Centro Médico Talar

Medicina, Investigación, Tecnología

CuNtos Dientes TeníA Cervantes En 1613?

CuNtos Dientes TeníA Cervantes En 1613
De Wikipedia, la enciclopedia libre Las novelas ejemplares de honestísimo entretenimiento, conocidas simplemente como Novelas ejemplares, son una serie de novelas cortas que Miguel de Cervantes escribió entre 1590 y 1612, y que publicaría en 1613 en una colección impresa en Madrid por Juan de la Cuesta, dada la gran acogida que obtuvo con la primera parte del Quijote,

  1. Se trata de doce novelas cortas que siguen el modelo establecido en Italia,
  2. Su denominación de «ejemplares» obedece al carácter didáctico y moral que incluyen en alguna medida los relatos.
  3. Cervantes se jactaba en el prólogo de haber sido el primero en escribir en español este tipo de novelas al estilo italiano: ​ A esto se aplicó mi ingenio, por aquí me lleva mi inclinación, y más que me doy a entender, y es así, que yo soy el primero que he novelado en lengua castellana, que las muchas novelas que en ella andan impresas, todas son traducidas de lenguas extranjeras, y estas son mías propias, no imitadas ni hurtadas; mi ingenio las engendró, y las parió mi pluma, y van creciendo en los brazos de la imprenta.

Se suelen agrupar en dos series: las de carácter idealista y las de carácter realista, Las de carácter idealista, que son las más próximas a la influencia italiana, se caracterizan por tratar argumentos de enredos amorosos con gran abundancia de acontecimientos, por la presencia de personajes idealizados y sin evolución psicológica y por el escaso reflejo de la realidad.

Se agrupan aquí: El amante liberal, Las dos doncellas, La española inglesa, La señora Cornelia y La fuerza de la sangre, Las de carácter realista atienden más a la descripción de ambientes y personajes realistas, con intención crítica muchas veces. Son los relatos más conocidos: Rinconete y Cortadillo, El licenciado Vidriera, La gitanilla, El coloquio de los perros o La ilustre fregona,

No obstante, la separación entre los dos grupos no es tajante y, por ejemplo, en las novelas más realistas se pueden encontrar también elementos idealizantes. Ya que existen dos versiones de Rinconete y Cortadillo y de El celoso extremeño, se piensa que Cervantes introdujo en estas novelas algunas variaciones con propósitos morales, sociales y estéticos (de ahí el nombre de «novelas ejemplares»).

  1. ​ La versión más primitiva se encuentra en el llamado manuscrito de Porras de la Cámara, una colección miscelánea de diversas obras literarias entre las cuales se encuentra una novela habitualmente atribuida también a Cervantes, La tía fingida,
  2. Por otra parte, algunas novelas cortas se hallan también insertas en Don Quijote, como El curioso impertinente o la Historia del cautivo que cuenta con elementos autobiográficos.

Además, se alude a otra novela ya compuesta, Rinconete y Cortadillo, A pesar de que ya en el mismo título Cervantes apuntaba a una aparente ejemplaridad de sus novelas, en esa época se asociaba el término novella con narraciones sensuales en la línea del famoso Decamerón de Bocaccio.

En la católica España de finales del siglo XVI y principios del XVII, bajo la influencia del Concilio de Trento y su condena de la denominada «literatura obscena», las Novelas ejemplares también iban a ser objeto de censura : el impresor Francisco de Lira censuraba el texto en el siglo XVII, y todavía en el siglo XIX se llegaban a suprimir pasajes considerados comprometedores o deshonestos.

Al asociar la ejemplaridad a sus novelas, Cervantes heredaba un problema típico del siglo XVI y posiblemente intentó con ello evitar el desprestigio moral que entonces debía soportar el género literario novelesco. ​ En 2013, con motivo del IV centenario de la publicación de las Novelas Ejemplares de Miguel de Cervantes, el Centro Cultural de España en Buenos Aires realizó una adaptación a la historieta en colaboración con el colectivo editorial Mojito de Uruguay.

¿Cuánto vivio Miguel de Cervantes?

Miguel de Cervantes
Apodo El manco de Lepanto
Nacimiento 29 de septiembre de 1547 Alcalá de Henares, España
Fallecimiento 22 de abril de 1616​ ( 68 años ) Madrid
Causa de muerte Diabetes mellitus tipo 2

¿Cuántos hijos tenía Cervantes?

