mg/l, evitar el consumo de agua potable, sal fluorada y el uso de pastas dentales y artículos que contengan F.

Conflictos de intereses Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses. Agradecimientos El presente trabajo se realizó durante el período de estudios de Doctorado en Ciencia y Tecnología en la Universidad de Guadalajara del Centro Universitario de los Lagos (CULAGOS).

Durante el período 2008-2010 del primer autor. Bibliografía V. Dhar, M. Bhatnagar. Physiology and toxicity of fluoride. Indian J Dent Res., 20 (2009), pp.350-355 J. Hernández-Guerrero, I. Velásquez-Palacios, C. Ledesma-Montes, J.L. Ureña-Cirett, M.D. María Dolores Jiménez-Farfán, et al, Concentración de F- en la orina de niños radicados en la ciudad de México.

Revista Mexicana de Pediatría., 65 (2006), pp.236-241 J.A. Varner, K.F. Jensen, W. Horvath, R.L. Isaacson. Chronic administration of aluminium-fluoride or sodium-fluoride to rats in drinking water: alterations in neuronal and cerebrovascular integrity. Brain Research., 784 (1998), pp.284-298 Li Du, Wan Ch, X.

  • Cao, J. Liu.
  • The effect of fluorine on the developing human brain.
  • Chinese Journal of Pathology., 21 (1992), pp.218-220 J.D.
  • Sharma, D. Sohu, P. Jain.
  • Prevalence of neurological manifestation in a human population exposed to fluoride in drinking water.
  • Fluoride., 42 (2009), pp.127-132 L.B.
  • Zhao, G.H.
  • Liang, D.N.

Zhang, X.R. Wu. Effect of a high fluoride water supply on children’s intelligence. Fluoride., 29 (1996), pp.190-192 J. Li, L. Yao, Q.L. Shao, ChY. Wu. Effects of high-fluoride on neonatal neurobehavioural development. Chinese Journal of Endemiology., 23 (2004), pp.463-475 Yu Y.

  1. Yang W, Dong Z, Wan Ch, Zhang J, Liu J, et al.
  2. Changes in neurotransmitters and their receptors in human fetal brain from an endemic fluorosis area.
  3. In: Chinese Journal of Endemiology.1996;1: 257–9.
  4. URL: http://www.fluoridealert.org/chinese/,Y.M.
  5. Shivarajashankara, A.R.
  6. Shivashankara, P.G.
  7. Bhat, S.H. Rao.
See also:  Porque Me Sangra La EncA Cuando Me Lavo Los Dientes?

Brain lipid peroxidation and antioxidant systems of young rats in chronic fluoride intoxication. Fluoride., 35 (2002), pp.197-203 A. Shashi. Histopathological investigation of fluoride induced neurotoxicity in rabbits. Fluoride., 36 (2003), pp.95-105 M. Bhatnagar, P.

Rao, J. Sushma, R. Bhatnagar. Neurotoxicity of fluoride: neurodegeneration in hippocampus of female mice. Indian J Exp Biology., 40 (2004), pp.546-554 Y.M. Shivarajashankara, A.R. Shivashankara, P.G. Bhat, S.M. Rao, S.H. Rao. Histological changes in the brain of young fluoride-intoxicated rats. Fluoride., 35 (2002), pp.12-21 J.

Chen, K.R. Shan, Y.G. Long, Y.N. Wang, Y.G. Long, Y.N. Wang, et al, Selective decreases of nicotinic acetylcholine receptors in PC 12 cells exposed to fluoride. Toxicology., 183 (2003), pp.235-242 J.X. Zhai, Z.Y. Guo, C.L. Hu, Q.N. Wang, Q.X. Zhu. Studies on fluoride concentration and cholinesterase activity in rat hippocampus.

Zhonghua L Dong W, Sheng Z. Bing Z. Fluoride., 21 (2003), pp.102-104 Q. Gao, Y.J. Liu, Z.Z. Guan. Decreased Learning and memory ability in rats with fluorosis: Increases oxidative stress and reduced cholinesterase activity in the brain. Fluoride., 42 (2009), pp.277-285 M.E. Ryczel. Flúor y agua de consumo –su relación con la salud–.