Cervantes nació en Alcalá de Henares, España, el 9 de septiembre de 1547. Cervantes tuvo una familia numerosa, incluyendo a su madre, a sus hermanos y hermanas, y a sus hijos. En total, Cervantes tenía seis hijos, tres hijos y tres hijas.

¿Qué extremidad perdió Miguel de Cervantes?

Tenía el brazo inutilizado pero no era manco – En la batalla de Lepanto (1571) Cervantes sufrió tres heridas de arcabuz, que le dejaron inutilizado parcialmente el brazo izquierdo, pero nunca fue manco. Nunca le faltó o le cortaron la mano izquierda. Manco en la época significa inutilizado.

¿Cuánto estuvo Cervantes en la cárcel?

1547: 29 de septiembre. Nace en Alcalá de Henares (Madrid) el escritor Miguel de Cervantes Saavedra. En 1597 Cervantes es encarcelado en Sevilla. Al regresar a Madrid había dejado en custodia a un fiador los tributos que había recaudado. Pero ese fiador se declara en bancarrota y el Fisco se queda sin el dinero recaudado y el juez manda encarcelarlo.

«¿Qué podrá engendrar el estéril y mal cultivado ingenio mío, si no la historia de un hijo seco, avellanado, antojadizo y lleno de pensamientos varios y nunca imaginados de otro alguno, bien como quien en engendró en una cárcel, donde toda incomodidad tiene su asiento y donde todo triste ruido hace su habitación?» (Prólogo de la 1ª Parte de El Quijote) La prisión de Cervantes, en la carcel Real de la Calle Sierpes, era un edificio pintado de negro, con varios patios, dependiendo de la categoría de los presos.

Allí pasó Cervantes siete meses en 1597. Probablemente también estuvo en 1601 y 1602, en razón de su oficio de recaudador de deudas. Es un sitio fundamental de toda la picaresca, y una cárcel muy populosa. De ella se decía, que tenía tres puerta, en función del dinero que se tuviera.

«El que no sabe gozar de la ventura cuando le viene, no se debe quejar si le pasa (El Quijote) A finales de 1604 el Quijote ya estaba compuesto y con sus licencias de publicación. Sale a la venta a comienzos de 1605. Es la gran novela de todos los tiempos aunque Cervantes nunca sospechó la relevancia que iba a tener.

Su difusión en América fue extraordinaria, con 6 ediciones en 1605 que pasan para América. Fue traducida al inglés, francés, italiano y a todos los idiomas de cultura en los años inmediatos a su publicación. A lo largo del siglo XVII ya es objeto de imitaciones.

  1. Don Quijote es uno de los grandes personajes de la cultura occidental.
  2. «Aquí yace el cabellero bien molido y malandante a quien llevó Rocinante por uno y otro sendero.
  3. Sancho Panza, el majadero yace también junto a él, escudero, el más fiel que vio el trato de escudero» (El Quijote) Declaraciones de Juan Eslava Galán, Carlos Alvar (Director del Centro de Estudios cervantinos]; José Calvo (Catedrático de Historia), Rafael de Cózar (Escritor), Dámaso Chicharro (Profesor de la Universidad de Jaén), Rosa Regás (Escritora); José Manuel Caballero Bonald (Escritor) Juan Luis Galiardo (Actor) Programa «Sobrevivendo a Don Quijote» 10/06/2005 Canal 2 Andalucía] Otras fechas de interés: 1547: 29 de septiembre.

Nace en Alcalá de Henares (Madrid) el escritor Miguel de Cervantes Saavedra.1616: 22 de abril. Muere en Madrid el escritor Miguel de Cervantes Saavedra. Tags: Cultura, Descubriendo a Don Quijote (Programa de Canal Sur TV), Literatura española, Miguel de Cervantes (escritor)

See also:  Como Quitar El Sarro De Los Dientes Con Bicarbonato?

¿Cuántos años estuvo Cervantes en la cárcel?

La ciudad donde el escritor pasó cinco años preso apenas mantiene su memoria con una cueva cerrada que casi nadie visita – Argel – El autor del Quijote desembarcó preso en con 28 años y regresó cinco años después, en 1580,, En ese periodo, intentó fugarse hasta en cuatro ocasiones de una ciudad que ya era el mayor nido de piratas en el Mediterráneo, con más de 25.000 cristianos presos.

En la segunda intentona (1577) acordó con su hermano Rodrigo que una fragata lo viniera a buscar. Cervantes esperaría el barco junto a otros cautivos en una gruta situada en las afueras de Argel desde donde se divisaba el mar. A la sombra de esa cueva hoy en día juegan al dominó varios vecinos. El guardián no viene por las tardes y tampoco acudirá el lunes 6 de junio por la mañana, primer día de Ramadán.

La cancela tiene telarañas. Si el guardián apareciese podríamos pisar una cueva con forma de ele, de nueve metros de profundidad y tres metros en su punto más ancho. Al lado de la puerta hay dos placas rotas. Y más allá, otra placa de azulejos escritos en árabe y en español, con el famoso texto de la Historia del Cautivo inserto en el Quijote, donde Cervantes describe el : «Me dijo en lengua que en toda la Berbería y aun en Constantinopla, se habla entre cautivos y moros, que ni es morisca, ni castellana, ni de otra nación alguna, sino una mezcla de todas las lenguas, en la cual todos nos entendíamos».

  1. Un atento lector ha tenido a bien enmendar a Cervantes golpeando la placa hasta tachar la palabra moro.
  2. Tal vez ese gesto sea el más apasionado que haya despertado Cervantes en la Argel de hoy.
  3. La embajada española en la capital argelina pretende levanta ahí un espacio para divulgar la obra de Cervantes.

Pero las buenas intenciones han topado con la realidad. Y la realidad es que el terreno pertenece al distrito de Belouizdad, es decir, al Estado argelino. Y encima de la gruta, situada en el bulevar Cervantes, hay varias familias que viven en chabolas.

  1. En Argelia la vivienda para los más pobres está garantizada por un Estado de origen socialista.
  2. Y si no consigue garantizarla, el Gobierno hará lo imposible por no expulsar a esas familias que llegaron del campo en la década de los noventa huyendo de la guerra entre militares y yihadistas.
  3. El centro de divulgación, por tanto, deberá esperar.

La embajada española procura organizar de vez en cuando algún acto en la gruta. «Así nos aseguramos de que al menos se mantiene cuidado el lugar», indica la directora del Instituto Cervantes en Argel, Raquel Romero. «Lo difícil no es crear un espacio. Yo podría hablar ahora mismo con Repsol y ellos estarían encantados de hacerlo. CuNtos Dientes TeníA Cervantes En 1613 Placa colocada en la cueva de Cervantes, en Argel. FRANCISCO PEREGIL Hace dos años, publicó un sobre la cueva que comenzaba así: «Haga la prueba. Pregunte a cualquier vecino de Argel si conoce la gruta de Cervantes. Verán que todo el mundo ha oído hablar de ella, pero nadie ha puesto los pies allí».

Dos años después, y con la llegada del IV aniversario de su muerte, nada ha cambiado. «Mucha gente en la ciudad piensa que Cervantes era un héroe argelino de la guerra de la independencia contra los franceses (1954-1962)», explica Romero. «El problema es que no hay interés en fomentar su obra. En Argelia existen dos mundos paralelos: uno arabófono y nacionalista, que se centra en la lucha por la independencia; y otro francófono, para el que todo lo bueno del país proviene de Francia.

Ambos se ignoran. Y en medio de ellos queda la figura de Cervantes, sin nadie que la reivindique». Sin embargo, la vida de Cervantes en Argel sigue alimentando las librerías. La autora Isabel Soler acaba de publicar en la editorial Acantilado (128 páginas, 11 euros).

  1. Y aquí, en Argel, cada vez que llega un español pregunta por la cueva y quiere visitarla», indica Romero.
  2. La cueva es el lugar mejor conservado.
  3. Pero el Instituto Cervantes organiza a veces paseos por los lugares que en su día pudo haber pisado el escritor en Argel.
  4. En el centro de la capital hay palacios rehabilitados que dan una idea de lo que eran las casas de los grandes mercaderes.

Existe también la sospecha de que el Mercado de Esclavos, donde desnudaban y vendían a los cautivos, se encontraba en las inmediaciones del actual edificio del Tesoro Público, polvoriento y de aspecto desvencijado. El historiador argelino Benafri Chakib, especialista en los tres siglos (desde 1516 a 1830) en los que el Imperio otomano dominó Argelia, aclara que en realidad esclavos solo eran los subsaharianos.