Controversias sobre la necesidad de fluorar el agua de consumo. Boletin de la ATA., 20 (2006), pp.21-26 Y. Yang, X. Wang, X. Guo. Effects of high iodine and high fluorine on children’s intelligence and the metabolism of iodine and fluorine. Zhonghua Liu Xing Bing Xue Za Zhi., 15 (1994), pp.296-298 N.J.

¿Qué beneficios tiene la pasta de dientes?

Hechos acerca de la pasta de dientes – Cepillarse con pasta de dientes (en particular con pasta de dientes con flúor) ayuda a:

Eliminar la placa Prevenir la caries Promover la remineralización (fortaleciendo el esmalte que ha sido atacado por los ácidos) Limpiar y pulir los dientes Eliminar las manchas de los dientes Refrescar el aliento

Nota: Se aconseja consultar al dentista de su hijo con respecto al tiempo apropiado para que su niño comience a utilizar pasta de dientes.

¿Qué pasa si te tragas algo pequeño?

Si usted se traga un objeto extraño, este puede atorarse en el tracto gastrointestinal (GI), del esófago (tubo digestivo) al colon (intestino grueso). Esto puede causar una infección, una oclusión o una ruptura en el tracto GI.

¿Dónde se absorbe el flúor en el cuerpo humano?

El fluoruro es absorbido en el estómago y en el intestino delgado. Una vez en el torrente sanguíneo penetra rápidamente en los tejidos mineralizados (huesos y dientes en desarrollo). A niveles de ingesta usuales, el fluoruro no se acumula en los tejidos blandos.

¿Cuánto flúor tiene la pasta dental Colgate?

Características y Beneficios Del Producto. Características Del Producto: 1100 ppm de flúor.

¿Que tiene la pasta de dientes?

Componentes de la pasta de dientes – Seguro que en alguna ocasión, quizás al cepillarte los dientes, te has preguntado qué componentes lleva la pasta de dientes que estás utilizando. Se trata de una curiosidad que te resultará muy interesante si sigues leyendo este artículo.

Tu pasta de dientes es esencial para el cuidado diario de tu dentadura, ya que es el componente ideal junto con tu cepillo para eliminar la placa bacteriana y tener una buena higiene oral, La pasta dentífrica está compuesta por diferentes ingredientes y actualmente en el mercado puedes encontrar una variedad inmensa de pastas dentales, eligiendo aquella que más se adapte a tus necesidades: dientes más blancos, dientes sensibles, prevención de sarro y caries, al igual que de diferentes sabores.

Independientemente de la marca del dentífrico, en su gran mayoría podemos encontrarnos siempre con los mismos componentes, como son:

Fluoruro sódico: se utiliza para el fortalecimiento del esmalte, Sorbitol: aporta humedad y dulcifica la pasta dentífrica. Hidróxido sódico: ejerce la función de limpiar los dientes, En grandes dosis puede llegar a ser abrasiva. Sílica hidratada: aportan color blanco a la dentadura.

Otro componente que está presente en la pasta dental es el flúor, un componente muy importante y útil, su objetivo radica en fortalecer el esmalte y prevenir al paciente de sufrir caries dentales, Si tienes dudas acerca de qué pasta de dientes elegir, pídele consejo a tu dentista ya te recomendará la más apropiada para cubrir todas tus necesidades.

¿Qué le pasa a la gente que no se baña?

El agua y el jabón combaten las bacterias que se encuentran en nuestras manos y piel; si dejas de bañarte o lavarte las manos, las bacterias entrarán en tu cuerpo cuando toques tus ojos, boca o nariz causando infecciones como la gripe y problemas de la piel como el acné.

¿Cuánto flúor tiene la pasta dental de adulto?

Cremas dentales fluoradas de concentraciones diferentes para la prevención de la caries dental Pregunta de la revisión El objetivo de esta revisión es evaluar los efectos de las cremas dentales de diferentes concentraciones de flúor en la prevención de la caries dental en niños, adolescentes y adultos.

  1. Antecedentes La caries dental es una enfermedad de alta prevalencia, que afecta a miles de millones de personas en todo el mundo.
  2. Durante mucho tiempo, el flúor se ha utilizado para prevenir la caries, a través de diferentes métodos como crema dental, agua, leche, enjuagues bucales, laca y gel dental.