  1. El resto eran cautivos, gente que podía comprar su libertad y que podía incluso ir a la taberna al terminar su trabajo».
  2. En cualquier caso, quien quiera ahondar en el conocimiento de Cervantes y su época argelina deberá esquivar la basura de las calles en el centro antiguo de la capital y, sobre todo, echarle un poco de imaginación al asunto.

Lo cual no deja de ser un buen homenaje a Cervantes. Toda la cultura que va contigo te espera aquí. Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte Redactor de la sección Internacional.

Comenzó en El País en 1989 y ha desempeñado coberturas en países como Venezuela, Haití, Libia, Irak y Afganistán. Ha sido corresponsal en Buenos Aires para Sudamérica y corresponsal para el Magreb. Es autor de las novelas ‘Era tan bella’, –mención especial del jurado del Premio Nadal en 2000– y ‘Manuela’.

Se adhiere a los criterios de : Cervantes en Argel, cautivo del olvido

¿Qué significa el apellido de Cervantes?

La información de este apellido ha sido proporcionada por el Instituto de Historia y Heráldica Familiar, Nota aclaratoria: Los escudos de armas representados son los más extendidos para cada apellido, sin embargo, para poder asegurar que un escudo es el correspondiente a una determinada familia, sería necesaria una investigación genealógica exhaustiva. Muy antiguo apellido gallego de origen toponímico, poco frecuente y repartido por España. Procede del topónimo Cervantes, nombre de un término municipal de Lugo que engloba varias aldeas, y de una localidad zamorana del municipio de Robleda. Para unos filólogos, el topónimo Cervantes es un derivado de la voz ciervo, mientras que para otros tiene su origen en la antigua raíz prerromana kar, «piedra».

Pedro Alfonso de Cervantes se halló, junto a su hermano Gil, en la toma de la ciudad de Baeza (Jaén), en el año 1212, donde quedaron heredados. Ante la Real Chancillería de Granada probaron su nobleza, entre otros Cervantes: Alonso de Cervantes, de Consuegra (Toledo), en 1547; Andrés y Fco. Cervantes de Lora (Sevilla), en 1614; Diego de Cervantes, de Alcalá de Guadaira (Sevilla), en 1551; Andrés y Fco.

Cervantes Cabrera, de El Pedroso y Coca (Córdoba), en 1612, y Álvaro Cervantes y Loaysa, de Antequera (Málaga), en 1560. Nacido en Alcalá de Henares (Madrid), en 1547, descendiente de la casa toledana, fue el famoso escritor Miguel de Cervantes Saavedra, autor de «El Quijote».

See also:  CMo Y CuáNdo Debe Cepillar Tus Dientes?

¿Cuántas mujeres tuvo Miguel de Cervantes?

Cervantes se casó solamente una vez. Su esposa fue Catalina Salazar. Ella tenía 19 años y él 37. Catalina era una chica de una familia humilde pero sabía leer y escribir, lo que era infrecuente en una mujer de su condición.

¿Por qué Miguel de Cervantes estuvo en la cárcel?

Un recaudador que acabó en la cárcel «A la entrada de la ciudad (.) no se pudo contener Cortado de no cortar la valija o maleta que a las ancas traía un francés de la camarada «, relata Miguel de Cervantes en Rinconete y Cortadillo. En efecto, el simpático ladronzuelo entra en la Sevilla del Siglo de Oro siendo fiel a las trampas de su oficio.

La narración recorre un territorio muy bien conocido por Cervantes. No en vano Andalucía fue un espacio decisivo en una vida marcada por contratiempos y dificultades. El cuarto centenario de la publicación de la primera parte del Quijote, que se celebra este año, trae a la actualidad las tribulaciones que vivió el escritor por tierras andaluzas.

Cervantes despertó una clara animadversión entre los vecinos de Écija Cervantes, que nació en Alcalá de Henares en 1547, pasó su infancia y primera juventud en Córdoba y Sevilla. Fue, precisamente, en esta segunda ciudad donde empezó a escribir sus primeras obras dramáticas.

A principios de 1565 la familia regresó a Alcalá de Henares. De vuelta en Sevilla, el padre del escritor se vio envuelto en un proceso judicial por deudas. En 1566 los Cervantes se instalaron en Madrid. Tres años más tarde se levantó orden por la que se decretó prisión para el estudiante Miguel de Cervantes debido a un duelo en el que hubo un herido.

Cervantes huyó a Sevilla, de donde partió para Italia. En 1571 combatió en la batalla de Lepanto. Cuatro años más tarde fue encarcelado en Argel. Quinientos escudos de oro se pagaron por la liberación de Cervantes en 1580. De vuelta en Madrid en 1582, intentó sin éxito ser enviado a las Indias.

  1. En 1584 se casó con Catalina Palacios.
  2. Tres años más tarde el escritor -en 1585 había publicado La Galatea – andaba por Sevilla ocupado en el aprovisionamiento de víveres para la Armada Invencible.
  3. Andalucía fue a partir de ese año escenario de las zozobras de Cervantes.
  4. En Sevilla obtuvo un empleo de recaudador bajo las órdenes de Diego de Valdivia.

Su trabajo consistía en requisar trigo y aceite para el abastecimiento de la campaña naval que se preparaba contra Inglaterra. Su primer destino fue Écija. A los campesinos no les gustaba demasiado entregar su trigo. Les avalaban dos razones de peso: la pobre cosecha de ese año y la escasa formalidad del posterior pago de la mercancía, que solía retrasarse varios meses.

  1. Las constantes negativas de los labriegos llevaron a Cervantes a confiscar el trigo.
  2. Su estancia en Écija no paso inadvertida; su rigurosa actuación en los embargos le acarreó una especial hostilidad en el sector eclesiástico hasta el punto de que llegó a ser excomulgado por el Arzobispado de Sevilla al no efectuar los pagos a su debido tiempo», relata Marina Martín, jefa del Archivo Municipal de Écija, que guarda un valioso documento cervantino.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete. «Asimismo, la animadversión que despertó desde un principio entre los vecinos de Écija fue clara. Incluso a fines de 1588 un regidor del cabildo ecijano acusó a Cervantes de sacar más cantidad de cereales de la que montaba el repartimiento, falacia que fue desmentida gracias a las certificaciones que él mismo presentó y que llevaron al cabildo municipal ecijano a calificar de ‘recto’ su proceder», señala Marina Martín.

El Archivo Municipal de Écija conserva un documento que lleva la firma de Cervantes. Se trata del acta capitular de 10 de febrero de 1589 en la que se ordena a Cervantes que presente relación certificada del trigo, cebada y aceite que estaba sacando a los vecinos a fin de comprobar si las cantidades se ajustaban a lo concertado o si se excedía en el acopio.

Cervantes también se granjeó la antipatía de los campesinos de la villa cordobesa de La Rambla, donde volvió a aplicar medidas represivas de arresto y cárcel. El vicario general de Córdoba le excomulgó por esto. Las preocupaciones no le dejaban vivir en paz.

No le llegaba el salario y las deudas adquiridas con los campesinos pendían como una espada de Damocles. En 1591, fue destinado a Jaén. Allí, el ayudante de Cervantes cometió un atropello en las requisas realizadas a un campesino. Cervantes fue considerado responsable. El escritor volvió a Sevilla y, posteriormente, fue encarcelado por orden del corregidor de Écija.

Cervantes fue liberado y compareció en Madrid, donde el Consejo de Guerra prestó su apoyo a su causa. De vuelta en Sevilla, no comenzó de nuevo su trabajo hasta el verano de 1593. Establecido en Madrid junto a su esposa, en 1594 se le propuso un viaje a la provincia de Granada con el fin de cobrar dos millones y medio de maravedís por tasas atrasadas.

  1. Después de encontrar un avalista y de incluir en la fianza sus bienes y los de su mujer, partió de nuevo hacia Andalucía.
  2. Su estancia en Granada alimentó su interés por los moriscos y los gitanos, que quedó reflejado en su obra.
  3. Los problemas de dinero volvieron a aflorar.
  4. En 1597 la Audiencia de Sevilla le comunicó una orden de comparecencia, en la que se le informaba de que tenía obligación de liquidar sus cuentas.

De lo contrario, daría con sus huesos en la cárcel. La peor de las posibilidades se hizo realidad. Cervantes ingresó en la Prisión Real de Sevilla, la ciudad que acogía el tráfico de Indias y en la que, tras el imán del dinero, se arracimaban delincuentes de todas las categorías.

  • Su conocimiento de hampones y pícaros en Sevilla tuvo un resultado sobresaliente en su escritura.
  • Su estancia tras las rejas se desarrolló en dormitorios comunes.
  • En la cárcel se veía obligado a engullir bazofia para no morirse de hambre.
  • Cervantes puso todo su ahínco en que se le hiciera justicia.
  • El autor envío una carta al rey Felipe II dándole cuenta de lo irregular de su condena.