Se recomienda el cepillado regular de los dientes para prevenir la caries y otras enfermedades bucodentales, y por lo general, se indica el cepillado de los dientes durante dos minutos dos veces al día con una crema dental fluorada. La concentración característica de la crema dental normal o familiar es de alrededor de 1000 a 1500 partes por millón (ppm) de flúor, aunque están disponibles muchas otras concentraciones en todo el mundo.

No existe una concentración de flúor mínima, pero la máxima concentración permisible para una crema dental varía según la edad y el país. Las concentraciones mayores rara vez están disponibles sin prescripción y se clasifican como medicamentos de venta bajo receta. La crema dental fluorada más potente puede ofrecer mayor protección contra la caries aunque también aumenta el riesgo de fluorosis (defectos del esmalte) en los dientes en desarrollo.

Esta es una actualización de la revisión Cochrane publicada por primera vez en 2010. Características de los estudios Los autores del realizaron esta revisión y la evidencia está actualizada hasta el 15 de agosto de 2018. Incluye 96 estudios publicados entre 1955 y 2014: siete estudios con 11 356 participantes asignados al azar informaron los efectos de la crema dental fluorada hasta 1500 ppm en los dientes primarios; un estudio con 2500 participantes asignados al azar informó los efectos de la crema dental de 1450 ppm en la dentición primaria y permanente; 85 estudios con 48 804 participantes asignados al azar informaron los efectos de la crema dental hasta 2400 ppm en los dientes permanentes de los niños hasta 18 años de edad; y tres estudios con 2675 participantes asignados al azar informaron los efectos de la crema dental hasta 1100 ppm en los dientes permanentes de los adultos.

La mayoría de los estudios evaluaron la caries después de que los participantes habían utilizado las cremas dentales durante 36 meses. Resultados principales Debajo se presentan los resultados para los que hay evidencia de certeza moderada o alta. En los dientes primarios de los niños pequeños, el cepillado de los dientes con una pasta dental que contiene 1500 ppm de flúor redujo la cantidad de caries nuevas en comparación con la pasta dental sin flúor; la cantidad de caries nuevas fue similar con 1055 ppm en comparación con la pasta dental con 550 ppm de flúor y hubo una leve reducción en la cantidad de caries nuevas con 1450 ppm de pasta dental en comparación con 440 ppm de pasta dental con flúor.

Ochenta y un estudios evaluaron los efectos de concentraciones diferentes de la crema dental fluorada comparadas entre sí (siete concentraciones diferentes en 21 combinaciones) en los dientes permanentes de niños y adolescentes. Se encontró que hubo menos nuevas caries con el cepillado de los dientes con crema dental que contiene 1000 a 1250 ppm o 1450 a 1500 ppm de flúor en comparación con la crema dental no fluorada, y que el cepillado de los dientes con crema dental fluorada de 1450 a 1550 ppm redujo más la cantidad de nuevas caries que la crema dental de 1000 a 1250 ppm.

  • Se encontró que hubo una cantidad similar de nuevas caries cuando los niños y adolescentes utilizaron una crema dental de 1700 a 2200 ppm o 2400 a 2800 ppm de flúor en comparación con una crema dental de 1450 a 1500 ppm.
  • La evidencia de los efectos de otras concentraciones de la crema dental fue más incierta.

En los dientes permanentes de los adultos de todas las edades, la crema dental de 1000 o 1100 ppm redujo la caries en comparación con la crema dental no fluorada. La mayoría de los estudios no midió los efectos perjudiciales del uso de crema dental, aunque cuando se informaron, los efectos como el daño a los tejidos blandos y la pigmentación de los dientes fueron mínimos.

  • Certeza de la evidencia Hay evidencia de certeza alta de que la crema dental que contiene 1000 a 1250 ppm de flúor es más efectiva que la crema dental no fluorada.
  • Hay evidencia de certeza moderada para los otros resultados informados en la sección «Resultados principales» más arriba.
  • Para las otras concentraciones de la crema dental comparadas entre sí o con la crema dental no fluorada, hay muy pocos estudios con muy pocos participantes para lograr claridad acerca de los efectos.