A finales de 1597 el juez recibió la favorable contestación de Felipe II. Cervantes recobró la libertad. La cárcel pudo propiciar que allí se trazaran los primeros esbozos del Quijote. Cervantes continuó en Sevilla con sus sempiternos problemas de dinero.

  • Cuando la peste negra amenazaba Andalucía en el verano de 1600, Cervantes partió rumbo a Toledo.
  • Fue su despedida de Andalucía.
  • Córdoba y Sevilla marcaron la infancia, la adolescencia y la primera juventud de Miguel de Cervantes.
  • Rodrigo, el padre del escritor, marchó a Córdoba en 1553.
  • Tras establecerse en la ciudad, Rodrigo decidió traer a su familia.

Fue en Córdoba donde Miguel inició sus primeros estudios. En la ciudad andaluza aprendió a leer y escribir en la academia de Alonso de Vieras. Posteriormente, estudió con los jesuitas cordobeses. El teatro de títeres y las representaciones ambulantes de Lope de Rueda ejercieron sobre aquel chico aficionado a la lectura una atracción que no dejó de crecer con el tiempo.

Tras la muerte de sus abuelos paternos, Miguel y su familia se establecieron en Sevilla. Miguel tenía 18 años y continuó sus estudios con los jesuitas sevillanos, donde tuvo como maestro al padre Acevedo, autor de comedias que eran representadas por los alumnos ante la alta sociedad. Esta influencia fraguó con el recuerdo que le habían impreso los pasos de Lope de Rueda hasta consolidar su amor por el teatro.

See also:  Manchas Marrones En Los Dientes Como Quitarlas?

Fue en Sevilla donde Cervantes comenzó a escribir sus primeras piezas dramáticas. Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte : Un recaudador que acabó en la cárcel

¿Qué Cervantes se sentía orgulloso de su herida?

Miguel de Cervantes: el drama acabó en comedia Hay una época en la vida de Miguel de Cervantes, la década que va de 1588 a 1598, que parece escrita por el guionista de una comedia italiana de los 60, de esas en las que un tipo emprende la farsa del gran hombre de negocios, seguro de sí mismo y con éxito entre las mujeres.

  1. Sin embargo, la realidad se empeña en desvelar su verdad.
  2. Tiende a chapucero, tiene mala suerte, le falta malicia.
  3. ¿Cómo no quererle? El pobre Cervantes iba muy orgulloso con sus heridas de guerra como tarjeta de visita, pero ya no había guerra y a nadie le impresionaban sus honores.
  4. Escribía poemas, pero no eran muy buenos.

Se metía en negocios, pero siempre salía mal parado, así que se buscó algo en la Administración: un puesto de recaudador de impuestos atrasados. No parecía un gran trabajo: recorría el viejo Reino de Granada en busca de evasores de unas tasas que eran impopulares e injustas.

  1. Aguantó 10 años como pudo.
  2. Cervantes era torpe, se liaba con la contabilidad y una vez faltó dinero.
  3. Lo metieron en la cárcel cinco meses hasta que alguien se dio cuenta de que, en realidad, la confusión no era culpa suya o, más bien, casi no era culpa suya.
  4. Hubo capítulos así, trágicos, desde el principio hasta el final, pero es mejor contarlo todo como una broma, porque la vida de Cervantes acabó como acaban las comedias, con un abrazo, un «te quiero» y un último gag.

Tres días antes de morir, escribió: » la hora de la muerte por lo general, o se dicen grandes sentencias o se hacen grandes disparates». Por entonces, estaba desdentado, encorvado y calvo y tenía mal la próstata y la diabetes, pero se sentía querido y lo rodeaba gente joven, chicos que estaban en la espuma de los días.

  1. Vamos al principio, a 61 años atrás.
  2. La familia Cervantes había sido clase-media-alta-casi alta en Alcalá de Henares.
  3. Hasta que Rodrigo, el padre de Miguel, jugó mal sus cartas.
  4. Se trasladó a Valladolid y quiso dedicarse a la medicina,
  5. Mala idea: su formación era insuficiente porque en esa época aparecieron los primeros médicos universitarios y él solo era un pobre sacamuelas.