Conclusiones de los autores En comparación con la crema dental no fluorada, existen beneficios con el uso de una crema dental fluorada en ciertas concentraciones para prevenir la caries dental. Cuanto mayor es la concentración de flúor, más se previene la caries.

No están claros los resultados de muchas de las comparaciones de diferentes concentraciones de la crema dental y los estudios de investigación adicionales podrían cuestionarlos. La elección de la crema dental fluorada para los niños pequeños se debe considerar con respecto al riesgo de fluorosis. Conclusiones de los autores: Esta revisión Cochrane apoya los efectos beneficiosos del uso de la crema dental fluorada en la prevención de la caries en comparación con la crema dental no fluorada.

Es más limitada la evidencia de los efectos de diferentes concentraciones de flúor, aunque se observó un efecto dosis-respuesta para las SC(P)O en niños y adolescentes. No están claros los efectos preventivos de la caries ni la confianza en estas estimaciones del efecto para muchas comparaciones de diferentes concentraciones y los estudios de investigación adicionales podrían cuestionarlas.

La elección de la concentración de crema dental fluorada para los niños pequeños se debe considerar con respecto al riesgo de fluorosis. Leer el resumen completo La caries dental es una enfermedad de los tejidos duros de los dientes causada por un desequilibrio, con el transcurso del tiempo, en las interacciones entre las bacterias cariogénicas de la placa dental y los carbohidratos fermentables (principalmente azúcares).

El cepillado regular de los dientes con crema dental fluorada es la principal intervención no profesional para prevenir la caries, pero el efecto preventivo varía según la concentración de flúor en la crema dental (una mayor concentración se asocia con un mayor control de la caries).

  1. Las cremas dentales con mayores concentraciones de flúor aumentan el riesgo de fluorosis (defectos del esmalte) en los dientes en desarrollo.
  2. Esta es una actualización de la revisión Cochrane publicada por primera vez en 2010.
  3. Determinar y comparar los efectos de las cremas dentales de diferentes concentraciones de flúor (partes por millón ) en la prevención de la caries dental en niños, adolescentes y adultos.

El especialista en información del Grupo Cochrane de Salud Oral (Cochrane Oral Health Group) realizó una búsqueda en las siguientes bases de datos: Registro de Ensayos de Salud Oral Cochrane (Cochrane Oral Health) (hasta el 15 de agosto de 2018); el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL; 2018, número 7) en la Cochrane Library (búsqueda 15 de agosto de 2018); MEDLINE Ovid (1946 hasta el 15 de agosto de 2018); y Embase Ovid (1980 hasta el 15 de agosto de 2018).

  • Se realizaron búsquedas de ensayos en curso en National Institutes of Health Ongoing Trials Register de los EE.UU.
  • ClinicalTrials.gov) y en la World Health Organization International Clinical Trials Registry Platform (15 de agosto de 2018).
  • No se impusieron restricciones de idioma ni de fecha de publicación en la búsqueda en las bases de datos electrónicas.

Ensayos controlados aleatorizados que compararon el cepillado de los dientes con una crema dental fluorada versus el cepillado de los dientes con una crema dental no fluorada o una crema dental de diferente concentración de flúor, y que tuvieron un período de seguimiento de al menos un año.

El resultado primario fue el incremento de la caries medido con el cambio desde el inicio en el índice de superficies o dientes cariados, (perdidos) y obturados en todas las piezas primarias o permanentes (S/DCO o s/dco). Obtención y análisis de los datos: Dos miembros del equipo de revisión, de forma independiente y por duplicado, seleccionaron los estudios, extrajeron los datos y evaluaron el riesgo de sesgo.

Se calificó la certeza de la evidencia mediante debate y consenso. La medida de efecto primaria fue la diferencia de medias (DM) o la diferencia de medias estandarizada (DME) del incremento de caries. Cuando fue apropiado agrupar los datos, se utilizó un metanálisis en red o pareado de efectos aleatorios.