Rodrigo se endeudó tanto que le embargaron hasta el sombrero yla familia se refugió en Alcalá, donde nació Miguel. El momento sórdido de su historia remite a su hermana mayor, Andrea, que tuvo un amante y luego tuvo una hija y, entonces, por las buenas o por las malas, rentabilizó su deshonra.

De modo que Cervantes fue un desclasado (hay miles de ellos en la historia de la literatura) que nunca se deshizo de esa sensación, ese qué desastre todo, por favor. Fue uno de los motores de su vida. El otro fue el teatro. En algún momento de la adolescencia, Miguel fue a Sevilla a vivir con un tío que conocía a Alonso Getino, un actor de la compañía de Lope de Rueda.

Con Lope se encendió la chispa. Ya retomaremos ese hilo. Antes de escritor, Cervantes quiso ser soldado o, mejor dicho soldado-escritor-cortesano, que era un molde de la época, una especie de bohemio del Renacimiento. Garcilaso era el ejemplo. Cervantes fue a Italia como parte del meritoriaje debido: se metió en peleas, aprendió a guerrear y estudió la poesía italiana, y puede que tuviera un hijo en Nápoles.

  1. Era la época de Felipe II y Juan de Austria.
  2. El Imperio Español empezaba su deriva, pero eso aún no lo sabía nadie, de modo que Cervantes se convirtió en un entusiasta.
  3. Fue un patriota, un intolerante y un temerario.
  4. Fue a la guerra contra los turcos en el Mediterráneo, pero una gripe lo agarró en plena travesía.

Le dio igual, combatió como un iluminado y volvió triunfal a España, Su proyecto vital empezaba a ir bien. Hasta que perdió. Perdió en Lepanto, se quedó sin mano, fue capturado y lo llevaron con su hermano Rodrigo a Argel, que era un mercado de esclavos.

Los prisioneros llegaban a la ciudad y el emir los administraba mientras llegaba el rescate. En Argel, la vida de Cervantes se convirtió, de nuevo, en una broma. Como tenía buena pinta, los turcos pensaron que podrían sacar un buen botín y lo cuidaron. Buena noticia. Pero, por esa misma razón, pusieron un precio desorbitado por su liberación.

Mala noticia. Durante cinco años menos siete días, no hubo manera de escapar (lo intentó dos veces) ni de ser liberado ni de que nadie lo matara. Cervantes volvió a España en 1580. Estaba endeudado y tullido y llevaba expectativas irreales para su nueva vida.

Quiso ser espía y quiso irse a América, pero no lo logró. Se casó pero no salió de la pobreza. Tuvo una hija con la mujer de otro hombre. Rondó la corte literaria y fue el primero en advertir el talento de Lope de Vega, pero Lope estaba como una cabra y se volvió su peor enemigo. Escribió La Galatea, que no es poco, pero no encontró fuerzas para emprender su anunciada segunda parte.

Y entonces, la década perdida. Y entonces, y entonces. Y entonces, la vida de Cervantes dio un giro feliz. Podríamos pensar en Proust en las primeras páginas de En busca del tiempo perdido, En el muchacho que tenía algo especial pero ya llegaba a viejo sin haber hecho nada que de verdad mereciera la pena.

Había fracasado en todo y había gastado su talento en naderías. Hasta que, un día, empezó a escribir aquello de que el sueño que no me viene y el sonido del tranvía en la calle y dio con un relato que daba un sentido a la vida desperdiciada. Ese mismo milagro lo vivió Miguel de Cervantes Saavedra cuando inventó a Alonso Quijano.

Fue un best seller pero nadie se dio cuenta de su verdadero valor, Solo él. Les dio otra oportunidad, la segunda parte del Quijote, por ver si se enteraban. No muchos lo hicieron, pero eso a Cervantes ya le dio un poco igual. Ya era un viejo feliz que se reía de todo y de sí mismo.

Podemos seguir La conquista de la ironía de Jordi Gracia (Taurus) y descubrir el sistema económico que sostuvo el Siglo de Oro español, compuesto por una red de pequeñas cortes de nobles en la que los escritores competían por una plaza en residencia, como si fueran las becas de tal banco o tal fundación.

En esa competición, Cervantes siempre llegaba tarde y era descartado por otros escritores más jóvenes y competitivos: Mateo Alemán, Quevedo y, sobre todo, Lope de Vega, En el juego del éxito, Lope era el número uno. Por desgracia, no supo administrar su éxito ni su tendencia al tumulto.