  1. En esta revisión actualizada se incluyeron 96 estudios publicados entre 1955 y 2014.
  2. Siete estudios con 11 356 participantes asignados al azar (7047 evaluados) informaron los efectos de la crema dental fluorada de hasta 1500 ppm en la dentición primaria; un estudio con 2500 participantes asignados al azar (2008 evaluados) informó los efectos de la crema dental fluorada de 1450 ppm en la dentición primaria y permanente; 85 estudios con 48 804 participantes asignados al azar (40 066 evaluados) informaron los efectos de la pasta dental de hasta 2400 ppm en la dentición permanente inmadura; y tres estudios con 2675 participantes asignados al azar (2162 evaluados) informaron los efectos de hasta 1100 ppm de pasta dental fluorada en la dentición permanente madura.

El seguimiento en la mayoría de los estudios fue de 36 meses. En la dentición primaria de los niños pequeños, la crema dental fluorada de 1500 ppm reduce el incremento de caries en comparación con la crema dental sin fluoruro (DM -1,86 sco; intervalo de confianza (IC) del 95%: -2,51 a -1,21; 998 participantes, un estudio, evidencia de certeza moderada); los efectos preventivos de las caries en la comparación directa de 1055 ppm versus la crema dental fluorada de 550 ppm son similares (DM -0,05 scpo; IC del 95%: -0,38 a 0,28; 1958 participantes, dos estudios, evidencia de certeza moderada), pero el cepillado de los dientes con una pasta dental fluorada de 1450 ppm reduce ligeramente el incremento de dientes cariados, perdidos y obturados (dcpo) en comparación con la pasta dental fluorada de 440 ppm (DM -0,34 dcpo; IC del 95%: -0,59 a -0,09; 2362 participantes, un estudio, evidencia de certeza moderada).

La certeza de la evidencia restante para esta comparación se consideró baja. Se incluyeron 81 estudios en el metanálisis en red del incremento de SC(P)O en la dentición permanente de niños y adolescentes. La red incluyó 21 comparaciones diferentes de siete concentraciones de flúor. Se consideró que la certeza de la evidencia era baja con las siguientes excepciones: hubo evidencia de certeza alta y moderada de que la pasta dental fluorada de 1000 a 1250 ppm o de 1450 a 1500 ppm reduce los incrementos de caries en comparación con la pasta dental sin fluoruro (DME -0,28; IC del 95%: -0,32 a -0,25; 55 estudios; y DME -0,36; IC del 95%: -0,43 a -0).29, cuatro estudios); hubo evidencia de certeza moderada de que la crema dental fluorada de 1450 a 1500 ppm reduce ligeramente los incrementos de caries en comparación con 1000 a 1250 ppm (DME -0,08; IC del 95%: -0,14 a -0.01, diez estudios); y evidencia de certeza moderada de que los incrementos de caries son similares con la pasta dental fluorada de 1700 a 2200 ppm y de 2400 a 2800 ppm en comparación con 1450 a 1500 ppm (DME 0,04; IC del 95%: -0,07 a 0,15; evidencia indirecta solamente; DME -0,05; IC del 95%: -0,14 a 0,05; dos estudios).

En la dentición permanente de los adultos, la crema dental fluorada de 1000 o 1100 ppm reduce el incremento de las SCPO en comparación con la crema dental no fluorada en los adultos de todas las edades (DM -0,53; IC del 95%: -1,02 a -0,04; 2162 participantes, tres estudios, evidencia de certeza moderada).

  1. La certeza de la evidencia para los DCPO fue baja.
  2. Sólo un grupo pequeño de estudios evaluó los efectos adversos de la crema dental.
  3. Cuando se informaron, los efectos como el daño de tejidos blandos y la pigmentación de los dientes fueron mínimos.
  4. La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español.

Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, [email protected]. : Cremas dentales fluoradas de concentraciones diferentes para la prevención de la caries dental

¿Cuáles son las pastas dentales con flúor?

¿Qué dentífricos con flúor comprar? – Si estas pensando comprar dentífricos con flúor es importante que tengas en cuenta que debes comprarlo en una farmacia, Al hacerlo, estás comprando un producto certificado que cumple las normas de sanidad. Evita siempre compra pastas de dientes con flúor en grandes almacenes y supermercados.

Recuerda que tienes a tu disposición a nuestros asesores que te ayudarán a elegir el mejor producto según tus necesidades. Comprar pasta de dientes: |

: Mejores precios pastas dentales con fluor